Noticias

Se duplica la necesidad de gasoil para producir energía
26/02/2008

Antes de que se supiera que Brasil no cedería a la Argentina un millón de metros cúbicos diarios de gas en el invierno, sino 200 megavatios de electricidad, la preocupación por la escasez gasífera ya estaba instalada en el gobierno de Cristina Fernández de Kirchner. Antes de la reciente cumbre de la jefa del Estado con sus pares de Brasil, Luiz Inacio Lula da Silva, y de Bolivia, Evo Morales, la Compañía Administradora del Mercado Mayorista Eléctrico (Cammesa), que preside el ministro de Planificación, Julio De Vido, le informó por carta al subsecretario de Energía Eléctrica, Luis Beuret, que este año las centrales eléctricas que funcionan con gas requerirán mucho más combustible líquido que el año pasado para reemplazarlo: en vez de usar 1,8 toneladas de fueloil se precisarán hasta 2, y en lugar de 600.000 metros cúbicos de gasoil se necesitarán hasta 1,4 millones.

El fuerte salto en la necesidad de gasoil refleja un aspecto bueno y otro malo de la situación energética. El positivo es que este año comenzarán a funcionar las dos nuevas centrales, Belgrano, en Campana, y San Martín, en Timbúes (Santa Fe), dos proyectos que el Gobierno emprendió con el dinero de las generadoras. El negativo es que esas plantas no podrán producir de la manera más eficiente, es decir, usando gas, sino que utilizarán gasoil.

En la carta, el vicepresidente de Cammesa, José Sanz, le pide al subsecretario de Energía Eléctrica que solicite a la estatal Petróleos de Venezuela (Pdvsa) la provisión de hasta 1,2 millones de toneladas de fueloil. Así se complementaría el suministro que hasta ahora viene supliendo, sobre todo, Repsol YPF con su producción local.

El vicepresidente de Cammesa -de la que también participan generadores, transportistas, distribuidores y grandes usuarios, y en la que el secretario de Comercio Interior, Guillermo Moreno, interviene cada vez más- también le solicitó a Beuret que, dadas las necesidades de las dos nuevas centrales y del resto del sistema existente, se deberá importar gasoil con las exenciones impositivas vigentes a tal efecto. A Pdvsa se le comprarán 350.000 metros cúbicos.

Fuentes del sector petrolero admiten que la necesidad de combustibles líquidos será mayor por la imposibilidad de Bolivia de abastecer en los picos de demanda todo el gas comprometido con la Argentina y Brasil. En las productoras de gas calculan que faltarán en la Argentina alrededor de 3 millones de metros cúbicos de gas boliviano, frente a los 7,7 millones establecidos por contrato.

Claves para el invierno

En Planificación afirman que será suficiente el gas de Bolivia y los presidentes de los tres países decidirán en caso de una coyuntura complicada. En el ministerio que conduce De Vido relativizan la importancia de esta negociación, al considerar que, en la peor de las hipótesis, es "poquísimo" lo que viene de Bolivia, si se tiene en cuenta que en el invierno el consumo oscila alrededor de 130/140 millones de metros cúbicos diarios.

En el sector eléctrico coinciden en que los 3 millones de metros cúbicos bolivianos no son un problema, pero porque consideran que esa cantidad no solucionaría una escasez energética que el próximo invierno sería igual que la del año pasado. En el rubro eléctrico dicen que la clave pasa por si se repite el intenso frío de 2007, que elevó el consumo de gas en hogares, y si llueve en abril o mayo, de modo de aliviar la escasez de agua en algunos embalses como El Chocón.

La demanda eléctrica llegaría a los 20.000 megavatios, superando la marca de 18.400 del año pasado, dado el fuerte crecimiento de la economía y el consumo. Por eso en el sector gasífero y en el eléctrico esperan que se repitan los cortes de gas y electricidad a grandes usuarios de 2007.

En el sector energético reconocen, no obstante, que en menos de un mes el Gobierno inaugurará la central de Campana, con la puesta en marcha de una de sus dos turbinas. En abril entrará en funcionamiento la segunda; en mayo, la primera turbina de Timbúes y en junio, la restante. Sin embargo, explican que las turbinas demoran dos meses hasta que comienzan a operar a pleno.

En Planificación confían en que se subirá la cota del dique de Yacyretá de los 76 metros actuales a 78,5 y en que se ampliará la red de transporte de alta tensión. No dicen nada sobre las versiones que circulan entre las petroleras de que el Gobierno volvería a implementar el Plan Energía Total, el programa con el que el año pasado subsidió a las industrias y centrales que reemplazaron el escaso gas por los más onerosos gasoil o fueloil. Un vocero de De Vido negó que técnicos de la Secretaría de Energía y de la petrolera estatal Enarsa se hubieran reunido ayer para planificar medidas ante una eventual escasez de gas boliviano, información que circuló en despachos oficiales.

 

Fuente: La Nación

Más actualidad eléctrica


Copyright: 2007 - Afinidadelectrica.com. Contacto: . Diseño y Desarrollo Web: Centraldev. Alojado en Dreamhost.