Noticias

Carmen de Patagones respeta la ley, pero atrasa los horarios
03/11/2008
Sin modificar el reloj y, sobre todo, sin contrariar la ley, los habitantes de Carmen de Patagones adecuarán sus horarios a partir de hoy para atrasar una hora su ritmo de vida. Esa fue la solución que propuso el gobierno de Daniel Scioli al intendente Ricardo Curetti. Claro que esta solución, sin costo político aparente, ignora el ahorro de energía propuesto por Cristina Fernández de Kirchner.

La solución para hacer coincidir los horarios de estos 30.000 habitantes del sur de la provincia de Buenos Aires con los horarios de la vecina Viedma, en la provincia de Río Negro, es resistida por algunos sectores de la comunidad.

La polémica comenzó el 12 del actual, cuando los habitantes de Patagones, que mantienen un estrecho vínculo laboral y comercial con Viedma, separados sólo por un río, solicitaron una excepción al gobierno provincial para no adherir al decreto que modificó la hora oficial.

El gobierno de Daniel Scioli rechazó esta excepción por razones políticas y legales. Finalmente, el jefe de Gabinete bonaerense, Alberto Pérez, propuso al intendente Curetti realizar una "adecuación de mutuo acuerdo entre los sectores público y privado".

"Podemos producir todas las modificaciones necesarias para que seamos compatibles con Viedma y tengamos muy buena convivencia", dijo Curetti. Claro que no es tan sencillo: unos 100 alumnos de tres colegios -la Escuela Media 202 Islas Malvinas, la Escuela Media 203 y la escuela Agropecuaria Carlos Spedazzini- cortaron el puente Basilio Villarino y protestaron frente a la municipalidad en contra de esta adecuación horaria porque, argumentaron, los perjudica en sus actividades.

Los trastornos en la comunidad educativa no son menores: unos 130 maestros radicados en Patagones dictan clases a los dos lados del río Negro. Esto hacía que unos 3000 estudiantes quedaran libres una hora porque sus profesores no podían llegar a tiempo.

Para evitar estos trastornos, el gobierno de Scioli propuso atrasar el horario de ingreso en los colegios. También se atrasarán los horarios de los comercios, de la administración pública municipal y de las industrias locales. Y la sede de Rentas, del Registro Automotor y del Juzgado de Paz. En cambio, el Banco Nación y la sede de la Anses funcionarán con el horario oficial.

Pero no todos se adaptan a los cambios tan fácilmente: el supermercado Unicop, que abría a las 9, el lunes pasado empezó a abrir a las 10. Pero no funcionó. Las amas de casa se quejaron y ahora abre a las 9.30.

"Pedíamos una excepción para cambiar el reloj y adecuarnos a Viedma", relató Carlos León, de la Cámara de Comercio local. Ese organismo juntó unas 3500 firmas a favor de la solución de modificar los horarios sin modificar los relojes. Pero esto también es conflictivo: "Hoy me llamaron y me dijeron: tengo complicaciones. A esta hora no anda gente", dijo el comerciante.

En los últimos días, se dijo, también se movilizaron los alumnos de tres escuelas que no se adaptan a los cambios: el corrimiento horario provoca perjuicios a los que concurren a actividades extracurriculares.

"Los chicos quieren volver a clases a la hora de siempre", admitió el intendente. Anoche, al cierre de esta edición, el jefe comunal intentaba consensuar posiciones con todos los sectores de la comunidad.




Fuente: La Nación

Más noticias eléctricas

El nacimiento de una red eléctrica inteligente similar a Internet

Decálogo del buen usuario para el uso racional de energía


Copyright: 2007 - Afinidadelectrica.com. Contacto: . Diseņo y Desarrollo Web: Centraldev. Alojado en Dreamhost.