Noticias

Tragedia en el techo del tren eléctrico
18/08/2008
En la estación Temperley, el domingo por la madrugada, un chico se subió al techo de un tren para demostrar que podía viajar sobre él. Recibió una descarga tremenda. Tiene quemaduras en el 90 por ciento del cuerpo. Su estado es gravísimo.

Una apuesta terminó en una tragedia

Un adolescente sufrió quemaduras en el 90 por ciento del cuerpo al recibir una descarga eléctrica de 25 mil voltios al subir imprudentemente al techo de un tren de la ex línea Roca. Ocurrió en la madrugada de ayer, alrededor de las 3.40, en la estación ferroviaria de Temperley, en la zona sur del Gran Buenos Aires. Tras la tremenda descarga, el pibe se prendió fuego. Según sus compañeros los bomberos demoraron mucho tiempo en llegar. El joven, de nombre Juan Manuel (16), permanecía anoche internado y su cuadro era crítico. Aparentemente, Juan Manuel, por un desafío con sus amigos, trepó al techo de una formación estacionada en el andén 10 de la estación. “El escuchó que otro grupo de chicos apostaba 50 pesos a que lo hiciera y entonces él se subió al techo del tren”, relató a la prensa María Elena, una tía del pibe, desde el Hospital Gandulfo, de Lomas de Zamora, donde estaba internado.

“Era un grupo de nueve chicos y uno dijo ‘a que me animo a viajar en el techo del tren hasta (José) Mármol. Entonces, Juan Manuel se subió y comenzó a bailar, tocó el cable y pasó lo que pasó”, contó una joven amiga del pibe, que prefirió mantener en reserva su identidad. Un amigo de JM, de nombre Patricio, rechazó esa versión y señaló que posiblemente se trató de “una broma” el accidente. “Puede ser que le hayan tirado la gorra y se haya subido a buscarla, pero lo de la apuesta no es verdad”, dijo Patricio.

Desde la Unidad de Gestión Operativa Ferroviaria de Emergencia (Ugofe), concesionaria del ferrocarril, dijeron a PáginaI12 que “el adolescente subió al techo y sufrió una descarga de la catenaria (cableado que provee energía eléctrica a los trenes) y se prendió fuego”. “El arco voltaico de la catenaria es de un metro, es decir que sin tocarla, la persona que se acerque a esa distancia recibe una descarga de 25 mil voltios, prácticamente mortal”, explicó Eduardo Montenegro, vocero de la Ugofe.

El vocero dijo que al “lugar no se accede normalmente, pues está ubicado a suficiente distancia del andén y de los sitios habituales para el tránsito de los pasajeros”. Al ser alcanzado por el arco voltaico hubo una explosión, llamaradas y el joven cayó gravemente herido, detalló el vocero.

Por su parte, fuentes policiales indicaron que cuando comenzó a prenderse fuego, luego de la descarga, la víctima pidió ayuda a sus amigos y luego la concesionaria cortó el servicio eléctrico en la estación. Según los amigos, Juan Manuel estuvo más de 20 minutos en contacto con electricidad.

Después, el joven fue trasladado de urgencia al Hospital Gandulfo. “Consciente, con piernas, genitales y el rostro carbonizados y quemaduras en casi todo el cuerpo”, describieron a este diario desde el centro de salud. Lorena Labat, médica de guardia del Gandulfo, explicó que el adolescente sufrió “quemaduras de tipo A, B y C por su profundidad y extensión en el 90 por ciento de su cuerpo”. Para la médica “la situación del chico es crítica y el pronóstico reservado”. “Está sedado, hemodinámicamente inestable, con falla renal y con respirador artificial” porque tiene quemadas las vías aéreas, precisó Labat.

Más tarde, la médica Daniela Domínguez reiteró que el cuadro de salud de Juan Manuel era “gravísimo” y que si sobrevivió a la descarga mortal es “por su edad”, lo que también determinará su posibilidad de recuperarse. Alrededor de las 17, el adolescente fue trasladado a una clínica privada de la ciudad de Buenos Aires, según informaron fuentes del Gandulfo. No trascendió el nombre del establecimiento puesto que sus familiares prefirieron no hablar sobre Juan Manuel ni precisar a dónde fue derivado. Durante la mañana el Instituto del Quemado rechazó un pedido de internación.

Interviene de oficio la Unidad Funcional de Instrucción (UFI) Nº 18 del Departamento Judicial de Lomas de Zamora. La causa está caratulada como “lesiones en accidente”.

Otros pasajeros del riesgo

No es la primera vez que jóvenes trepan a los techos de trenes y tampoco la primera en que ocurre una tragedia como la del domingo en Temperley. En noviembre del año pasado un informe periodístico mostró en televisión cómo alumnos de un colegio de Ciudad de Evita, La Matanza, viajaban en el techo de los trenes, debido a que los coches estaban repletos de pasajeros.

A principios de año, otra investigación periodística mostró cómo osados usuarios de la línea de ferrocarril ex Belgrano Sur –concesionada por la Ugofe– viajaban acostados en el techo de los vagones.

En 1992, un jornalero rosarino de 19 años, conocido por haber entrado al campo de juego del estadio de Rosario Central para darle una trompada en la cara al entonces de arquero de River Plate, Angel Comizzo, falleció viajando en el techo de un tren. Murió al estrellarse contra un puente ferroviario. Viajaba de colado en el techo de una formación que llevaba hinchas del Canalla hacia la Capital Federal.

Dos meses antes, otro simpatizante boquense perdió la vida al ser decapitado cuando viajaba en el techo de un vagón de la ex línea San Martín, que viajaba de José C. Paz a Retiro. Un hierro que colgaba de un puente lo decapitó de un golpe. El chico viajaba con un amigo que pudo salvarse, ya que en el momento en que el tren pasó por debajo del puente tuvo tiempo de bajar rápidamente del techo.

 

 

 

 

Fuente: Página/12

 

 

 

 

Más artículos sobre seguridad eléctrica

 

 

Efectos de la energía eléctrica sobre el organismo

 

 

La ignorancia, el peor enemigo de la seguridad eléctrica

 

Copyright: 2007 - Afinidadelectrica.com. Contacto: . Diseño y Desarrollo Web: Centraldev. Alojado en Dreamhost.