Noticias

Reciclaje de energía
27/12/2010
El modelo evolutivo del siglo XXI ha traído consigo grandes desafíos económicos y sociales para las ciudades. En cuanto a la eficiencia energética, 75% del consumo de energía se concentra generalmente en las ciudades, del cual el 40% corresponde a los llamados sectores residenciales, toda esta eficiencia energética será un vector claro de la evolución de las ciudades y la transformación está exigiendo ya modos diferentes de planificación territorial.

Para garantizar un buen servicio al ciudadano y conseguir que una localidad genere valor para las generaciones del futuro, será indispensable su transformación de acuerdo con los principios del desarrollo sustentable.

Su aplicación a la eficiencia energética, a la arquitectura, el urbanismo y la planificación del territorio; a la conservación de los recursos naturales; a la reducción de elementos contaminantes; a la optimización de los recursos hídricos; o a la redefinición de los sistemas sanitarios, serán condicionantes en las decisiones de autoridades y demás participantes.

Es vital que los estados continúen profundizando en cómo producen y consumen la energía, poniendo especial énfasis en la creciente demanda de electricidad, con miras en reducir emisiones.

En un contexto en que las ciudades se encuentran en pleno desarrollo de su infraestructura energética para producir más con menos emisiones contaminantes, es clave ponerle nombre a la tecnología que pueda ayudar al sistema energético: cogeneración, conversión de residuos en energía, energías renovables y redes de distribución inteligente.

Entendemos que el suministro eléctrico de las ciudades del futuro no pasa por centrales remotas alimentadas con combustibles fósiles. Se necesita aún más: sistemas inteligentes e integrados que utilicen eficazmente la energía procedente de diversas fuentes y que, a su vez, las distribuyan con la más alta cuota de eficiencia.

Es cierto que al hablar de tecnologías alternativas, el concepto puede intimidar por su amplitud. En este caso, las fuentes de energía renovables son una manera de hacer más inteligente y más eficiente el mundo en el que vivimos.

Para cristalizar una de las tantas soluciones que se pueden brindar en esta materia, es indispensable citar ejemplos que grafiquen en el imaginario colectivo el modelo de pensamiento (y posterior ejecución) a tener para poder trabajar a largo plazo y sobre soluciones concretas.

Para citar un ejemplo en este marco, podemos mencionar el proyecto realizado en Europa, en donde se desarrolló un parque de acumulación de residuos, cuyas instalaciones están equipadas con dos grupos de motores GE Jenbacher, una de las líneas de productos de GE Energy Infraestructure, que aprovechan el gas del tiradero de basura convirtiéndolo en electricidad.

De esta manera se transforman los desechos liberados en el ambiente en energía: el gas que se libera a la atmósfera como resultado de la descomposición de los residuos sólidos urbanos, también conocido como biogas, se utiliza para producir electricidad.

Esta planta en el continente europeo, que trabaja con dos motores, puede suministrar electricidad a 6 mil hogares de forma simultánea. Para ilustrar este ejemplo se puede decir que este proyecto en concreto ayudará a reducir las emisiones de gases de efecto invernadero en una cantidad equivalente a las que producen 48 mil automóviles anuales.

Pero este caso no es exclusivo de países desarrollados. Por ejemplo, en México contamos con alrededor de 36 MW instalados de motores GE Jenbacher (lo que representa más de 20 motores de distinta capacidad), principalmente ubicados en campos petroleros, minas de carbón e industrias en general.

La energía generada por estos equipos es de altísima calidad, mientras que ayudan considerablemente a reducir costos y a minimizar el efecto de los gases tipo invernadero.

En este sentido, y cuando estamos a pocos meses de finalizar la primera década del siglo XXI, nos enfrentamos a la realidad de que esta sociedad es gran consumidora de energía y, sin duda, con el pasar del tiempo, esta demanda irá en aumento, pues todos los días miles y miles de personas e industrias enteras exigirán más y mejor electricidad.

Por ello, el reducido sector que provee energía al planeta, del cual forma parte GE, se enfrenta a un gran reto: proporcionar energía más eficiente y en armonía con las demandas medio ambientales.

Frente a este hecho, en GE estamos haciendo nuestro trabajo, pero además es fundamental e impostergable que la sociedad asuma esta tarea como un deber ineludible.

 

 

 

 

Por: Alejandro Pérez  - Gerente de Mercadotecnia para América Latina de GE Energy Services

Fuente: El Universal

 

 

 

 

Información relacionada

Más artículos sobre ahorro de energía

México: CFE apuesta por energía "sucia"

México: Para 2014 sólo focos ahorradores

 

 

 

Copyright: 2007 - Afinidadelectrica.com. Contacto: . Diseño y Desarrollo Web: Centraldev. Alojado en Dreamhost.