Noticias

Por la sequía se agrava la falta de electricidad
09/04/2008

El gobierno muestra indicios de preocupación por la crisis de energía, en particular de electricidad, durante el próximo invierno.

Según una versión publicada por un matutino del interior, el secretario de Comercio, Guillermo Moreno, el funcionario con superpoderes para manejar la situación, habría propuesto que se cerraran las compuertas de El Chocón para acumular agua con vistas al invierno. Algunos empresarios calificaron a la versión como descabellada, pero no descartaron algún exabrupto de Moreno sobre El Chocón, considerando sus antecedentes y las evidentes dificultades que se observan en el parque hidroeléctrico.

En este momento, casi 70% de la generación proviene de las centrales térmicas, porque la central nuclear de Atucha salió de servicio por mantenimiento, el embalse de Salto Grande está muy bajo con lo cual la producción se mantiene unas cuatro veces por debajo de lo posible, y en las represas del Comahue, se busca acumular agua porque los pronósticos metereológicos indican que éste será nuevamente un año seco, aunque este tipo de previsiones siempre hay que tomarlas con reservas.

Demanda base

Para tener una idea de la situación, en el invierno de 2007 la generación de las represas del Comahue permitió sostener el sistema eléctrico atendiendo lo que se llama la demanda base (permanente durante las 24 horas), porque venía con los embalses llenos por el deshielo. Ahora, la demanda base hidroeléctrica disminuye notablemente, y la acumulación de agua que busca el gobierno no llegará a llenar las represas como en el invierno pasado.

El Comahue es un conjunto de represas que forman un sistema. El agua que se turbina en Piedra del Aguila va a El Chocón que la vuelve a turbinar y de ahí pasa a Arroyito, una central pensada para generar electricidad sólo en épocas de crecida, para evitar la inundación de los terrenos cercanos. En este momento con el nivel de El Chocón por debajo del mínimo y con muy poca generación (unos 140 megavatios frente a 1.200 que se pueden generar con el embalse lleno), a Arroyito pasan unos 170 metros cúbicos por segundo, nivel considerado mínimo para asegurar el riego y el agua potable en Neuquén y Río Negro. Esto significa que más allá de guardar agua en Alicurá y en Piedra del Aguila, El Chocón no puede dejar de generar mínimamente para asegurar el abastecimiento de la población. Aunque Moreno haya amenazado, según las versiones, con aplicar la ley de abastecimiento y llevar a cero toda la producción de El Chocón, la medida es impracticable y no será aplicada por la autoridad interjurisdiccional de cuencas (AIC) que regula el funcionamiento de los ríos de la zona y no debe obedecer a Moreno.

Lo único posible es que El Chocón no genere en algunos días, como ocurrió en los feriados de semana santa y del 2 de abril, o que lo haga muy pocas horas por día, para que no deje de llegar agua a Arroyito. Preocupación La anécdota, cierta o no, revela la preocupación oficial. Si en el Comahue ya hay pronósticos de sequía, en Salto Grande la situación es imprevisible. De pronto puede llover y llenarse el embalse o la sequía puede quedarse hasta bien entrado mayo, con lo cual otros 900 megavatios seguirían fuera del sistema. Algunos voceros empresarios valoran que «por lo menos esta vez el gobierno ya está tomando medidas desde marzo», pero también consideran que las condiciones no están siendo favorables.

Promesa

Brasil exportó en el invierno de 2007 casi 1.000 megavatios diarios, y ahora sólo prometió entre 200 y 300. Las centrales térmicas que hoy funcionan a gas en su totalidad, deberán reemplazarlo por gasoil hacia mediados de mayo, lo que baja el nivel de productividad y exige una logística muy afinada para que todas las máquinas sigan funcionando.

Yacyretá es por ahora la represa hidroeléctrica donde la producción eléctrica sigue en nivel importante, y las dos centrales nuevas instaladas en Campana y Timbúes, aunque todavía falta el ducto que lleve el gasoil para no transportarlo en camiones. De todas formas, como dato a favor está el pronóstico de un invierno menos duro que el año pasado y el hecho de que varias industrias compraron equipos de generación. En este contexto, pueden esperarse unos 60 o 70 días de restricciones de suministro a las industrias en el horario de 18 a 0 horas como ocurrió el año anterior, aunque también no parece cierto que con un marzo muy benigno en cuanto a temperaturas, el consumo eléctrico observado pudo haberse debido a adelantamientos de producción en aquellas plantas donde puede hacerse.

 


Fuente: Ámbito Financiero

Más actualidad eléctrica


Copyright: 2007 - Afinidadelectrica.com. Contacto: . Diseño y Desarrollo Web: Centraldev. Alojado en Dreamhost.