Noticias

Piñera busca energía de la Patagonia chilena
12/05/2011
El megaproyecto de cinco centrales hidroeléctricas genero polémica entre los políticos incluso de su partido. La aprobación de la primera parte del plan HidroAysén, que pretende construir cinco centrales, despertó la protesta por su efecto ambiental, ecológico e histórico en un lugar turístico del país.

La aprobación en la tarde del lunes de la primera parte del proyecto HidroAysén, que pretende construir cinco centrales en la Patagonia chilena, se desarrolló en el típico escenario por donde se mueve el modelo económico en buena parte del mundo: desarrollo versus sustentabilidad, crecimiento versus preservación.

El megaproyecto de Colbún (del grupo Matte, uno de los más influyentes de Chile) y Endesa (de Enersis) aportará 2750 MW al Sistema Interconectado Central (SIC) que abastece de energía a buena parte de Chile y que tendrá un costo cercano a los 7000 millones de dólares, considerando la línea de transmisión, que es la otra pata de esta historia, donde los ceros a la derecha no dejan a nadie indiferente.

La necesidad chilena de energía -que no produce- a buen precio ha llevado a numerosos políticos, desde la Concertación hasta el gobierno actual de derecha, a defender la iniciativa, en reuniones y citas privadas, tomando en cuenta que para que Chile siga siendo el alumno destacado del vecindario, es decir, crecer por sobre sus vecinos, debe asegurar su independencia energética en el mediano plazo.

Sin embargo, pocos han avalado el proyecto en público. Esto por el efecto ambiental, turístico, ecológico e histórico (las presas inundarán terrenos mapuches) en uno de los lugares más hermosos y visitados del país. “Decir sí a HidroAysén es ponerse la soga al cuello políticamente”, dice un ex parlamentario de la Concertación, que reconoce que el fierro caliente lo heredó Piñera.

Así las cosas, la aprobación por parte de la Comisión de Impacto Ambiental en el sur fue celebrada a todo pulmón por las empresas involucradas y en secreto en La Moneda, por más que minutos antes el ministro del Interior, Rodrigo Hinzpeter, señalara a viva voz que el proyecto era bueno para Chile, lo que le acarreó diversas críticas de los ambientalistas, la ciudadanía y la oposición. Su jefe, el presidente Sebastián Piñera, ha guardado un estratégico silencio.

Pero las redes sociales pudieron más. Conocida la noticia, miles de ciudadanos contrarios a la iniciativa por considerarla atentatoria contra la naturaleza chilena salieron a las calles a protestar. Los gritos y cánticos llegaron hasta La Moneda, que desde temprano el lunes estuvo enrejada para evitar desmanes.

Con todo, hubo desórdenes de importancia y numerosos detenidos. El cuadro se repitió en las ciudades más importantes del país. Piñera y su promesa de campaña de no afectar las zonas protegidas en el sur fue lo que más se recordó en la jornada.

Más tranquilos ayer, los detractores del megaproyecto (que inundará miles de hectáreas, afectará los ríos Baker y Pascua y modificará para siempre esa zona del país dadas las antenas que llevará el tendido eléctrico), liderados por la ONG Patagonia sin Represas, convocaron a una movilización nacional para el 21 de mayo, mientras planean revertir la aprobación de HidroAysén por la vía judicial,

El día escogido no es menor. En esa fecha, una vieja tradición republicana dice que el presidente da su cuenta pública a la nación y además se celebran las Glorias Navales chilenas. Es decir, la convocatoria, de por sí, asegura mucha gente en las calles.

Uno de sus representantes, Patricio Segura, afirmó que ese día Piñera tendrá que “rendirle cuentas” a la ciudadanía por la autorización de HidroAysén. “No puede ser que por su cercanía con la familia Matte esté tratando de echarse la Región de Aysén y la Patagonia, que pertenece a todos los chilenos, al bolsillo. Eso ni los chilenos ni los ayseninos lo vamos a permitir”, dijo el dirigente recordando el pasado empresarial de Piñera.

En tanto, el senador Antonio Horvath, del propio partido de Piñera (Renovación Nacional), llamó al presidente de Chile a que cumpla sus compromisos ambientales. “Son muchos los compromisos que les dieron confianza a muchas personas que lo respaldaron y hoy están defraudadas”, sostuvo el senador.

Tal aseveración resume la molestia transversal que ha originado el proyecto o el enojo para las cámaras para aparecer como progresistas frente al electorado.

 

 

 

Fuente: Página/12

 

 

 

Información relacionada

Quedó inaugurado el primer parque eólico chileno

Pan American Energy se quedó con una licitación clave en Chile

Chile: Sólo Chilectra logra cerrar contratos en licitación de suministro eléctrico

 

 

Copyright: 2007 - Afinidadelectrica.com. Contacto: . Diseño y Desarrollo Web: Centraldev. Alojado en Dreamhost.