Noticias

El Gobierno le Debe $ 1.000 Millones a Empresas Generadoras de Electricidad
31/03/2008

Aunque desde la recuperación económica, en 2003, cada vez se vende más energía en la Argentina, son épocas de vacas flacas para las empresas de generación eléctrica con actividad en el país, según sostienen sus ejecutivos. A los problemas para conseguir gas –el combustible más barato– y los aportes que por orden oficial deben hacer para construir nuevas centrales (cerca del 50% de su facturación), se les suma otra dificultad: la creciente deuda que mantiene con ellas el Estado, encargado de cobrar la energía a los clientes finales y luego girarles el pago.

De acuerdo con números que manejan en despachos privados, el Gobierno dejó acumular hasta diciembre del año pasado un pasivo de $ 1.013 millones con el sector.

Entre las principales afectadas se encuentran AES Alicurá, de la norteamericana AES ($ 65,98 millones), Dock Sud, de la española Endesa, Repsol YPF y Pan American Energy ($ 10,40 millones). También le adeuda a Central Puerto y Piedra del Aguila, en manos del holding energético liderado por Carlos Miguens Bemberg y Eduardo Escasany ($ 16,33 millones y $ 41,96 millones), Costanera y El Chocón (también de Endesa, con $ 19,20 millones y $ 80,30 millones), Nihuiles, de Marcelo Mindlin ($ 15,02 millones), y Pluspetrol Energy y Petrobras (cada una con $ 38 millones).

Las más afectada, sin embargo, es Ebisa, la compañía estatal encargada de administrar los proyectos hidroeléctricos binacionales, como la central Yacyretá, con poco más de $ 555 millones. Retraso anual “El último pago que recibimos fue en marzo del año pasado. Esto nos genera un fuerte desfinanciamiento. Por eso las generadoras estamos mandando casi todas las semanas cartas a la Secretaría de Energía para que nos informen cuándo van a autorizar los pagos”, explica un ejecutivo del sector.

De acuerdo a las normas del sector eléctrico, Cammesa, la compañía mixta que administra el mercado, es la encargada de cobrar a las distribuidoras, como Edenor y Edesur, por la electricidad despachada, y luego pagar a las generadoras. La orden de pago, sin embargo, debe salir de la cartera de Energía, al mando de Daniel Cameron, pero con el visto bueno del ministro de Planificación Julio De Vido.

En el sector aseguran que desde hace tiempo se registran atrasos en los pagos, pero nunca antes se había llegado a los niveles actuales. Algunos balances de las compañías eléctricas así lo atestiguan. Por caso, según los libros de Costanera, publicados en la Comisión Nacional de Valores, “la deuda consolidada de Cammesa a favor de la sociedad” entre junio de 2003 y diciembre de 2007 por la venta de energía es de $ 21,04 millones, muy por encima de los $ 3,96 que el mismo ítem había registrado el año anterior.

Para compensar en parte la demora en los pagos, el Gobierno instituyó un mecanismo particular: facilita a las generadoras financiamiento para que mantengan en marcha sus equipos. “Es una medida que aplican para compensar la falta de caja de las empresas”, explican en el sector. De acuerdo con los balances de Costanera, obtuvo de Cammesa “financiación anticipada para los mantenimientos mayores” por $ 40,6 millones. Antes, el Gobierno le había concedido otros $ 66,73 millones.

En el mercado aseguran que varias generadoras obtuvieron financiamiento por esa vía. Aportes para financiar nuevos emprendimientos Las generadoras sostienen que su caja no sólo se ve limitada por el atraso por parte del Estado en el pago de la energía suministrada. A eso suman que la otra mitad de sus ingresos van a parar a la construcción de dos nuevas centrales termoeléctricas en Rosario y en Campana. En 2004, el gobierno de Néstor Kirchner “invitó” a las empresas a ceder sus acreencias con Cammesa al proyecto, que tiene un costo apenas por encima de los u$s 1.000 millones.

A riesgo de no cobrar la deuda, la mayoría de las empresas aceptaron la propuesta. Ese aporte, que en principio iba a terminar en diciembre de 2006, se extendió hasta 2007. El Gobierno todavía no informó a las empresas si deberán continuar cediendo parte de su facturación al proyecto. Ese mecanismo permitió la construcción de obras que aportarán al sistema 1.600 megawatts (cerca de un 10% de la oferta nacional). A mediados de marzo se realizó la inauguración parcial de la central de Campana, denominada Manuel Belgrano. Sumará al sistema eléctrica cerca de 400 Mw en una primera etapa, que servirán para enfrentar la mayor demanda del invierno.

 


Fuente: El Cronista

Más actualidad eléctrica


Copyright: 2007 - Afinidadelectrica.com. Contacto: . Diseņo y Desarrollo Web: Centraldev. Alojado en Dreamhost.