Noticias

Energía: salidas de apuro y millones de dólares para sostener el sistema
10/06/2008

Hasta ahora, no hubo crisis energética, ni apagones: si una cosa es entendida como un desastre y la otra, como cortes que dejan sin luz a ciudades enteras. Eso sí, hay millones de dólares puestos en sostener el sistema, y a duras penas. Y nada que pueda ser asimilado a pericia de los funcionarios.

Corrido el velo de subsidios y costos altísimos, aparecen los problemas reales. Y las salidas de emergencia que se emplean en ocultarlos. Entre ellas:

La electricidad que de apuro se le compra a Brasil, para suplir parte de todo el gas que iba a llegar desde Bolivia y viene en cuenta gotas. Es un gesto político de Lula da Silva, pero no gratuito: la poca energía que tiene disponible es la más cara, y esa es la que se manda para acá. Significarían 10 millones de dólares diarios, cuando se la necesite.

Las importaciones de fuel y gasoil a precios que corren tan rápido como la irrefrenable cotización internacional del petróleo. Esta vez, una gentileza de Hugo Chávez, que compra el combustible en el mercado libre y se lo vende a la Argentina a precios de mercado.

Todo conocido y aumentado en plata y volúmenes. Más la novedad de la temporada: el barco que transformará en gas natural gas licuado, también costoso, traído desde Trinidad y Tobago.

Otra novedad sería un pacto secreto alcanzado entre el ministro Julio De Vido y Chávez, sobre el cual ruedan murmullos en el sector privado. El presidente venezolano financiaría las ventas de fuel y gasoil, pero habría una contrapartida argentina fuerte: se dice que política, aunque quienes la conocen prefieren mantenerla en reserva.

Según estimaciones de especialistas, el operativo invierno saldría más de 3.000 millones de dólares, cerca de 4.000 millones de acuerdo con otras cuentas. Alrededor del 70 % de esa factura se cubrirá con subsidios del Estado: arriba de US$ 2.100 millones.

No existen cifras oficiales que alumbren con precisión todo lo que cuesta sostener la estantería energética, así como está. Pero algo deja entrever una cuenta que aparece en la Web del Ministerio de Economía, bajo el título "Formulación y Ejecución de Política de Energía Eléctrica".

Allí se lee que entre enero y el pasado primero de junio se gastaron 3.820 millones de pesos o 1.232 millones de dólares al tipo de cambio actual. Va de suyo que, llegadas las necesidades del invierno, la factura aumentará.

Pero sólo lo que se fue en los primeros cinco meses de 2008 ya representa el 60% de la cifra que se aplicó al mismo fin, durante el año pasado completo. Y equivale al 100% de todo 2006. La conclusión salta a la vista: se podrá decir que no hay crisis, pero tapar el agujero energético sale muchísimo y cada vez más.

Aun así, durante los fríos de fines de abril fue necesario pegarle un fortísimo corte a las industrias: según los especialistas, el mayor desde que empezaron los sofocones. Pasando por encima del dato y de la electricidad que llegó de apuro desde Brasil, De Vido se atrevió con un "el sistema está sólido". Las centrales empresarias, que podrían haber contado otra historia, hicieron mutis por el foro.

El velo de los subsidios y las salidas de emergencia, tampoco bastan para encubrir déficits ya estructurales y distorsiones que se amontonan:

Sin mayores inversiones, la oferta de gas está estancada y en leve declive desde mediados de 2004. Esa curva contrasta claramente con la del crecimiento económico, y ambas explican la plata que se va en suplir el faltante.

La producción de petróleo cae sin pausa desde 1998. Gas y petróleo son casi el 90% de la energía primaria del país.

Por la misma escasez de inversiones, el equipamiento disponible es antiguo y está expuesto a cualquier contingencia.

En estos años, la compañía que administra el mercado eléctrico, CAMMESA, ha acumulado un déficit creciente que ya pasa los US$ 3.000 millones: se lo cubre con plata del Tesoro Nacional.

# Hay, además, una notoria distorsión en los precios internos. Aunque nada obliga a alinearlos, informes privados cuentan que en el Uruguay de Tabaré Arias los 300 kw de electricidad residencial cuestan 127 dólares y 116 en el Brasil de Lula. Aquí, en la Capital Federal y zonas del conurbano, vale 22,7 dólares gracias a los subsidios. Pero más de 55 en Córdoba.

El problema es que gastos por una cosa y gastos por otras ya no puedan ser sostenidos por la recaudación impositiva, cuando, además, asoman grietas en la caja del poder. Está visto que la plata no es un recurso infinito. También, que no es posible acumular deficiencias sin costos.

 

 

 


Fuente: Clarín

Más actualidad eléctrica

¿Cuál es la solución a los cortes?

Como leer la factura de energía Eléctrica

Copyright: 2007 - Afinidadelectrica.com. Contacto: . Diseño y Desarrollo Web: Centraldev. Alojado en Dreamhost.