Noticias

El Gobierno compra seguros "anti apagón"
29/09/2010
Urgido por evitar a toda costa una profundización de la grave crisis energética que lleve a un apagón en pleno período preelectoral, el Gobierno ha tomado varias decisiones que dan cabal muestra de la grave situación.

Una es que han almacenado toda el agua posible en el sistema de diques de la zona de El Comahue para tener agua para turbinar cuando en el invierno de 2011 el frío haga crecer dramáticamente la demanda domiciliaria de gas.

Los primeros grandes consumidores en quedarse sin combustible son las usinas eléctricas. Las que pueden, lo reemplazan con combustibles líquidos. El Gobierno gastó fortunas este invierno para importar energía carísima de Brasil. La prioridad era conservar el agua para el año próximo. Un colapso energético dejaría sin chances al oficialismo.

Por eso también en el proyecto de presupuesto 2011 se incluyen medidas que seguramente convendría discutir mejor.

Por un lado, se solicitan para el Ministerio de Planificación facultades extraordinarias y superpoderes para emitir y administrar deuda. Uno de los objetivos es constituir un fondo para garantizar las compras al exterior de, precisamente, energía y combustibles.

Este invierno el frío arreció y el Gobierno quiere cubrirse del riesgo de que el año próximo, además del frío, se sufran efectos de una sequía por el efecto climático La Niña. Las importaciones de gas por barco deberán aumentar, no sólo para la industria. Es imposible hacer un corte razonable del fluido a los hogares. En primer lugar, porque en la mayoría de los casos no contarían con sistemas alternativos para calefaccionar.

Pero además, sería tremendamente riesgoso. El peligro de una hornalla que quedó abierta y la consecuente explosión al restablecer el servicio es enorme. De hecho, hay un antecedente que ocasionó una muerte en una falla de una pequeña red de distribución en una localidad santacruceña. En una ciudad un accidente similar tendría consecuencias inimaginables.

El Gobierno tampoco quiere tener que cortar el GNC, con lo cual la situación se complica. Con un nivel de actividad alto, en gran parte por la demanda de Brasil, el Gobierno deberá apostar a poder hacer fuertes restricciones a las fábricas y que éstas no suspendan personal. Las llamadas de Guillermo Moreno con presiones en tal sentido serán, previsiblemente, proporcionales al nivel de frío que el clima traiga.

 

 

Fuente: La Nación

 

 

 

Información relacionada

Riesgo eléctrico: Apagones, peligro y negocios con la energía en las villas porteñas

De Vido le restó importancia a los apagones que provocó la ola de calor

El sistema eléctrico está exigido pero no se vislumbra un colapso

 

 

 

Copyright: 2007 - Afinidadelectrica.com. Contacto: . Diseño y Desarrollo Web: Centraldev. Alojado en Dreamhost.