Noticias

Cristina dijo que la energía debe ser "una política de Estado"
30/07/2008

Los anfitriones eran empresarios del sector de generación y distribución de energía eléctrica, cuyas tarifas están entre las más reguladas de toda la economía. Fue en ese contexto que ayer la presidenta Cristina Fernández de Kirchner planteó la necesidad de "un modelo de articulación social virtuoso entre el capital, en su rol de inversor y demandante de obtener rentabilidad, y los trabajadores, que pretenden salarios dignos".

El marco era la ampliación de la Central Térmica Guemes, que desde ayer cuenta con 100 megavatios adicionales, equivalentes a la mitad de la electricidad que consume toda Salta.

"Es una política de Estado ampliar la capacidad energética", dijo Fernández.

La Presidenta se esmeró en que su tercera visita a Salta desde el 10 de diciembre le saliera redondita y la primera tras aquel acto del 25 de mayo, en el que había fallecido un manifestante de Santiago del Estero.

Ayer Cristina se tiró flores y también alguna ironía con los dueños de casa; elogió la lucha de los trabajadores de la central durante la crisis de 2001, y hasta protagonizó una caravana de media hora, asomada a la ventanilla de un mini bus, en la cual repitió decenas de veces "los quiero mucho" ante varios miles de personas que se habían juntado a la vera de la Ruta 34 para saludarla.

En la mañana de General Güemes no se escuchó ni una vez la palabra "campo", ni mucho menos "ruralistas".

Había manifestantes con bombos y pancartas del PJ del gobernador local, Uturbey, pero la gente se mostraba alegre y excitada por la visita. Había muchas mujeres con niños pequeños, muy lejos del estilo confrontativo que caracterizó a las carpas del Congreso.

Un cronista preguntó a la Presidenta si iba a reunirse con el viceprresidente Julio Cobos. Fernández sólo sonrió y dijo "gracias". Y le dio la mano.

Esta central es la primera experiencia concreta del Plan Energía Plus, un sistema que armó el Gobierno en 2006 para estimular inversiones en el sector energético, con tarifas entre dos y tres veces más caras que las que se cobran a los domicilios particulares (ver.). Por ese motivo, Fernández dijo que la nueva oferta de electricidad tendrá como característica "la competititivdad en los precios".

El dueño de Central Guemes es Pampa Energía, el grupo que además controla la distribuidora de electricidad Edenor y la mitad de transportadora Transener, entre otros activos energéticos. Marcelo Mindlin, titular de Pampa Energía y uno de los empresarios más cercanos a los Kirchner, había arrancado la ceremonia con un discurso en el que reclamó "ganancias razonables" para sus accionistas.

"Tenemos la responsabilidad de obtener ganancias razonables para nuestros accionistas, ya que sin empresas que generen ganancias no habrá nuevas inversiones ni nuevos empleos".

Voceros de Mindlin aseguraron que la Presidenta no estaba al tanto de ese discurso. Y que su respuesta de un "modelo virtuoso" resultó improvisada.

La ceremonia terminaba con la entrega del obsequio por la visita: dos candelabros de plata y hueso. La pelota había quedado picando frente al arco. "Espero que los candelabros no sean una indirecta para avisar que tendremos problemas de generación", le dijo la Presidenta. "Lo tomo como una metáfora y no como una advertencia".

 


Fuente: Clarín

Bacterias: Una nueva fuente de energía

Inspección de medidores: La prueba de potencia


Copyright: 2007 - Afinidadelectrica.com. Contacto: . Diseño y Desarrollo Web: Centraldev. Alojado en Dreamhost.