Noticias

Sin frío, el sistema energético igual está cerca del límite
09/04/2008

“Si el frío que hizo en Santa Cruz lunes y martes, se hubiera extendido a gran parte del país, otra vez el sistema energético habría estado al límite de sus posibilidades”, comentó un consultor especializado, en coincidencia con lo que señalan varias fuentes del sector.

La jornada de ayer fue templada, excepto en la provincia de los Kirchner (tampoco Tierra del Fuego, pero no forma parte del Sistema Argentino de Interconexión, SADI), pero aún con benignas temperaturas otoñales la demanda llegó a casi 16.500 megawatts a las 20. Es decir, a sólo 11% del pico ocurrido el 14 de junio pasado: 18.345 MW. Otra prueba de fuego se vivirá el jueves, cuando Santa Cruz y parte de Chubut tengan nevadas, lo que elevará el consumo nacional. Como ocurre cada vez que hay temperaturas extremas, con dos agravantes en cuanto a la generación: el bajo nivel de las represas hidroeléctricas del río Limay, más la parada técnica que está realizando la central nuclear Atucha I. Ambas situaciones generaron algo inédito para esta época del año: las usinas térmicas producen más energía que las hidroeléctricas. “Lo habitual es que sea al revés. Pero como este año es seco, y se realizó un uso intensivo de los recursos hídricos en 2007, hay que apelar a las centrales que se alimentan de gas, gasoil o fuel oil”, explicó un directivo del sector. A las 20 de anoche y del lunes, la energía térmica significó algo más del 60% de la oferta, contra poco menos del 40% entre hidroeléctrica (base más punta) y nuclear. “La metáfora de la sábana corta, que destapa la cabeza o los pies, cada día se aplica más a la situación energética”, apuntó el directivo consultado, que trabaja en una de las mayores generadoras.

De los problemas actuales, el nivel de las represas del Limay es uno de los mayores. Aguas arriba está Piedra del Aguila, le siguen Pichi Picún Leifú, El Chocón y Arroyito, en ese orden. La primera está casi a tope, pero sigue generando poco y acumulando agua para el invierno (cuando escasee el gas), la segunda es pequeña, mientras El Chocón genera el mayor déficit para el sistema. Porque ayer estaba apenas dos centímetros sobre su nivel mínimo de operabilidad (367 metros sobre el nivel del mar); durante la Semana Santa no generó electricidad en cuatro días; y tampoco lo hizo el feriado del 2 de abril.

Ayer, en tanto, tuvo un nivel de generación mínima. La poca explotación de las represas del Limay es una medida de administración de crisis: acumular agua para usarla durante un invierno en el que habrá nuevamente problemas con el gas (en un nivel similar al del año pasado). Pero de todas formas, hay que realizar una explotación mínima, para liberar agua que, después de Arroyito, se usa para la siembra y el consumo humano. Algo que generó un conflicto entre la Autoridad Interjurisdiccional de Cuenca (AIC) y la Secretaría de Comercio Interior (ver aparte). La contracara del poco uso hidroeléctrico es un consumo de gas relativamente alto para esta época, que incluso debe ser acompañado de gasoil en algunas usinas térmicas. “Por lo menos Central Costanera, Dock Sud y Central Puerto deben estar usando combustible líquido, para cuidar las reservas de gas e ir probándolo de cara al cercano invierno”, expresó una fuente del sector.

Más energía, falta de agua potable

En ocasiones, el abastecimiento de un producto necesario –la energía– puede generar escasez de otro que es vital –el agua–. Quedó en claro luego de la última reunión entre la Secretaría de Comercio Interior y la Autoridad Interjurisdiccional de Cuenca (AIC) de la región del Comahue. Guillermo Moreno le exigió cerrar las compuertas de El Chocón para acumular agua y tener buena provisión energética en el invierno, cuando escasee el gas. Hasta amenazó con aplicar la Ley de Abastecimiento para lograrlo. Pero esto hubiera generado un problema sanitario de proporciones: dejar sin agua potable a las provincias de Río Negro y Neuquén, en las que viven más de un millón de personas.

Además de comprometer el riego para la producción agropecuaria de esas provincias y de La Pampa. Cuando percibió que era imposible realizar su hipótesis de máxima, Moreno propuso –según publicó el diario Río Negro– establecer restricciones durante parte del día para la represa de El Chocón, por donde el Río Limay pasa a cuentagotas durante las últimas semanas. En la reunión, había técnicos y representantes de la AIC, como también de la Compañía Administradora del Mercado Mayorista Eléctrico SA (CAMMESA), y de la subsecretaría de Recursos Hídricos nacional. La opción de mínima propuesta por Comercio Interior es cerrar el paso de agua a través de El Chocón por la noche. Algo que se haría en lo que resta del otoño. Pero esto –contrarrestaron técnicos y representantes de la AIC– ocasionaría la muerte de peces que quedan atrapados en pozones. Además del peligro para pescadores y acampantes ribereños, que podrían ser sorprendidos por el agua cuando vuelve a abrirse la compuerta. Después de evaluar las contras de cerrar las compuertas de El Chocón (por horas o permanentemente), en Comercio Interior desistirían de llevar adelante esta propuesta.

 


Fuente: El Cronista

Más actualidad eléctrica


Copyright: 2007 - Afinidadelectrica.com. Contacto: . Diseño y Desarrollo Web: Centraldev. Alojado en Dreamhost.