Noticias

Guatemala: Electrificación del país va a marchas forzadas
02/05/2011
Entre 2001 y 2009 este índice pasó de 77.1% a 84.0% según la Cepal. Debido a que las comunidades sin energía están más alejadas de la infraestructura eléctrica, a que hay más población en el país y a que el flujo de recursos no ha circulado con la velocidad que en los primeros años, el Programa de Electrificación Rural (PER) ha marchado a paso lento en la última década.

Según estadísticas de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal), el índice de electrificación llegó en 2009 a 84.0%, luego de que en 2001 se ubicará en 77.1%. Aunque esa entidad aún no ha hecho público el dato para 2010, varias fuentes del sector consideran que el año pasado, el indicador aún no superó el 85%.

En 1998, cuando el Instituto Nacional de Electrificación (INDE) vendió las acciones de la Distribuidora de Electricidad de Oriente y de Occidente (Deorsa y Deocsa, respectivamente) constituyó un fideicomiso por $333.6 millones. Como los fondos iniciales estuvieron conformados por la venta de esas compañías estatales, algunos préstamos y recursos aportados por el INDE, se elevó el índice de electrificación desde 59.0% ese año y creció aceleradamente hasta 2001.

 

 

Más personas

El portavoz del INDE, Fredy López, explica que a pesar de que cada año la energía llega a más guatemaltecos, no se refleja en el índice porque la población ha crecido. Las estimaciones oficiales recabadas por la Cepal indican que en 1998 había 10.7 millones de habitantes en Guatemala y en 2009, 14.0 millones. La meta era conectar a más de 280 mil nuevas casas y hasta ahora se han agregado 220 mil, más de un millón y medio de guatemaltecos, añade López.

Para el ex gerente del INDE y presidente de la Comisión Nacional de Energía Eléctrica (CNEE), Carlos Colom Bickford, otra razón es que las aldeas y comunidades que carecen del servicio están cada vez más alejadas de la infraestructura eléctrica y muchas veces la distancia entre las casas en la misma comunidad es cada vez mayor.

Del total de fondos del fideicomiso aún se está desembolsando este año un préstamo por $55 millones con el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) y un aporte local de $150 mil, con el cual se busca llevar el servicio a 29,151 nuevos usuarios en un plazo no precisado, agrega López.

Sin embargo, el nombre del plan cambió, con este crédito, por el de Programa Multifase de Electrificación Rural (PMER), con el que se busca construir 175 kilómetros de líneas de transmisión en 69 mil voltios (kV), la construcción de 3 subestaciones y la ampliación de otras 3 subestaciones (lea: Obras más recientes).

El portavoz de Deorsa y Deocsa, Héctor Salvatierra, expresa que en esas compañías cada mes se instalan 5 mil nuevos servicios. “El crecimiento ha sido sostenido, lo tomamos con el 48% en 1998 y ahora estamos en 87%”, refiere Salvatierra, quien cita datos específicos para esas empresas.

 

 

Así lo dijo

“El crecimiento (con las compañías) ha sido sostenido, lo tomamos con el 48% en 1998 y ahora estamos en 87%”. — Héctor Salvatierra, portavoz de Deocsa y Deorsa

“Las aldeas y comunidades que carecen del servicio están cada vez más alejadas de la infraestructura”. — Carlos Colom Bickford, Presidente de la CNEE

 

 

En Cifras

• 103 Millones de quetzales: es el costo de la reconversión de la línea de transmisión de Río Grande a Panaluya.

• 5 mil nuevos servicios: es la cantidad de hogares que cada mes se conectan a las redes de Deorsa y Deocsa.

 

 

Obras más recientes

El vocero del INDE, Fredy López, recuerda que para continuar electrificando a más comunidades es necesario fortalecer el sistema nacional interconectado, por lo que en el oriente del país se construyó un anillo eléctrico que dará mayor confiabilidad y mejorará la calidad del suministro de energía.

Entre las obras se incluye la reconversión de la línea de transmisión de Río Grande–Chiquimula–Zacapa-Panaluya (51 kilómetros) que estaba diseñada en 69 mil voltios, pero el 10 de abril de este año se concluyeron los trabajos para que ahora sea de 138 mil voltios, con lo cual se incrementa la capacidad de transporte en esta red. Los trabajos incluyen el cambio de cable y sus accesorios, así como ampliación de las subestaciones Río Grande y Chiquimula, en Chiquimula, La Fragua y Panaluya, en Zacapa. El costo de la reconversión supera los Q103.6 millones.

 

 

 

Fuente: Siglo 21

 

 

 

Información relacionada

Guatemala: Licitan 800 megavatios para cubrir demanda de energía

Guatemala: Iberdrola negociaría venta de sus acciones de EEGSA

Guatemala: Criaderos de Tilapias utilizan energía solar

 

 

 

Copyright: 2007 - Afinidadelectrica.com. Contacto: . Diseño y Desarrollo Web: Centraldev. Alojado en Dreamhost.