Noticias

Argentina: Medidas del Gobierno para evitar el colapso de empresas eléctricas
09/05/2012
Después de la severa advertencia de Edenor. Les pagaron facturas pendientes para que abonen un adicional salarial. En 15 días se discutirá un esquema que les garantice mayores ingresos. Y en los próximos 2 ó 3 meses, definirán un nuevo marco normativo para el sector.

El Gobierno tomó medidas urgentes para evitar que Edenor y Edesur no pudieran cumplir con los pagos de sueldos, como la primera había anunciado ya por medio de una carta a los ministros de Planificación y de Economía. En tanto, los funcionarios están apurando otras decisiones para tratar de evitar el colapso de esas compañías. Habrían descartado la nacionalización del sector, como se había mencionado en las últimas semanas.

Las empresas del sector eléctrico venían demorando el pago de un adicional acordado con Luz y Fuerza el año pasado argumentando que no tenían fondos para hacerlo. Ahora, el Poder Ejecutivo l es canceló facturas impagas del sector público para que tuvieran cómo hacer frente a esa deuda. Así, cada trabajador cobrará $ 2.000 adicionales correspondientes al sueldo de abril. Hoy lo recibirán los de las usinas generadoras y el viernes los de Edesur y Edenor.

Con esa medida, el Gobierno destrabó lo más urgente: el gremio había adelantado hace dos semanas, como informó entonces Clarín, que si no tenía respuesta, avanzaría con medidas de fuerza.

“Ahora el tema son los salarios de mayo”, dijo Oscar Lescano, titular de Luz y Fuerza. “Pero en el Gobierno se comprometieron en que en 15 días habrá algún adicional para las empresas para que podamos discutir los sueldos”, agregó en diálogo con este diario.

Las salidas posibles, estiman en el sector, son dos: aumento de tarifas o incremento de subsidios. La primera no parece viable cuando el Gobierno ha frenado los ajustes que había lanzado con la “sintonía fina” de fines del año pasado. El segundo podría venir por un “guiño” del propio Ejecutivo para que las empresas distribuidoras dejen de pagar una parte de la energía que reciben a Cammesa, el organismo público-privado que administra el mercado eléctrico. Ya hay distribuidoras del interior con atrasos con Cammesa.

Cuando, en las próximas dos semanas, Edenor y Edesur tengan esos “fondos adicionales”, sean cuáles sean, el gremio se sentará a discutir salarios. “O abrimos las paritarias o dan una suma fija”, precisó Lescano.

El 3 de abril pasado, Edenor entregó a los ministros Julio De Vido y Hernán Lorenzino una carta donde trazaba un duro diagnóstico del sector, asegurando que “de mantenerse la actual situación de congelamiento de ingresos y aumentos de costos (...) se verán afectados, entre otros aspectos, el normal financiamiento y funcionamiento de la actividad concesionada”. En una reunión en el ministerio de Trabajo, hace dos semanas y en la que hubo un cruce entre gremialistas y representantes del viceministro Kicillof, las empresas plantearon plazos concretos: dijeron que en julio no tendrían cómo encarar el pago de sueldos.

Con las medidas que se discutirían en las próximas dos semanas, podrían encontrar una ventana de solución para esas cuestiones salariales. Pero quedan asuntos de fondo para resolver. Y el equipo de Axel Kicillof, con Augusto Costa a la cabeza, está trabajando en un “nuevo modelo” de mercado eléctrico. “Nos dijeron que estará listo en 60 o 90 días”, dijo ayer Oscar Lescano.

La discusión sobre ese nuevo modelo es lo que había provocado una fuerte caída en el precio de la acción de Edenor, la única distribuidora que cotiza en la Bolsa porteña. Luego de llegar a $ 1,50, el papel cayó a $ 0,60. Pero esta semana acumula una suba del 50%. La razón: “el Gobierno habría descartado una estatización de las empresas -dicen en el sector-. Ahora se habla de una estatización de la parcialmente estatal Cammesa y a lo sumo la anexión de la transportista Transener. Pero a las distribuidoras las respetarían, aunque poniéndoles fuertes exigencias en calidad de servicio e inversión. Si no cumplen, ahí será otra historia”. Las concesionarias aseguran no saber nada sobre ese plan.

