Noticias

Balance Energético 2008 y Proyecciones
22/12/2008

Tras un año que mantuvo al máximo la exigencia del sistema energético, el 2009 llega con desafíos e incertidumbres. Las obras anunciadas para el próximo bienio prometen recuperar terreno y tiempo perdidos, pero para distinto analistas resultarán insuficientes en caso de superarse el actual enfriamiento de la economía.

A pesar de las obras que aportaron más megawatts al sistema, de un clima con menores temperaturas extremas, del comportamiento hidrológico favorable de las represas, y de una actividad económica que comenzó a mostrar su enfriamiento, el panorama energético de 2008 debió transitar sobre el límite de su capacidad para sobrellevar una demanda que venía seriamente comprometida en los años previos.

Por la conjunción de factores la demanda del año creció mucho menos de lo que se esperaba, ya que las estimaciones hablaban de un incremento del 6% y la realidad demostró hasta hoy que no supera el 2,3%.

En este período, si bien el sistema logró una mayor capacidad de generación eléctrica, el país sufre una caída sostenida en la última década de la producción de sus yacimientos de gas y petróleo, dos insumos que alimentan el 88% de la matriz energética.

En un momento de balances y proyecciones, la ecuación energética del año demuestra que el sistema está lejos de dar un respiro y opera dentro de las máximas exigencias tras consumir -por la desinversión de muchos años- todas las reservas técnicas, generando una situación deficitaria que no promete ser mejor en el mediano plazo.

Para el consultor y ex secretario de Energía Francisco Mezzadri, "el sistema no está todavía en condiciones de responder exigencias máximas que podrían preverse en situaciones de crecimiento normal de la economía y temperaturas fluctuantes".

"2008 se mostró favorable por razones de temperaturas, caudales de agua y megawatts adicionales, pero también porque cayó la actividad económica especialmente en el consumo del sector industrial", evaluó en diálogo con Todo Energías.

El gobierno, con la realidad a cuestas, marcha así contra reloj en el desarrollo y ejecución de nuevas obras que aporten en el bienio 2009-2010 un poco de certeza a la matriz energética y revertir la tendencia de los últimos años que presentaron una demanda creciente y una producción en caída.

Las nuevas obras que entraron en operación lograron sumar un poco más de oferta a la potencia instalada del sistema eléctrico que venía muy retrasado en materia de inversiones. Las centrales termoeléctricas de Campana, en Buenos Aires, Timbúes, en Santa Fe; y Güemes en Salta, y la generación de Yacyretá que avanza hacia su culminación surgen como las más importantes incorporaciones en la generación.

"Pero en materia de petróleo y gas la situación es más complicada, porque la Argentina está en una caída muy importante de su producción desde 1998 en forma ininterrumpida". Destacó el Director del Instituto Argentino de Energía (IAE), Jorge Lapeña. Hace 15 años que la Argentina no descubre un yacimiento importante de petróleo y gas, productos que abastecen el 88% de los valores energéticos locales.

"En petróleo el país produce un 25% menos que en 1998, y convierte a este en el período de mayor caída de la historia petrolera argentina. En materia de gas, el producto más importante del balance energético, también viene cayendo la producción en forma sostenida desde 2004, con una demanda creciente y yacimientos que no alcanzan a abastecer los requerimientos", destacó Lapeña.

En este contexto, y en un hecho sin precedentes, la Argentina le cortó el gas a Chile y todo el fluido fue derivado al consumo interno. Al mismo tiempo la importación de Bolivia fue menor a la pautada de 7 millones de metros cúbicos al día y en el peor de los momentos apenas superó los 2 millones de metros cúbicos diarios, lo que derrumbó en lo inmediato el nuevo gasoducto del noreste que pretendía aportar 27 millones de metros cúbicos de gas boliviano. La opción de los buques regasificadores con gas licuado resultó apenas un alivio temporal y muy costoso, ya que superaba por mucho el precio local.

Para el Director del IAE, así, la Argentina está "en la peor de las situaciones: insuficiencia de la producción doméstica, crecimiento de la demanda y la falta de un proyecto maduro para importar gas natural".

Desde el gobierno se atribuye los menores sobresaltos de 2008 a las nuevas obras que permitieron elevar la oferta de electricidad en 1.100 Megawatts respecto de 2007. También exhibe que hasta fines de 2008 se habrán de movilizar por los gasoductos troncales 10 millones de metros cúbicos adicionales a los 130 millones que hasta el presente se transportan en las redes de TGN y TGS. En materia de nuevas redes de alta tensión se menciona la incorporación de 2.000 kilómetros de líneas en 500 kV y ya se firmaron los contratos de la línea NOA-NEA.

En este camino, destacan que la inversión prevista en el sector energético llegará a los 63.000 millones de pesos hasta 2011.

Fuente: Suplemento Todo Energías

Más actualidad eléctrica

Instalación de un sistema de biodigestores

El nacimiento de una red eléctrica inteligente similar a Internet

Copyright: 2007 - Afinidadelectrica.com. Contacto: . Diseño y Desarrollo Web: Centraldev. Alojado en Dreamhost.