Noticias

Uruguay: Proyectos de ingeniería brindan solución a problemas nacionales
22/12/2010
Varios problemas presentes en Uruguay encuentran solución en los conocimientos adquiridos por alumnos de la Facultad de Ingeniería. Las respuestas van desde el uso de la energía solar hasta la detección de focos de epilepsia.

Si en un futuro no muy lejano va por la carretera y observa que del cuello de las vacas cuelga un dispositivo electrónico, probablemente se trate del proyecto Mosobo (Monitoreo del Sonido Bovino). Desarrollado por estudiantes de la carrera de Ingeniería Eléctrica de la Facultad de Ingeniería de la Udelar, Mosobo fue creado para satisfacer una inquietud de la Facultad de Agronomía: monitorear los tiempos de pastoreo, rumia y descanso de los bovinos para evaluar cómo influyen en la calidad de la carne y la leche.

"Pastoreo, rumia y descanso son las únicas actividades que el animal realiza desde el punto de vista digestivo. Dentro de cada una, tenemos eventos. Un evento, dentro de la actividad de pastoreo, es un arranque de pasto y un silencio entre dos arranques. Cada una de las actividades tiene diferentes tipos de eventos, que tienen distintas características desde el punto de vista del sonido. Con un software extraemos las características de ese sonido, lo hacemos pasar por el modelo y obtenemos la sucesión de actividades", explica Valeria Olivera, una de las integrantes del equipo, presente en "Ingeniería de Muestra", el evento anual de la Facultad de Ingeniería que reunió 50 desarrollos tecnológicos aplicados a la realidad nacional.

Lo que observa la persona es una gráfica. Por ejemplo, la de pastoreo se observa en rojo, rumia en verde, y descanso en azul. "Los ingenieros agrónomos querían evaluar si, por ejemplo, la vaca necesita más tiempo de la pastura A para producir la misma cantidad de leche que con la pastura B. El tiempo que más interesa es el de pastoreo. Les brindamos los datos para que después investiguen", señala Olivera.

 

Energía

Otro cambio del paisaje, pero esta vez más "urbano", podría darse en las casas de balnearios. Allí, colectores solares ubicados probablemente en el techo, podrían sustituir a los calefones para aprovechar la energía del Sol.

Se trata de caños de plastiducto colocados en una "caja" en posición vertical o inclinada para reflejar la luz solar. "El agua entra desde el tanque de agua de la casa, sale y va a una tarrina que es un tanque aislado con espuma de vidrio, y de ahí se conecta a la red de la casa. Hay que hacer una adaptación de la red pero con eso funciona", dice Matías Seoane, uno de los responsables del proyecto. "Se le pone tetra pak arriba de los caños como protección, porque si (los caños) se exponen directamente a la luz solar se van degradando".

Seoane agrega que "funciona mejor en verano que en invierno, pero no deja de funcionar. La temperatura, para lo que es agua caliente para bañarse, da todo el año. Hay muchos modelos y ahora se está estudiando cuáles son mejores para el tipo de radiación que hay acá".

Las "ollas brujas" constituyen otra opción en el uso de energías renovables, pero esta vez aplicadas a la cocina.

El mismo equipo de Seoane trabajó junto al Caif Abracitos para enseñar a construir "ollas" que mantienen el calor y permiten terminar la cocción con menos aporte de energía.

Consiste en una caja construida con espuma plast y tetra pak o aluminio, dentro de la cual se coloca la olla con agua caliente o la comida para que se termine de cocer: "La idea es que el aluminio elimine las pérdidas por radiación. La olla, como todo cuerpo caliente, emite calor. El aluminio funciona como espejo para que (el calor) rebote y vuelva a la olla", detalla Seoane.

En los estudios realizados, colocaron una olla con agua hirviendo afuera de la "olla bruja" y otra adentro. Luego de 180 minutos, la temperatura del agua que estuvo adentro de la "olla bruja" descendió hasta los 80 grados, en tanto la que estuvo afuera descendió hasta los 26 grados.

"Es como un termo para la comida, pero también se puede terminar de cocinar. Por ejemplo, los fideos se cocinan en treinta minutos. Se alargan un poco los tiempos (de cocción), pero se puede ahorrar hasta 30% del gas que se consume", explica.

"Parte de la mejora de condiciones de vida, particularmente en condiciones de entornos desfavorecidos, en los que el costo de la energía no es el mismo para un hogar de altos ingresos que para un hogar de bajos ingresos donde hay que aprovechar los recursos al máximo", agrega Héctor Cancela, decano de la Facultad.

Alumnos de Ingeniería Eléctrica también se inspiraron en las necesidades de la medicina para volcar sus conocimientos. De hecho, el resultado ya se está utilizando en el Hospital de Clínicas para asistir a un especialista en la detección de focos de epilepsia refractaria.

 

Sin sustituir al médico especialista, compara imágenes del cerebro en distintos estados (basal e ictal) de una misma persona para detectar aquellas zonas que puedan identificarse como focos epileptógenos y proceder a su extirpación. "Siempre está la intervención del médico. Lo que encuentra la máquina son las diferencias significativas en flujo sanguíneo", finaliza Franco Miceli, uno de los integrantes del equipo.

 

 

 

Fuente: El País

 

 

 

 

Información relacionada

Impulsan la energía eólica en Uruguay

Uruguay define la interconexión eléctrica con Brasil

Uruguay: UTE inaugura su primer parque eólico en Sierra de los Caracoles

 

 

 

 

Copyright: 2007 - Afinidadelectrica.com. Contacto: . Diseño y Desarrollo Web: Centraldev. Alojado en Dreamhost.