Noticias

Segunda inauguración para la central de Campana
21/05/2008

En Campana, donde se inauguró la segunda turbina de la Central Termoeléctrica Manuel Belgrano (CTMB), el Gobierno buscó alejar el fantasma de la crisis energética. En un largo recitado de cifras, Julio de Vido aseguró que ya hay “1500 megavatios nuevos de generación eléctrica y se están construyendo otros 4700”, e informó que desde junio llegarán 3 millones de metros cúbicos de gas desde Tierra del Fuego, que serán 20 millones cuando se termine el gasoducto que cruza el Estrecho de Magallanes. “El sistema energético está firme, fuerte y de pie, igual que la Argentina”, cerró el ministro de Planificación, con un fervor que llamó la atención de la presidenta, Cristina Fernández de Kirchner.

La jefa de Estado advirtió que existen “dos Argentinas, una que trabaja y otra que sólo habla y se escucha a sí misma” e instó a la población a “apostar al país que necesitamos seguir construyendo”. También aludió así a cuestionamientos surgidos contra el gobierno en algunos medios y para los que recomendó “dejarlos que sigan hablando”. La Presidenta fustigó a quienes “escribieron en letras de molde” y los que realizaron “cadenas de emails diciendo que se venía el mundo abajo”. Todo el acto fue una señal política de que, en la cuestión energética, lo peor ya pasó.

De Vido contó con la presencia de sus aliados políticos. Los sindicalistas Hugo Moyano, José Luis Lingeri y Omar Viviani; los secretarios de Comercio Interior, Guillermo Moreno, y Comunicaciones, Lisandro Salas, el subsecretario de Coordinación y Control, Roberto Baratta; así como empresarios del sector. En cuanto al final de los problemas energéticos, habrá que esperar al final de este invierno para certificarlo. Entre las dos centrales térmicas mellizas (Campana y Timbúes) aportarán más de 1600 megavatios nuevos al sistema, pero recién a mediados del año próximo; dentro del plan Energía Plus hay otros 1000, pero muchos de ellos todavía no disponibles; y la elevación de la cota de Yacyretá agregará 1220 megavatios, 220 este año y los otros 1000 a mediados del próximo. Es decir, si bien el horizonte de oferta energética es previsible y suficiente para cubrir el aumento de la demanda; este año habrá que echar mano a medidas de corto plazo.

Como la importación de energía eléctrica desde Brasil (ver nota aparte), de gas desde Trinidad y Tobago mediante un barco regasificador, o insistir para que Bolivia envíe los 7,7 millones de metros cúbicos prometidos, y no menos de la mitad. Por lo menos el corto plazo arrojó dos alivios: las altas temperaturas (que impiden cortes de gas) y las lluvias que ayer permitieron recuperar cierto nivel en las represas hidroeléctricas del Comahue.

En su discurso, De Vido destacó no sólo la expansión de la oferta energética, sino también los resultados del Programa Nacional de Uso Racional y Eficiente de la Energía (Pronuree). “Gracias a este programa, durante los picos se ahorran 80 megavatios, que durante el verano llegaron a 200”, dijo el ministro. También destacó que se cambiaron 1,2 millón de luminarias y próximamente llegarán 5 millones más desde Cuba”. Un empresario presente fue más allá, pronosticando que este año se cambiarán 8 millones de lámparas. La turbina inaugurada ayer forma parte del Foninvemem, un esquema que convirtió deuda del Estado en crédito para la construcción de las centrales de Campana y Timbúes. La primera tendrá su ciclo combinado (las dos turbinas actuales, más la tercera que recupera los gases) listo para marzo del 2009. Mientras que Timbúes le dará otra oportunidad a la Presidenta, en junio próximo, de seguir inaugurando generación eléctrica. “La ventaja de las turbinas a gas es que generan energía rápidamente, por lo que permiten responder a picos de la demanda”, explicó Carlos Bergoglio, vocero de Electroingeniería, a cargo de las obras con Siemens.


 

Fuente: El Cronista

Más noticias eléctricas


Copyright: 2007 - Afinidadelectrica.com. Contacto: . Diseño y Desarrollo Web: Centraldev. Alojado en Dreamhost.