Noticias

Aumentaron un 132% los subsidios
02/05/2008

Los subsidios para energía, alimentos, transporte y empresas públicas sumaron $ 4588,1 millones en el primer trimestre del año, según un informe de la Asociación Argentina de Presupuesto y Administración Financiera Pública (ASAP), elaborado sobre la base de datos oficiales. La cifra implica un aumento del 132% respecto del mismo período de 2007.

Se trata de los fondos que el Tesoro transfiere a empresas públicas y privadas para subsidiar el transporte público y las tarifas eléctricas de los hogares -en ambos casos, sólo en el área metropolitana-, el consumo de gas, las compras de fueloil para las centrales térmicas, contener el precio de algunos alimentos, como pan, aceites, leche, pollo y carne vacuna, y financiar las actividades de algunas empresas estatales, entre otros fines. Estos fondos ya habían aumentado un 125% el año anterior.

La cifra no abarca todos los subsidios otorgados, ya que excluye, por ejemplo, los recursos que reciben los fondos fiduciarios directamente de la recaudación impositiva, y que se suman a los giros del Tesoro.

Sólo en el primer trimestre, el Gobierno destinó $ 2547,9 millones para morigerar el impacto de la crisis energética, más del triple de lo que desembolsó un año atrás.

El calor del verano agitó la chequera oficial. Cammesa, la administradora del mercado eléctrico mayorista, recibió $ 1227,5 millones para financiar la adquisición de fueloil -principalmente a Venezuela- que las centrales térmicas utilizan para generar electricidad ante la escasez de gas, aun con las importaciones de Bolivia, que demandaron $ 448 millones. Enarsa utilizó esos fondos para comprar el fluido y venderlo a un precio inferior en el mercado interno. Otros $ 179,5 millones fueron girados al Ente Binacional Yacyretá, para compensar a Paraguay, que cedió parte de la electricidad que le corresponde de lo que genera la hidroeléctrica.

Las compensaciones, el mecanismo diseñado por el Gobierno para "desacoplar" los precios domésticos de los alimentos de los precios internacionales, también se triplicaron. Los fondos que reparte la Oficina Nacional de Control Comercial Agropecuario (Oncca) entre productores agropecuarios, cooperativas y grandes empresas, como SanCor, Mastellone, Molinos, Cargill o Aceitera General Deheza, alcanzaron los $ 430 millones entre enero y marzo últimos.

El ajuste en las tarifas del subte, los colectivos y los trenes que circulan por la Capital y el Gran Buenos Aires no impidió que los subsidios que distribuye el secretario de Transporte, Ricardo Jaime, se incrementaran un 52% en un año. Las empresas concesionarias de trenes y subtes recibieron $ 737,7 millones de pesos entre enero y marzo, mientras que los recursos para el Fondo Fiduciario del Sistema de Infraestructura del Transporte, que, entre otros fines, se utiliza para financiar a las empresas de colectivos, aumentaron un 82% hasta los $ 600 millones.

Los subsidios, según la óptica oficial, contribuyen a sostener el crecimiento de la economía, cubrir las necesidades energéticas y controlar la inflación en los alimentos y mejorar la distribución del ingreso. Varios economistas sostienen, por el contrario, que los subsidios desalientan el ahorro de energía y alientan el consumo. Por lo tanto, agravan la crisis energética y elevan la presión sobre los precios. Agregan, además, que su impacto sobre la distribución del ingreso es, por lo menos, dudoso.

Pese al fuerte incremento de los subsidios, marzo mostró "una continuidad en la política de desaceleración del gasto público", que en los primeros tres meses aumentó un 35%, por debajo de la expansión del año anterior e inferior a la expansión de los ingresos, que llegó al 40,5% en el mismo período, incluido el traspaso de recursos de las AFJP a la Anses. Sin ese aporte, el alza fue del 39,2%, agrega el informe.

Los cambios aplicados a las retenciones en noviembre pasado, junto con el incremento de los precios internacionales de las commodities y el aumento de los volúmenes exportados, más que duplicaron los ingresos por este tributo, que dejó $ 4170 millones entre enero y marzo.

El informe sostiene que el aporte nominal de las retenciones al superávit fiscal "fue mayor que el crecimiento del ahorro primario, por lo que de no haberse aplicado las mencionadas modificaciones arancelarias, seguramente al resultado primario hubiera alcanzado un nivel no muy distinto al del primer trimestre de 2007".

Entre abril del año pasado y marzo último, el superávit fiscal primario alcanzó el 3,4% del producto bruto interno (PBI), si se consideran los aportes extraordinarios de las AFJP, que aportaron un punto adicional.

 



Fuente: La Nación

Más actualidad eléctrica


Copyright: 2007 - Afinidadelectrica.com. Contacto: . Diseņo y Desarrollo Web: Centraldev. Alojado en Dreamhost.