Noticias

México: Trane busca el liderazgo en sector de ahorro de energía
25/07/2010
De acuerdo con un estudio realizado por la firma Internacional Energy Outlook, el consumo de energía en el mundo se incrementará 57% entre 2009 y 2030, a pesar de que se espera que los precios, tanto del petróleo como del gas natural, continúen en aumento.

En un edificio el mayor gasto de energía es consecuencia de los sistemas de aire acondicionado que, según la Conae (Comisión Nacional para el Ahorro de Energía), representan tan sólo 50% del consumo eléctrico, por lo que utilizar sistemas eficientes y mantenerlos en buen estado puede dar ahorros de entre 5 y 30%.

Aunque la crisis financiera detuvo proyectos de construcción, la firma Trane está convencida que es un buen momento para invertir con una visión a largo plazo y aplicar sistemas que brinden eficiencia energética y a la larga grandes ahorros, pues según cálculos elaborados por el Consejo Mundial de Negocios para el Desarrollo Sustentable se revela que del total de la energía que consume un edificio, 12% se utiliza en la etapa de la construcción, mientras que 84% se gasta durante la vida útil de la edificación debido a la calefacción, ventilación, agua caliente y electricidad, y el restante 4% se emplea en el mantenimiento del edificio.

Por ello, la propuesta de Trane, proveedor de sistemas de aire acondicionado, calefacción y ventilación, se compone de soluciones sustentables.

Por ejemplo su gama chiller centrífugo fue elegida por la EPA (Agencia de Protección al Ambiente, en Estados Unidos) como el sistema más eficiente del mundo, “este tipo de reconocimientos nos hacen ver que vamos en la dirección adecuada”, afirmó Jaime Jiménez, director de la empresa en México.

 

¿Cuál es la razón principal por la que se desperdicia energía en un edificio?

El error más común que vemos en el mercado de construcción es que las áreas de construcción y operación están divorciadas, cuando en un edificio se basan las decisiones en el costo inicial de la construcción y equipamiento y no se toma en cuenta el costo total durante la vida útil del edificio que se edificará.

Ahí es donde se originan los principales errores con los que vive un edificio el resto de su vida útil, porque el acudir a las nuevas tecnologías puede tener un costo inicial muy superior al estimado.

Sin embargo, cuando se piensa que un edificio va a tener una vida útil de unos 50 años, el costo de operación de estos sistemas ineficientes es mayor contra un sistema de alta tecnología que tiene un retorno de inversión importante.

 

¿Cuál es la consecuencia de esta falta de planeación en el edificio?

La principal consecuencia es el sobrecosto que se va a pagar el usuario por consumir más o más cara energía, el tener costos de operación importantes porque son sistemas que requieren de alto mantenimiento o mucha reparación y paros, eso en la parte más tangible.

Pero también hay una parte más intangible, por ejemplo, si hablamos de un centro comercial, el que en una tienda departamental haya calor ahuyenta a la clientela, el comercio detallista tiene muy estudiado el efecto de un ambiente confortable y el no darlo te trae desde luego consecuencias en las ventas.

 

¿Considera que existe un interés por adquirir equipos eficientes?

Cada vez más hay más interés; por   que por un lado viene la parte de consciencia por el daño al medio ambiente, tema que hasta hace unos años se tocaba de manera subjetiva y hoy todos somos testigos del deterioro del medio ambiente.

La otra parte es que los ocupantes de los edificios cada vez son más conscientes de lo que es el costo de operación, cada vez se fijan más en los sistemas que son los principales consumidores de recursos, entonces también los desarrolladores buscan tener productos que hagan atractivos sus edificios, porque los inquilinos cada vez están más educados.

 

¿Cuál es el mercado de mayor interés en el tema?

El que está más alerta de esto es el mercado donde el mismo constructor es el que va a habitar el edificio, por ejemplo hotelería, todas las cadenas hoteleras saben que el costo de operación en la parte de energía es tremendo; cadenas comerciales, supermercados, tiendas departamentales, y también hospitales que construyen, operan y habitan los edificios.

Y en la parte de oficinas se da mucho que los desarrolladores que construyen para posteriormente vender o rentar son cada vez más conscientes, porque el metro cuadrado de construcción podrá estar muy barato cuando compran, pero después se quedan con sistemas que no son óptimos, además, las empresas exigen tener instalaciones muy eficientes.

 

¿Cuál es la propuesta para el mercado mexicano que realiza Trane?

Traemos varias iniciativas importantes, una que ya tiene tiempo implementándose con éxito y todavía tiene mucho futuro en México es el almacenamiento térmico por medio de hielo.

El concepto es que en lugar de operar los equipos mecánicos en horarios de energía cara, que es cuando toda la gente está en el edificio, pones a funcionar estas máquinas durante los horarios de energía barata para producir hielo, por ejemplo en la noche, así durante el día las apagas y el acondicionamiento se obtiene del derretimiento de hielo y hay un ahorro importante no sólo en energía, sino en el costo de la energía.

 

¿Qué otras tecnologías sustentables ofrece su compañía?

