Noticias

Dudan de los resultados del plan de ahorro de energía
13/02/2008

La Presidenta dijo que el consumo había bajado en 600 MW; para el sector, es difícil medirlo

El plan de uso racional de energía, que el Gobierno lanzó en diciembre para evitar apagones en el verano, logró bajar -o "racionalizar", en la jerga oficial- en cerca de 600 MW la demanda de energía eléctrica de todo el sistema, al cabo de un mes y medio de vida, según sostuvo ayer la presidenta Cristina Fernández de Kirchner.

La cifra, que despertó dudas en el sector privado, equivale al 23% del ahorro total previsto en el programa, o casi lo que generan dos centrales Atucha I.

La Presidenta hizo públicos datos que le acercó el subsecretario de Coordinación del Ministerio de Planificación, Roberto Baratta, un estrecho colaborador de Julio De Vido, ministro que está en Venezuela (ver aparte). "Recién charlábamos con el subsecretario Roberto Baratta de los números que vamos logrando en materia de racionalización en el uso de la energía. Casi estamos en el orden de los 600 megavatios. También estamos renovando 100.000 lamparitas y, cuando podamos proveer más cantidad, vamos a cumplir con el proyecto tal cual lo tenemos previsto", afirmó ayer la Presidenta, durante un acto en la Casa Rosada. Allí presentó la adhesión de otros siete municipios -todos bonaerenses- al programa.

El sector privado, incluidas las distribuidoras -que venden la electricidad a los consumidores- recibió el dato con cautela. No existe, afirmaron, un cálculo objetivo y determinante del impacto del programa, es decir, del ahorro que genera en el consumo eléctrico. Sólo estimaciones. En esto coincidieron siete fuentes consultadas por LA NACION. "Esto es peor que el Indec", ironizó una de ellas. Esto no significa, cabe aclararlo, que el plan no cumpla con su objetivo de racionalizar el uso de la energía.

Las fuentes coinciden en que, sólo por el cambio de huso horario, hay menos consumo de electricidad. Las dudas surgen cuando se pide que cuantifiquen ese ahorro. Primer dato: el consumo no dejó de crecer. En enero, los despachos de Edesur y Edenor, las dos distribuidoras del área metropolitana, que concentran el 40% del consumo nacional, aumentaron, respectivamente, un 5,8% y un 3,5% en relación con el mismo mes de 2007, según datos de Fundelec. ¿Implica esto que fracasó el plan? No. Desde el Gobierno se preocupan por aclarar que el consumo habría crecido mucho más sin su implementación. Surge así la pregunta para la cual nadie parece tener respuesta definitiva: ¿cuánto habría aumentado la demanda si no se hubiera aplicado el programa? Allí entran en escena las estimaciones. "Uno tiene que comparar las cifras contra una demanda probable.

Es una realidad contra una realidad simulada", explicó el ex subsecretario de Energía Horacio Quaíni. "Es complejo de estimar cuánto se puede ahorrar o no", respondieron técnicos de Fundelec cuando se les pidió una cifra. Luego, se explayaron: "La demanda nocturna se acható a partir del cambio del huso horario. Sin ser categóricos, esa medida habría dispersado los picos de consumo, que ahora no son tan altos respecto del resto del día. Esto, objetivamente, es positivo, porque el sistema está menos exigido". Y aportaron un segundo dato: los picos de consumo en enero estuvieron unos 200 MW, en promedio, por debajo de los de diciembre, aunque 200 MW, también, por encima de los de enero de 2007.

Dos aclaraciones: en diciembre, en general, se consume un poco más o lo mismo que en enero, pese a que se reduce la demanda de las fábricas. "La demanda no desaparece, se muda a la costa", explicaron en Fundelec. La segunda: las altas temperaturas hicieron que éste fuera un enero atípico. Esto, sumado al crecimiento de la economía y, en particular, del consumo, impulsó la demanda aún más de lo que se había estimado en despachos oficiales, aunque los picos hayan sido menores incluso que los del invierno, cuando se debió restringir la electricidad a las fábricas. Esa medida permitió recortar unos 1200 MW diarios al sistema, según cifras oficiales. Para el sector, fueron por lo menos 1500 MW. El plan oficial tiene dos puntos centrales: el cambio de huso horario y el reemplazo lámparas por focos de bajo consumo. Según Quaíni, la primera medida permite ahorrar un 3% de electricidad. "Es un Chocón por año", ejemplifica.

El segundo punto es más complicado: depende del uso que se les dé a las lámparas. Vuelven entonces las estimaciones. "No existe una forma objetiva de medir el impacto. Pero el plan tiene asidero y está dentro de la tónica internacional", dijo el gerente de la Cámara de Industrias Electrónicas, Electromecánicas y Luminotécnicas (Cadieel), Claudio Krämer.

Mendoza analiza la hora

El Senado mendocino aprobó ayer un artículo de un proyecto de ley que establece la creación de una comisión bicameral que analizará si la provincia del vicepresidente Julio Cobos mantiene el mismo huso horario que la Nación o, como San Luis, vuelve al huso anterior. El resto del proyecto, que buscaba esa modificación, solicitaba al gobernador Celso Jaque que, a partir del 20 del actual, cuando comienzan las clases, se atrasaran una hora los relojes.

 

Fuente: La Nación

Más información sobre ahorro de energía


Copyright: 2007 - Afinidadelectrica.com. Contacto: . Diseño y Desarrollo Web: Centraldev. Alojado en Dreamhost.