Noticias

La energía solar está más cerca
12/10/2008
En el campo de la energía solar, hemos sido testigos de avances importantes en los últimos tiempos que permiten albergar esperanzas de un uso mucho más extendido en el futuro.

Si bien existe consenso en que los combustibles fósiles seguirán jugando un rol fundamental para proveer de energía al mundo en las décadas venideras, también crece el acuerdo sobre que ellas no serán suficientes para satisfacer las demandas provenientes de grandes países en desarrollo que crecerán a tasas elevadas.

Días atrás, en un importante seminario internacional, el CEO de una de las mayores empresas energéticas de Europa afirmaba que el desarrollo de otras fuentes de energía era fundamental para cerrar la brecha entre el aumento en el consumo y la limitada capacidad de expansión de los hidrocarburos. Dentro de las opciones que él favorece están la solar, la nuclear, la biomasa de segunda generación (que no compite con la producción de alimentos) y el secuestro y captura de CO2 para poder generar electricidad ‘limpia’ a partir de carbón.

En el campo de la energía solar hemos sido testigos de avances importantes en los últimos tiempos, que permiten albergar esperanzas de un uso mucho más extendido de esta fuente en el futuro. Hasta ahora, la mayor parte de las aplicaciones de energía solar se han concentrado en dos frentes: aplicaciones para calentamiento de agua y calefacción a nivel domiciliario, que con las tecnologías y precios actuales del gas son plenamente viables y competitivas y cuyo uso se podría expandir rápidamente. La otra es en generación de energía eléctrica. Esta última resulta clave ya que la generación de electricidad en la actualidad es responsable del uso del 70% del carbón que se consume en el mundo y del 40% del gas natural, lo que representa emisiones de CO2 a la atmósfera del orden de 10 Giga toneladas al año. El uso de energía solar para generación eléctrica se ha basado hasta ahora casi exclusivamente en el uso de células fotovoltaicas, una tecnología limpia, pero mucho más cara que las alternativas: del orden de u$s 300 por MWh comparado con costos del orden u$s 50 por MWh de fuentes convencionales. En este frente hay varios descubrimientos que podrían aumentar la eficiencia de este proceso, ya sea por la vía de introducir nuevos materiales, rediseñar las células fotovoltaicas o aplicar concentradores de energía solar, lo que permitiría obtener ganancias de eficiencia cercanas al 30%.

La otra opción es usar la energía solar concentrándola para calentar agua u otros líquidos para generar vapor, que a su vez se utiliza para generar electricidad mediante turbinas convencionales. Los costos de este tipo de procesos son todavía elevados (cercanos a u$s 170 MWh) pero la implantación de esta tecnología a escala comercial está apenas comenzando y cabe esperar rápidas ganancias de eficiencia una vez que se comience a aplicar a gran escala.

Todo indica que en los próximos años veremos una masificación de este tipo de aplicaciones de energía solar, tanto para calefacción, agua caliente domiciliaria y generación eléctrica, que podrían contribuir decisivamente a cerrar la brecha energética mencionada anteriormente, sin necesidad de grandes subsidios estatales.

Este será un paso importante para mitigar las emisiones de gases con efecto invernadero, pero no será suficiente. Nuevos avances en eficiencia en el uso de energía y progresos en las áreas de descarbonización, producción eficiente de hidrógeno (posiblemente a partir de energía solar) y nuevas tecnologías para aprovechar biomasas serán imprescindibles, al igual que mejoras en la seguridad de la energía nuclear.

 

 

Por: Joaquín Vial, economista jefe de la Unidad de Tendencias Globales Servicio de Estudios BBVA

 Fuente: El Cronista

 

 

 

Más información sobre energías alternativas

¿Qué es la energía solar?

Un taxi solar recorre el mundo contra el calentamiento global

Copyright: 2007 - Afinidadelectrica.com. Contacto: . Diseño y Desarrollo Web: Centraldev. Alojado en Dreamhost.