Noticias

La crisis financiera alcanza a los mercados energéticos
25/09/2008
La crisis financiera que tiene epicentro en EE.UU. y países europeos abre nuevas incertidumbres sobre los mercados energéticos del mundo y también en la Argentina. Es cierto que aun con recesión mundial, la escasez de la energía a nivel global frente a la creciente demanda sigue siendo cierta.

Pero con un consumo, aunque sea por poco tiempo, en retroceso, con menos financiamiento y con más costos, la crisis financiera puede impulsar fuertemente el proceso de concentración de las empresas energéticas que ya se venía registrando. Las mismas razones pueden frenar proyectos de exploración muy costosos, sobre todo si no hay algún indicio firme sobre la existencia de reservas. Aun habiendo señales evidentes, podría suceder, por ejemplo, que se demoren las inversiones muy altas que necesita Brasil para desarrollar los yacimientos descubiertos frente a las costas de Rio de Janeiro, San Pablo y Espíritu Santo, bajo una gruesa capa de sal.

Los que tengan recursos irán a los lugares con reservas seguras y condiciones políticas estables, preferencias que afectarían a la Argentina por la escasa seguridad de hallazgos, y a Bolivia por la inestabilidad que provocan las aspiraciones separatistas de departamentos más ricos.

Un factor preponderante a la hora de decidir una inversión es el pronóstico sobre el precio del petróleo. Algunos analistas creen que la caída de la demanda por una recesión mundial llevará la cotización a u$s 70. Para la OPEP, y en especial para Venezuela, el precio de equilibrio es de u$s 100. Pero no se sabe si la entidad tendrá la fuerza para contener a sus miembros y a un no participante como Rusia, si intenta acotar la producción para sostener el valor deseable.

Lo que parece cierto ahora es que buena parte del valor máximo de u$s 147 alcanzado el 11 de julio era resultado de la especulación y no de los fundamentos del mercado. Falta saber si habrá liquidez para que los inversores continúen refugiándose en el petróleo y otras materias primas, y si la hay, si predominará o no el temor por la baja la demanda.

Para la Argentina, una baja en el precio del petróleo y derivados puede resultar indiferente, salvo en lo que se refiere a que habría menos presión para subir los precios internos de los combustibles.

Como los niveles de importación y exportación de energéticos están cada vez más cercanos, lo que se gane en las cuentas fiscales por menor precio de comprar en el exterior electricidad, gas natural licuado y combustibles líquidos, se compensaría por la baja en ingresos por vender productos al exterior.

Pero cuanto más baje el precio del petróleo, menos atractiva será la Argentina para exploración y desarrollos nuevos, sobre todo si persiste la política de altas retenciones a la exportación y de precios internos frenados.

El otro costado difícil es la situación de YPF. Desde 2006, el mayor accionista individual de Repsol (dueña de 83% de la petrolera local) es la constructora española Sacyr Vallehermoso. Esta está sufriendo la caída de su actividad principal, por lo que entró en pérdida en el primer semestre y registró una caída de 80% en las ventas.

El ingreso de Sacyr en Repsol fue el resultado de la política de La Caixa de formar un núcleo duro de accionistas que evitarán el éxito de una eventual oferta hostil. Era el momento del auge de la construcción en España y del embate de europeas sobre energéticas españolas.

Presionada por el endeudamiento, Sacyr anunció este mes que estudia vender su participación en Repsol. En principio, los españoles quisieran reconstituir el capital social de la petrolera con el ingreso de uno o dos inversores, pero, con la cotización de la acción en baja, se abre de nuevo el fantasma de la oferta hostil.

Si eso ocurriera, habrá que ver cómo se redefine la relación con el accionista minoritario en YPF, Petersen Energía de Enrique Eskenazi, que hoy tiene un rol protagónico en la gestión. También, la situación en los mercados obliga a postergar venta de acciones de YPF en la Bolsa, con lo cual se demora el ingreso de fondos que por lo menos en parte quedarían para la empresa local. 

 

 

Fuente: Ámbito Financiero

 

 

Renacimiento nuclear: En 15 años abrirá una central cada cinco días

 

Generación distribuida - Energía de calidad

 

Energía Eléctrica Prepaga: Una opción para controlar y ahorrar en el consumo

Copyright: 2007 - Afinidadelectrica.com. Contacto: . Diseño y Desarrollo Web: Centraldev. Alojado en Dreamhost.