Noticias

Después del calor y el temporal, aún hay vecinos sin electricidad
01/12/2008

Pasó el calor, pasó la tormenta. Pero para algunos todavía no se hizo la luz.

Tres días después del pico de calor y el consecuente consumo de energía que dejó a decenas de miles de personas sin suministro, y un día después del aguacero que azotó a la ciudad, vecinos de distintos barrios porteños seguían ayer sufriendo cortes en el servicio de electricidad.

Aunque Edenor y Edesur afirmaron que la situación está "normalizada", LA NACION pudo constatar, en una recorrida, que en zonas como Palermo, Recoleta, Flores y Paternal todavía había edificios a oscuras y vecinos que llevaban ya cuatro días reclamando el restablecimiento del servicio.

La semana pasada se habían registrado temperaturas históricas para noviembre, con un pico de 40°1 de sensación térmica en la Capital. La ola de calor cedió anteayer, sólo para dar lugar a otro fenómeno climático: una fuerte tormenta, con la caída de 60 milímetros de agua en menos de una hora, una magnitud excepcional.

"Para ir al baño tengo que correr hasta el shopping", confió ayer, desesperada, Susana, una vecina de Palermo, que desde el jueves no tiene luz ni agua corriente. Y agregó: "Nos dijeron que hoy [por ayer] el problema se iba a solucionar, pero parece que pusieron el tema del agua como excusa, porque acá no vino nadie".

"El temporal provocó algunas interrupciones menores en las tareas de reparación, pero el servicio está funcionando normalmente", dijo a LA NACION Daniel Martini, vocero de Edesur.

Ayer por la mañana, la escena en la intersección de las avenidas Santa Fe y Coronel Díaz fue caótica: un caño de agua corriente explotó y la esquina se anegó inmediatamente. Los vecinos, que hacía días esperaban la llegada de una cuadrilla de Edenor, se tuvieron que contentar con un equipo de trabajo de Aysa que pudo controlar la inundación. Mientras tanto, un agente de tránsito paliaba los inconvenientes causados por la falta de funcionamiento del semáforo del cruce.

"El ascensor no anda desde el jueves. Ayer tuvieron que venir los bomberos para bajar por las escaleras a una mujer discapacitada", dijo otra vecina.
Hombres trabajando

En el barrio de Agronomía, sobre la avenida Nazca al 3000, una cuadrilla de Edesur trabajaba ayer por la tarde para cambiar un tramo de cable quemado de la red de baja tensión. Los vecinos esperaban que con ese arreglo se normalizara el servicio en sus domicilios y que "se acaben los cortes rotativos". En edificios de Flores y Recoleta también se registraron cortes eléctricos.

Por la mañana de ayer, la Avenida del Libertador amaneció anegada por el desborde de dos bocas de tormenta. Un vocero de la Subsecretaría de Emergencias de la ciudad informó que a causa del temporal cayeron unos 17 árboles, uno de los cuales aplastó un vehículo, aunque no hubo heridos. Además, los equipos del Ministerio de Espacio Público tuvieron que destapar y limpiar más de 50 sumideros.

Desde el gobierno de la ciudad destacaron "la importancia de las obras críticas realizadas durante la gestión de Mauricio Macri ante la tormenta del fin de semana" y que "el comportamiento ante la inusual descarga pluvial registrada ayer en poco más de dos horas fue excelente comparándolo con situaciones pasadas de menor severidad".

Durante el temporal, desde la oposición se dijo que las inundaciones que sufrieron diversos barrios se habían debido a la falta de obras hidráulicas y de mantenimiento.




 

Fuente: La Nación

Sostenibilidad: Un reto de futuro

Cosechan energía a partir de bacterias

Entrevista a Jeremy Rifkin: "Tenemos que crear una red de energías renovables"

Copyright: 2007 - Afinidadelectrica.com. Contacto: . Diseño y Desarrollo Web: Centraldev. Alojado en Dreamhost.