Noticias

Las baterías de larga duración para casas ecológicas son sensación en Japón
10/11/2011
Con ello se busca que los hogares no queden sin energía eléctrica en casos de accidentes naturales, como terremotos o tifones. En una muestra más de que los empresarios japoneses aprenden de sus puntos débiles, aprovechan al máximo cualquier oportunidad comercial y la implementan inmediatamente, Sekisui House, la mayor constructora de casas del país, acaba de anunciar lo que ha bautizado como la primera generación de viviendas ecológicas del Japón.

Estas son casas equipadas con un sistema para captar y almacenar energía limpia de forma independiente de la red pública, compuesto por paneles solares, pilas de combustible y una batería de almacenamiento de gran capacidad.

El sistema, que fue anunciado a fines de agosto, busca compensar los cortes de energía eléctrica a los que se vería expuesta la ciudadanía en caso de que un gran terremoto o un tifón causen inundaciones y el corte de servicios públicos básicos como los de transporte, gas y electricidad.

El precio de todo el ingenio, teniendo en cuenta los subsidios que otorga el Estado a este tipo de compras ecológicas, será de US$62.000 (sin incluir la vivienda), cantidad que la constructora indica que se puede recuperar al cabo de los años, ya que el propio sistema se encargará de vender a la red pública la energía que no utilice.

Con este equipo, y en caso de un apagón, una vivienda puede funcionar normalmente durante 17 horas usando el refrigerador, el televisor y todas las luces de la vivienda.

 

 

Influencia automotriz

En diciembre del año pasado, la firma Nissan colocó en el mercado el primer auto completamente eléctrico que podía recargarse en un tomacorriente doméstico. Nadie imaginó que se estaba marcando el camino que ahora quieren seguir todas las compañías del ramo, ya que el Nissan Leaf no solo es un auto eléctrico (EV según sus siglas en inglés) limpio, económico y rendidor, sino también una batería sobre cuatro ruedas capaz de proveer de electricidad a una casa por dos días gracias a las pilas de litio que utiliza.

Revisado y mejorado, el sistema del Leaf fue relanzado por la compañía automotriz el pasado 2 de agosto. Se le presentó como un vehículo ecológico y como un sistema de almacenamiento de energía en caso de un desastre natural. En la presentación, la prensa observó entusiasmada cómo el auto era enchufado a la casa por medio de un cable alimentador para abastecerla de electricidad, la cual sirvió para hacer funcionar todos los aparatos eléctricos de la vivienda.

Si bien son los nuevos modelos del Leaf los que pueden utilizarse como baterías móviles, los que ya se han vendido hasta la fecha pueden cumplir el mismo fin con solo actualizar su sistema informático por medio de un simple CD que la empresa ofrece de forma gratuita.

Luego del 11 de marzo, y como bien indica la propia empresa, fueron las preguntas del público sobre si el Leaf podía alimentar de energía a una vivienda las que impulsaron la inmediata investigación de Nissan, y el posterior y veloz cambio de sistema. La firma espera incrementar las ventas del vehículo a partir de su nueva función y al mismo precio.

Mitsubishi planea poner pronto en el mercado un sistema capaz de convertir el iMiEV, su vehículo eléctrico estrella, en un serio competidor del Leaf, mientras que Toyota, que apostó por los autos híbridos en lugar de los eléctricos, estudia la posibilidad de dotar a sus modelos con algún tipo de sistema que pueda conectarlos a una vivienda para suministrarle electricidad.

Todo parece indicar que pronto, y al igual que los teléfonos celulares que ahora sirven para mucho más que para realizar una llamada, los autos japoneses dejarán de ser simples medios de transporte.

El reto al que se enfrentan todas las empresas automotrices es crear un sistema que le permita a cualquier persona manejar grandes cantidades de electricidad de forma completamente segura.

 

 

El problema es el costo

La iniciativa de Sekisui House es, en realidad, una respuesta a la gran demanda de baterías de almacenamiento doméstico que se registró luego del devastador terremoto del 11 de marzo.

Esta misma demanda generó que, a mediados de septiembre, la firma Sony lance al mercado una batería destinada a la pequeña y mediana empresa, con capacidad para almacenar 2,4 kilovatios por hora. El dispositivo, cuyo precio es de dos millones de yenes (US$26.000), permite, por ejemplo, el uso de una computadora personal por 20 horas.

Otras compañías han incursionado en este mercado, que tiene como principal reto el costo. En julio pasado, NEC lanzó al mercado una batería capaz de cubrir todas las necesidades de energía de una casa durante tres horas por un precio de US$32.800; Toshiba y Panasonic piensan lanzar sus propios productos antes de que finalice este año fiscal (marzo) y a un precio de un millón de yenes (US$13.150).

“Si estos equipos no reducen su precio a un rango entre los US$3.940 y US$5.260, será difícil que se vendan en gran cantidad”, indica el vendedor de un tienda especializada.

 

 

 

Fuente: El Comercio

 

 

 

Información relacionada

Fukushima: Peligro radiactivo en Japón

Japón restringe uso de energía eléctrica por crisis nuclear

Sarkozy llegó a Japón y defendió la era atómica

 

 

 

 

 

Copyright: 2007 - Afinidadelectrica.com. Contacto: . Diseño y Desarrollo Web: Centraldev. Alojado en Dreamhost.