Noticias

Sarkozy llegó a Japón y defendió la era atómica
01/04/2011
El presidente de Francia se convirtió en el primer mandatario en visitar la isla luego del terremoto y tsunami; "Para reducir los gases de efecto invernadero no hay 150 soluciones; está la nuclear", enfatizó. El presidente francés, Nicolás Sarkozy se convirtió en el primer líder extranjero que llega a Japón desde el terremoto y el tsunami que afectaron a la tercera potencia comercial del mundo y provocó una seria preocupación en cuanto a sus plantas nucleares afectadas.

Sarkozy expresó el apoyo de los países del G20 a las autoridades japonesas en plena urgencia nuclear, pero reiteró que es favorable a esta energía aunque considera necesario reforzar la seguridad en esa materia. "Para evitar que vuelva a ocurrir un accidente como éste, es nuestra obligación compartir detalladamente nuestra experiencia con el mundo", dijo en una rueda de prensa conjunta.

La peor crisis atómica desde Chernóbil en 1986 está resultando difícil de contener y ha obligado a repensar internacionalmente los beneficios y la seguridad de la energía nuclear. También se produjo en un momento agonizante para la nación asiática después de que un terremoto y tsunami causaran cerca de 28.000 muertos y desaparecidos, mientras que los daños superan los 300.000 millones de dólares.

En los primeros datos económicos tras los acontecimientos del 11 de marzo, la producción industrial cayó a su nivel mínimo registrado en ese mes, ya que muchas fábricas fueron cerradas y algunas cadenas de suministro mundial se vieron interrumpidas, especialmente en el sector automotriz y el tecnológico por los que Japón es reconocido.

Francia, el país más dependiente de la energía atómica del mundo, está tomando la iniciativa para ayudar a Japón. Al igual que la muestra de solidaridad de Sarkozy con su presencia, París ha enviado a expertos del fabricante estatal de reactores nucleares Areva Cepfi.

 

 

Defensa nuclear

"Nos hemos comprometido a reducir los gases de efecto invernadero. Pero para cumplir eso no hay 150 soluciones, está lo nuclear", dijo en un mensaje indirecto a los ecologistas franceses partidarios del cese de la energía nuclear.

Sarkozy denunció a los que, a diferencia del primer ministro japonés Naoto Kan, como es el caso de la canciller alemana Angela Merkel, han tomado decisiones precipitadas de urgencia en torno al futuro de la energía nuclear. "No es tiempo de tomar decisiones precipitadas que sólo muestran carencia de sangre fría", agregó el mandatario francés.

Sarkozy propuso una reunión de las autoridades nucleares de los países que integran el G20, en mayo próximo en París, para definir una "norma de seguridad nuclear internacional".

"Pedimos a las autoridades independientes de los países del G20 que se reúnan, si fuera posible en París, para definir una norma de seguridad nuclear internacional", declaró Sarkozy en un discurso ante la comunidad francesa en la embajada de Francia. Sarkozy, que propuso que la reunión tenga lugar en mayo, considera "absolutamente anormal" que estas normas internacionales de seguridad "no existan".

El jefe del Estado francés llegó en la tarde del jueves a Tokio para manifestar su "solidaridad" a las autoridades japonesas que luchan contra la catástrofe nuclear originada por el terremoto y el tsunami del 11 de marzo que arrasaron el noreste del archipiélago. Sarkozy llegó a Japón procedente de Nankín (este de China), donde inauguró un seminario del G20 consagrado a la reforma del sistema económico y monetario.

Ante la comunidad francesa residente en Japón y luego ante el primer ministro Kan, el jefe de Estado rindió primero homenaje al "valor excepcional" de los japoneses frente a la catástrofe y lo que han hecho para enfrentar la urgencia y prometió ayuda de Francia.

En este ramo, citó los robots del líder mundial nuclear Areva, "que pueden intervenir en las zonas contaminadas", en la medida que es crucial tratar las aguas fuertemente radioactivas que hayan servido para enfriar a los reactores en la central de Fukushima, a 250 km al norte de Tokio.

Presente también en la capital japonesa, la ministra francesa de ecología Nathalie Kosciusko-Morizet confirmó que los robots serán desplegados en las instalaciones accidentadas. Naoto Kan se congratuló de poder "beneficiarse de la experiencia y el material de Francia" y "agradeció sinceramente" a su invitado por su visita.

 

 

 

 

Fuente: La Nación

 

 

 

 

Información relacionada

Fukushima: Peligro radiactivo en Japón

Sarkozy plantea una revolución francesa solar

Energía solar del Sahara para abastecer Europa

 

 

 

Copyright: 2007 - Afinidadelectrica.com. Contacto: . Diseño y Desarrollo Web: Centraldev. Alojado en Dreamhost.