Noticias

Proyecto para instalar cinco represas pone en peligro a la Patagonia
15/05/2011
Promete energía al país, pero amenaza a una de las mayores reservas naturales del planeta. Con pancartas de "Sí a la vida, no a Hidroaysén", y gritos de "Piñera, entiende, el agua no se vende", los manifestantes reunidos frente al Palacio presidencial de La Moneda rechazaron la aprobación, el lunes, de un controversial proyecto para instalar cinco represas en la Patagonia chilena.

El proyecto Hidroaysén prevé la construcción de cinco represas en los ríos de aguas cristalinas Pascua y Baker, con embalses que inundarán 5.900 hectáreas -gran parte de ellas vírgenes- para generar unos 2.750 megavatios (MW), que aumentarán en 20 por ciento la capacidad instalada de Chile (14.000 MW). El emprendimiento conjunto de Endesa -la firma española controlada por la italiana Enel- y la chilena Colbún, implica una inversión de 3.200 millones de dólares.

Unas diez mil personas se manifestaron en varias ciudades y al menos 70 participantes fueron detenidos.

El Gobierno chileno defiende la iniciativa y a través de su portavoz, Ena von Baer, señaló que se velará "para que se cumpla estrictamente con todos los parámetros técnicos y ambientales con los que hay que cumplir". El Ejecutivo ha recordado que, según las proyecciones oficiales, Chile debe aumentar en casi un 80 por ciento su generación de energía para el 2025.

Por su parte los ecologistas, agrupados en la organización 'Patagonia sin Represas', critican la destrucción de esa región y descartan las advertencias sobre apagones y sobre la urgencia de generar energía como una "campaña de miedo".

"Es el gran negocio para algunos y la ruina para la mayoría", dijo Patricio Rodríguez, secretario ejecutivo de la ONG, para quien Hidroaysén ahogará el turismo ecológico, que genera ingresos por unos 72 millones de dólares por año. Para ellos, las inundaciones afectarán parques naturales y la llegada de 5.000 trabajadores ocasionará negativos efectos a la vida en la región.

Los detractores de Hidroaysén sostienen que es injusto que se destruya la imponente riqueza natural del extremo sur del territorio chileno para alimentar a las mineras concentradas en el centro y norte del país, donde, argumentan, se podría usar energía solar y eólica, abundantes en esa zona del país, aunque con una mayor inversión.

 

 

Ni nuclear ni termoeléctrica

Frente a la polémica, los defensores del proyecto aducen que la energía hidroeléctrica es una de las más limpias y eficientes, a diferencia de la generada en centrales termoeléctricas, que se han multiplicado en los últimos años en Chile.

"Si no hay energía hidroeléctrica, lo que va a haber es más centrales a carbón", dijo el presidente Sebastián Piñera. Además, tras el sismo de Japón y lo ocurrido en la central de Fukushima, la opción nuclear parece cada vez menos viable en Chile, un país sísmico.

En Chile, donde se importa un 70 por ciento de la energía que se consume, Hidroaysén se justifica ya que "la hidroelectricidad es el recurso energético más abundante que tiene el país y además de costo razonable", explicó la consultora en materias de energía María Isabel González. "Un chileno tiene el equivalente a un tercio del consumo energético de un habitante de Nueva Zelanda, país a cuyo nivel de vida aspiramos a llegar dentro de la próxima década", señaló la especialista.

A fin de este año se iniciará la evaluación ambiental de la línea de transmisión de más de 2.000 kilómetros para transportar la electricidad hasta Santiago. Tan sólo ese primer paso implica instalar torres de alta tensión en aldeas indígenas y cientos de predios privados a un costo adicional de 4.000 millones de dólares.

 

 

Fuente: El Tiempo

 

 

 

Información relacionada

Chile: Demanda colectiva enfrenta al Sernac y a eléctrica CGE

Chile confirma que planea exportar energía eléctrica a la Argentina

Ecuador, Chile, Perú, Colombia y Bolivia analizan interconexión eléctrica

 

Copyright: 2007 - Afinidadelectrica.com. Contacto: . Diseño y Desarrollo Web: Centraldev. Alojado en Dreamhost.