Noticias

Honduras: Represa “El Coyolar” no puede habilitarse por falta de tecnología
01/02/2011
Hay dos puntos torales que han impedido la habilitación del proyecto de electrificación de la represa “El Coyolar” en materia técnica: La falta de un “software” especializado para la central y el deterioro de la turbina que permitiría que el proyecto deje de ser un verdadero “espejismo” para los habitantes de Comayagua y comunidades aledañas.

Lo anterior, lo explicó el único ingeniero electricista industrial especializado en generación, con el que cuenta el proyecto, Wilmer Toscano, quien ha trabajado por más de dos años en conjunto con el personal de la Empresa Nacional de Energía Eléctrica (ENEE), para lograr con escasos recursos la electrificación de la central, olvidada desde los años cincuenta.

“En estas obras es necesario contar con un programa tecnológico (software) conocido como Power Logic Control o PLC, es como el cerebro que indica a cada componente las funciones en el sistema de la represa y el otro problema es que debido al tiempo que ha pasado, la turbina se ha deteriorado”, explicó a LA TRIBUNA.

Ese deterioro –agregó– se produjo por las fugas de agua dentro de la central de la represa que ha perjudicado con el sarro a este aparato, lo que obliga a desarmarla para poder limpiarla y posteriormente volver a montarla, esos son los dos puntos torales por las cuales se prevé contratar a una empresa especializada en este tipo de trabajo.

Y es que la estructura con más de medio siglo de creación, sólo ha servido en la última década, para el riego de unas 2 mil hectáreas de cultivos de arroz, maíz, frijoles y otros productos que cosechan habitantes de las comunidades cercanas a la obra.

Es por ello que el acceso al agua para consumo humano y generación de al menos 2 megavatios diarios de energía hídrica (limpia), han quedado en simples promesas de las autoridades encargadas.

Lo anterior, aún con clara necesidad de este tipo de proyectos que no sólo sirven para el almacenamiento de agua durante el período de invierno y evitar la escasez del líquido en verano y generación de energía para cumplir la demanda al alto consumo; sino también para amortiguar en alguna medida mayor adquisición de carburantes y hasta evitar daños al medio ambiente.

 

 

La válvula y oscuridad

La válvula que permite descargar el agua de la represa para el riego de los cultivos en el valle, data desde 1956 y nunca se ha mostrado interés en cambiarla o repararla, pese que representa un peligro inminente si termina de arruinarse.

El encargado de abrir y cerrar la válvula de “El Coyolar”, Jesús Gutiérrez Núñez (65,) con más de 33 años de trabajar en el proyecto, urgió la necesidad de la compra de una nueva válvula ya que la vida útil de la misma caducó hace años y el desgaste es evidente.

Y es que la escala de doce pulgadas que permite medir la abertura de la válvula no existe, es por ello que don Jesús hace el procedimiento de abrir y cerrar la válvula “al tanteo”.

“Abro la válvula dependiendo la necesidad de riego en los cultivos en la parte baja del valle de Comayagua  y las manzanas a regar, pero la medición la hago mentalmente y así cuento las pulgadas que debo abrir o cerrar la válvula y esto ha sido así desde hace muchos años”, expresó.

El obrero dijo estar consciente de la responsabilidad que tiene “sobre sus hombros” porque siempre pienso en el peligro que esto representa si hago un mal cálculo puedo terminar rompiéndola del todo por la presión del agua dentro de la represa y si pasa esto inundo todo el valle que sería una desgracia.

“Lo otro que podría pasar es que se trabe la válvula cuando procedo a cerrarla y no pueda volver a abrirla, sé que perjudicaría también porque dejaría sin riego a los agricultores y campesinos que perderían sus cosechas por la falta de riego”, advirtió don Jesús.

Aunque se destacó que uno de los pocos avances del proyecto de “El Coyolar” fue el haber energizado la obra, es decir que la represa contaba con luz propia, LA TRIBUNA constató que la estructura carecía de energía eléctrica ya que fuimos atendiditos en completa oscuridad en la sala de máquinas.

La explicación que dio el ingeniero agrónomo, Luis Miranda es que “la ENEE bajó la cuchilla”, y por ello estaban a oscuras. Pero se verificó con técnicos de la institución que la central tenía una avería en su maquinaria que no compete a la estatal directamente.

Cabe resaltar que personal técnico de la ENEE ha estado colaborando con el proyecto de electrificación en la sala de máquinas de “El Coyolar” en coordinación con el especialista en generación, Wilmer Toscano, pero la depreciación de algunos equipos y de la propia sala de control origina constantes problemas, según se informó.

 

 

Despidos y capacitación

El ingeniero Toscano, aclaró que pese a esos limitantes (desgaste por antigüedad), “El Coyolar” ha tenido mantenimiento en la medida de sus posibilidades y las del personal de la ENEE con el que mantiene coordinación en el trabajo, pero entre el abandono de las pasadas administraciones del Estado, la vida útil y hasta situaciones de interés político, no han permitido que la obra cumpla en un cien por ciento para lo que fue creada.

En ese sentido, “hay situaciones políticas e intereses que están fuera de nuestro alcance”, afirmó por su parte la coordinadora del proyecto, Brenda Canales, quien anunció también algunos despidos de personal no sólo del proyecto; sino también de otras oficinas de la Secretaría de Recursos Naturales y Ambiente (Serna).

Ante esa posibilidad y la preocupación que el proyecto no vuelva a paralizarse, se le consultó al experto en generación, si la Serna contaba con el personal logístico necesario, una vez que esté habilitada la central de la represa, y respondió que no.

“Por esa razón se prevé un entrenamiento para la mano de obra que fue estipulado en un contrato que en los próximos días entrará en licitación pública, anunció.

En tanto Canales, agregó que debido a que en Honduras “todo es político” también se desconoce si el personal técnico con el que cuentan (dos ingenieros), logren permanecer en sus puestos, pese a que son los únicos que conocen del tema y de ser así, tendrían que capacitar a los seis vigilantes que permanecen custodiando la represa.

“No sabemos quiénes se van a quedar y quienes se van a ir, nosotros pensamos recomendar que dentro de la misma gente que tiene 15 ó 20 años de trabajar en la represa como vigilantes o como valvuleros, la idea es capacitar a la misma gente que de alguna manera tiene cierto amor o cariño hacia un bien que tiene mucho tiempo de estar abandonado”, expresó.

“Nosotros somos personas temporales, firmamos contrato hasta el 31 de enero y no sabemos qué es lo que va a pasar después de esa fecha… aquí se despide a la gente por política y esa gente que queda con todos los conocimientos de repente se puede ir, agregó.

Esto pese a que la oficina cuenta con excesivo personal administrativo (más de 12 empleados), y solo dos ingenieros de profesión.

 

 

 

Fuente: La Tribuna

 

 

 

Información relacionada

Honduras: 2011 será el “año de inversiones en materia energética”

Honduras: Detectan más fuentes radioactivas abandonadas

Honduras: rayo provoca un apagón nacional

Honduras: Anuncian la licitación de casi 260 MW de energía renovable

 

 

 

Copyright: 2007 - Afinidadelectrica.com. Contacto: . Diseño y Desarrollo Web: Centraldev. Alojado en Dreamhost.