Noticias

Los nuevos equipos de aire usarán toda la energía de una central nuclear
05/12/2010
El fuerte repunte que muestran las ventas de equipos de aire acondicionado ha provocado un doble y dispar impacto en el escenario económico.

Mientras los fabricantes y vendedores celebran estar, otra vez, a un paso de alcanzar la marca anual de 1 millón de equipos vendidos; las distribuidoras eléctricas ven con preocupación lo que puede pasar en el verano con el mayor consumo residencial que se dará con el uso de esos aparatos.

Tras haber facturado en 2009 unas 700.000 unidades, las comercializadoras de electrodomésticos prevén cerrar 2010 con una suba del 30% en la venta de equipos.

En materia energética, los nuevos aires que entrarán en funcionamiento este año en todo el país requerirán unos 600 MW adicionales de potencia, que equivalen a la producción total de una central nuclear como la de Embalse o Atucha II que arrancará en 2011.

Según datos aportados por Fundelec, cada equipo de aire nuevo demandará, en promedio, 1,2 kW de potencia adicional instantánea para ponerse en marcha.

Ahora bien, si se toma como hipótesis un encendido de máxima del 60% de los nuevos equipos durante el período horario de mayor calor, se llega a que serán necesarios a nivel nacional unos 600 MW adicionales –como los que genera Embalse– para cubrir la mayor demanda de potencia de esos aparatos.

En la región metropolitana, donde se concentra casi la mitad del consumo del país, la mayor demanda veraniega de los aires alcanza a unos 300 MW, que equivalen a casi toda la producción de una usina nuclear como Atucha I.

Sin grandes problemas de generación a la vista –pese a que el sistema seguirá funcionando al límite y casi sin reservas–, las mayores preocupaciones por el abastecimiento eléctrico se focalizan en el sector de distribución.

Al igual que en la anterior temporada estival, la mira está puesta en los clientes residenciales de los barrios capitalinos y de las zonas bonaerenses más pobladas que, en principio, estarían más expuestos a las restricciones y cortes parciales por la masiva utilización de los aire acondicionado.

El uso prolongado de los equipos provoca dos grandes tipos de fallas : la salida de servicio de las cámaras de distribución que alimentan a varias cuadras y el recalentamiento de los cables subterráneos que afecta el suministro de las calles más pobladas.

Mientras siguen reclamando el ajuste tarifario que el Gobierno se comprometió a otorgarles en las renegociaciones contractuales de 2008, las distribuidoras Edenor y Edesur implementaron una serie de medidas para acotar los problemas de suministros veraniegos.

Por el lado de Edenor, se instalaron dos nuevas subestaciones en La Matanza y Morón y se renovaron 870 km. de cables de media y baja tensión. Además, incorporó un servicio de motos para fallas técnicas domiciliarias y un nuevo sistema para reclamos por SMS.

Por su parte Edesur, reforzó en un 22% el personal para responder a las contingencias e incorporó nuevos equipos termográficos para revisar las redes y los centros de transformación. Y para atender casos extremos, resolvió duplicar sus generadores móviles: a los 100 grupos electrógenos propios le agregó otro centenar de equipos alquilados que elevan la potencia disponible para emergencia.

 

 

 

Fuente: Clarín

 

 

 

Información relacionada

Más artículos sobre ahorro de energía

Los nuevos equipos de aire usarán la mitad de la energía de El Chocón

Ser ecológico puede generar ganancias

 

 

Copyright: 2007 - Afinidadelectrica.com. Contacto: . Diseño y Desarrollo Web: Centraldev. Alojado en Dreamhost.