Noticias

Preocupa la disponibilidad del parque energético
05/05/2008

El 21 de abril pasado, el reingreso al sistema de los casi 360 MW de la central Atucha –que había salido de servicio por mantenimiento estacional el 8 de marzo–, llevó tranquilidad a ejecutivos y funcionarios oficiales.

Es que, días antes, circuló con fuerza la versión que ponía en duda el cumplimiento del plazo de ingreso de la nuclear, estipulado para fines de abril. ‘Si no hubiese entrado, sí que íbamos a estar complicados‘, vaticinó a El Cronista un empresario vinculado a la generación, sector que ya hace cuentas de cara a las demandas que traerán las bajas temperaturas.

Junio es el mes que inquieta al Gobierno, quizás por haberse registrado en ese período de 2007 el último récord de consumo de potencia eléctrica: 18.345 MW, el 14 junio. En este marco, y para afrontar varias semanas con mínimas en algunos casos inferiores a los 5º C y máximas que no superarían los 18º C, se decidió dar un golpe de timón en la planificación de corto plazo acelerando los tiempos de revisiones técnicas programadas por Cammesa, para que ninguna generadora deje de aportar energía al SADI en el lapso más crítico del año. Así, el mantenimiento de los ciclos combinados de AES Paraná, Central Puerto y Genelba, esperados para mayo/junio, se realizaron en abril; la central Dock Sud postergó el mantenimiento previsto para los meses de junio/julio hasta, por lo menos, a mediados de septiembre o principios de octubre, y adelantó para mayo/junio el cambio de alimentadores para poder operar cuanto antes con gasoil. Algo similar sucedió con la nuclear cordobesa de Embalse, que ingresará a su control anual de rutina cerca de la primavera.

Según estiman en Cammesa, “Embalse estará inactiva entre octubre y mediados de noviembre, complicando la operación del área Centro–Cuyo–NOA”. Actualmente y al menos hasta el 15 de mayo, el listado de potencia indisponible incluye los 160 MW de la usina Sorrento, sin aportar desde principios de 2007 por sus eternos desperfectos técnicos; 145 MW de la máquina turbo vapor 07 de Central Puerto, y 75 MW de AES San Nicolás, ambas por mantenimiento estacional; y 60 MW de la máquina turbo vapor 11 de la mendocina Luján de Cuyo, con una avería en la caldera que data de principios de año. Adicionalmente, hay que considerar que el ciclo combinado de la central Puerto –una de las tres usinas que apuntala la demanda de Capital y GBA– está limitado a funcionar con 640 MW de potencia (tiene 784 MW totales) por inconvenientes en el transformador de la máquina turbo vapor.

Con este combo de “previsiones”, la oferta intentará plantarse con algo de dignidad ante una potencia máxima invernal estimada en 19.300 MW, cifra que resulta de sumarle al pico de 2007 un 5,2% correspondiente al crecimiento de los consumos de 2008. Con el desafío a la vuelta de la esquina, el clima volverá a ser decisivo en el equilibrio entre oferta y demanda: el verano benévolo, con calores intensos pero esporádicos no superó el récord de potencia (el 20 de febrero se registró el pico más alto de demanda del 2008, 17.930 MW), pero en la compañía que administra el mercado mayorista esperan un semestre mayo/octubre más duro, con un 7,6% de crecimiento del consumo (en el primer trimestre creció un 3,8%), tasa que se ubica por encima de la línea de tendencia. Apoyo de Brasil y se cayó Sorrento Brasil suministrará hasta 1.500 megavatios a Argentina para ayudar a superar una escasez, dijo el ministro de Minas y Energía brasileño, Edison Lobao. Los envíos serán de entre 800 y 1.500 megavatios de energía térmica y de centrales hidroeléctricas entre mayo y agosto. En tanto, la usina Sorrento del grupo del empresario Sergio Tasselli, que aporta el 10% de la electricidad que consume Santa Fe, seguirá fuera de servicio.


 

Fuente: El Cronista

Más actualidad eléctrica


Copyright: 2007 - Afinidadelectrica.com. Contacto: . Diseño y Desarrollo Web: Centraldev. Alojado en Dreamhost.