 

Una crisis que los funcionarios no pueden adjudicar a otros

Los responsables de la situación del sector eléctrico son De Vido y Cameron. A diferencia de YPF donde ha forzado un nuevo relato que mágicamente lo exime de cargos y le endilga la culpa de todos los males y del “vaciamiento” de la petrolera al grupo español Repsol, en el caso del sector eléctrico el Gobierno no tiene margen para acusar a ninguna empresa operadora del servicio.

Los únicos responsables de la crítica situación que enfrentan las eléctricas – y especialmente las distribuidoras Edenor y Edesur – son el ministro de Planificación, Julio De Vido y el secretario de Energía, Daniel Cameron.

Ambos son las máximas autoridades nacionales que desde mediados de 2003 vienen aplicando una política para el área eléctrica que ha sido doblemente negativa por haber agravado los problemas estructurales del sector y por el desequilibrio económico causado a las empresas que ahora caminan en la cuerda floja.

Más allá de las críticas y cuestionamientos de los usuarios por las deficiencias del servicio, Edenor y Edesur afrontan un complicado panorama operativo y financiero dado por los siguientes variables: congelamiento tarifario, pérdidas operativas récord, demandas salariales que no pueden cubrir, costos de explotación crecientes, inversiones reducidas a una mínima expresión y un alto riesgo de default en el corto plazo.

Ambas empresas renegociaron sus concesiones en 2006, pero hasta ahora el Gobierno n o ha autorizado la aplicación de los aumentos tarifarios “parciales e integrales” que habían sido pactados. Además, los funcionarios tampoco otorgaron los ajustes por el reconocimiento de los mayores costos operativos que fueron incluidos en los convenios.

Esos incumplimientos tarifarios derivaron a una inequitativa e injusta situación. Hoy los hogares porteños y del Conurbano pagan apenas el 20% de lo que abonan las familias del interior por consumos similares.

Por el lado de las generadoras privadas, el problema es doble. Por un lado, están cobrando parcialmente y con retrasos las facturas de la energía que entregan al sistema. Y por otro lado, Energía cambió las reglas de juego y dispuso para este año una reducción del 50% en los precios reconocidos por la generación y potencia que cada usina aporta al mercado eléctrico nacional.

El cuadro se completa con las transportistas que arrastran más de cinco años esperando que Gobierno les reconozca los incrementos tarifarios establecidos en las renegociaciones cerradas entre 2007 y 2009.

 

Edenor

La compañía atiende a la población del norte de la ciudad de Buenos Aires y el conurbano bonaerense, cubriendo un área de 4.637 kilómetros cuadrados donde viven 6,8 millones de personas.

Según fuentes del sector tendría un rojo de caja de entre 50 y 60 millones de pesos, similar al de Edesur.

 

Edesur

Atiende al sur de la Capital Federal y del Gran Buenos Aires, en una superficie de 3.309 km2. En su área viven 6,1 millón de personas. El 87% de los clientes son casas de familia.

Demanda el 20% de la energía generada en el país, un porcentaje similar al de Edenor. Eso le genera pagos de $ 150 millones al mes a Cammesa.

 

 

 

Fuente: Clarín

 

 

 

Información relacionada

Argentina: Los residuos electrónicos, sin destino

Argentina: En marzo, aumento moderado de consumo eléctrico

Argentina: En enero de 2012 fue record el consumo de energía

 

 

Copyright: 2007 - Afinidadelectrica.com. Contacto: . Diseño y Desarrollo Web: Centraldev. Alojado en Dreamhost.