Noticias

SmartGrid: electricidad inteligente
27/09/2010
Si Edison y Graham Bell pudieran ver el estado actual de sus creaciones, las reacciones de ambos serían distintas. Mientras que el inventor del teléfono estaría asombrado, o quizás confundido, por el estado de las comunicaciones, Edison creería estar aún en 1882.

El funcionamiento de la red eléctrica ha variado muy poco durante los últimos 100 años. No obstante, los usos y la demanda han sufrido cambios radicales. Un sistema pensado para unos pocos miles de usuarios resulta cada vez más inadecuado para manejar varios millones de consumidores. Por otro lado, el alto costo de la energía hace necesario aumentar la eficiencia de su distribución y las nuevas formas de generación, como la solar o la eólica, presentan nuevos desafíos tecnológicos. El Departamento de Estado de los Estados Unidos ha tomado nota de esta problemática y pretende darle solución mediante una iniciativa denominada SmartGrid. Esta prevé transformar al sistema de distribución de energía en una gran red de comunicación, donde el flujo de electricidad vaya acompañado de un flujo de datos, con información sobre consumos, fallas, precios, que permitan un manejo inteligente de la energía.

 

Control instantáneo

Podríamos pensar a la red actual como una estación de radio o televisión, donde la información (la electricidad), fluye desde un punto central hacia los usuarios. Nosotros sólo podemos conectarnos o desconectarnos. Con la SmartGrid, esto cambia. Los consumidores podrán obtener información en el acto sobre el consumo de cada uno de sus aparatos, el costo de la electricidad y programar sus electrodomésticos para que funcionen en las franjas más baratas. Para esto, en un futuro cercano, todos los aparatos eléctricos tendrán incorporado medidores inteligentes, que harán las veces de modems, permitiéndoles dialogar directamente con la red eléctrica.

Este control instantáneo no sólo beneficiará a los clientes, sino que permitirá a las empresas distribuidoras balancear de forma más eficaz la carga, evitando así los apagones. Esto último corre no sólo para grandes consumidores, sino, en un futuro próximo, para cualquier casa que posea un auto eléctrico. Se estima que con que sólo un tercio de la población de Estados Unidos ponga a cargar de forma simultánea sus autos, esto resultaría en un colapso instantáneo de la red. La SmartGrid podría evitar esto, administrando la carga de los autos por tandas y de forma totalmente automática.

 

Otro desafío

Pero la bidireccionalidad de la comunicación no corre únicamente para los datos, sino también para la electricidad. Dado que cada vez son más las casas americanas con paneles solares o pequeños molinos eólicos, la nueva red prevé la posibilidad de que los consumidores vuelquen esta energía al sistema. Podrán vender su excedente a cambio de utilizar electricidad de la red en días nublados o sin viento. Esto permite evitar las grandes pérdidas energéticas inherentes al proceso de almacenaje en baterías, utilizado en la actualidad.

Otro de los desafíos encarados por esta iniciativa es el de lograr una red eléctrica más segura y más tolerante a las fallas. Para esto, se colocarán sensores inteligentes a lo largo de toda la línea de distribución. Estos monitorearán de forma continua el estado de la red, permitiendo no sólo detectar problemas, sino anticiparse a ellos. A ello debe sumarse un nuevo esquema de generación de electricidad, donde pequeñas centrales distribuidas por el país reemplazarán a las pocas y enormes existentes hoy en día. De este modo, cualquier falla en la red afectará a unos pocos usuarios.

Si bien esta iniciativa puede parecer algo muy lejano, sobre todo para un país como el nuestro, el cambio ya se ha puesto en marcha. El Departamento de Energía estadounidense está en conversaciones con las grandes empresas del rubro, a fin de acordar protocolos comunes de comunicación para la red. Asimismo, más del 20% de las nuevas empresas creadas en los Estados Unidos giran alrededor de tecnologías relacionadas a la SmartGrid. Por otra parte, ya son varios los países de la Unión Europea con iniciativas semejantes y que están mirando ansiosamente las pruebas piloto llevadas a cabo por los americanos. Si todo sale bien, dentro de 20 años, al contemplar la nueva red inteligente de electricidad, Edison podrá sentir la misma confusión que Graham Bell.

 

 

Por: Martín Sigwald [Investigador del Centro Argentino de Estudios de Radiocomunicaciones y Compatibilidad Electromagnética (CAERCEM), del Instituto Tecnológico de Buenos Aires (ITBA)]

Fuente: El Cronista

 

 

 

 

Información relacionada

Más artículos sobre transmisión & distribución

Smart Grids tecnología y tendencias: Integración con sistemas SCADA/EMS/DMS

Telelectura de medidores de energía con tecnologías AMR y AMI

 

Copyright: 2007 - Afinidadelectrica.com. Contacto: . Diseño y Desarrollo Web: Centraldev. Alojado en Dreamhost.