En las zonas de altas temperaturas el costo de energía es muy alto y ahí estamos con los sistemas de volumen de refrigerante variable que son sistemas con un ahorro de energía muy importante.

Por otra parte estamos evolucionando los sistemas de automatización a lo que es comunicación inalámbrica que permite que estos sistemas dejen de estar encasillados en obras nuevas sino que también se apliquen a los edificios ya existentes, para que de una manera mucho más económica puedan implementar estos sistemas.

Anteriormente, las modificaciones obligaban a abrir paredes para meter cableado afectando mucho con las remodelaciones la vida del edificio.

 

¿Qué opciones recomienda la empresa para reducir el uso de energía en los sistemas de aire acondicionado?

El enfriamiento gratuito, que consiste en hacer un barrido de carga térmica por las noches, es decir, que de manera mecánica abras el manejo de aire del edifico para meter aire exterior fresco gratis.

Con ese aire sacas todo el calor que se queda del día anterior, por el uso de las máquinas y la presencia de la gente, de tal manera que cuando inicia operaciones en la mañana, las máquinas no se forzan a trabajar, porque están enfriando un ambiente que ya estaba fresco.

 

¿Cómo pueden hacer conscientes a los usuarios del ahorro de energía?

Contamos con un software de desarrollo propio que nos permite hacer análisis de energía y financieros para los clientes que podemos utilizar en dos vertientes.

Una de ellas es cuando se va a hacer un inmueble o edificio nuevo, cuando el constructor está ante tres cotizaciones y no sabe qué decisión tomar.

Ahí lo que hacemos son corridas de energía que derivan en corridas financieras para poder demostrarle al empresario que utilizando este tipo de sistemas ahorradores de energía va a tener un retorno sobre la inversión mayor.

El otro uso es para edificios existentes donde se hacen las corridas para demostrar que aunque el sistema sigue operando está consumiendo energía y costos que permitirían financiar un sistema nuevo con la última tecnología y tener un retorno que te va a permitir pagar por el nuevo sistema con los ahorros que se generan.

 

¿Considera usted que los esfuerzos de algunos programas, como el Fideicomiso para el Ahorro de Energía (FIDE), son los adecuados?

La labor que se hace es importante en la promoción de ahorro de energía porque algo crucial para que este tipo de proyectos se den es el financiamiento y el tener una fuente de apoyo como el FIDE es básico para que los proyectos despeguen, porque muchas veces el cliente está consciente, ve el beneficio que va a tener en consumo, pero no cuenta con el capital necesario para hacer la inversión inicial en el cambio.

El que cuente con un brazo de financiamiento como el FIDE es importante, y por otro lado también está cumpliendo con una responsabilidad que tiene el Estado que es propiciar el ahorro de energía tanto por el cuidado del medio ambiente como el disminuir la necesidad de seguir creando plantas termoeléctricas que tienen una alta dependencia sobre todo en la quema de combustibles fósiles.

 

¿Cuáles son los planes de la empresa?

Estamos muy ocupados en todo lo que es la cadena de frío que agrupa todo el enfriamiento, desde transporte de los alimentos, la exhibición y almacenamiento en un centro de distribución o supermercado, hasta lo que es el aire acondicionado en el punto de venta, esa es una ventaja que tenemos en el mercado porque nadie cubre toda la cadena de frío desde su origen, es algo que buscamos aprovechar al máximo.

También la cuestión de lo sistemas de control inalámbricos creemos que van a tener una aceptación muy importante, sobre todo en la remodelación de inmuebles o edificios y en los edificios históricos por su facilidad de instalación,

 

¿Desde cuándo opera Trane en el país?

La firma Trane inició operaciones en México en 1991, porque la cuestión arancelaria no permitía que fuéramos competitivos, pero a raíz del ingreso de México al GAP y posteriormente el Tratado de Libre comercio con Estados Unidos y Canadá la empresa vio la oportunidad de montar operaciones directas y desde entonces es que está en México.

 

¿Cuál es su posición en el mercado?

Trane es una marca muy reconocida en el mercado del aire acondicionado que, a pesar de no haber estado en el país de manera amplia durante mucho años, era muy conocida por los ingenieros, los contratistas y los distribuidores.

Era una de las marcas muy esperadas en México y eso nos abrió muchas puertas aquí; posteriormente, el enfoque que hemos tenido en los clientes y el haber traído al mercado mexicano soluciones innovadoras nos llevaron a tener una gran historia de éxito. Actualmente, podemos decir, por estimaciones propias, que tenemos la mayor participación de mercado enfocado en los diferentes nichos de negocio.

 

¿Qué tipo de soluciones introdujeron en nuestro país?

Por ejemplo, el concepto de sistemas integrados de confort, que era ver las instalaciones mucho más allá de productos aislados para ver el edificio en su conjunto con una solución integral.

Fuimos los pioneros en traer los sistemas de automatización para edificios, en incorporarlos a nuestras soluciones, porque los sistemas en los edificios básicamente surgen a raíz de la crisis energética que se da en los 70 y la necesidad de ahorrar costos de energía y operación.

En un edificio más de la mitad del consumo energético proviene del aire acondicionado y de ahí que el ofrecer un sistema de automatización que trajera ahorros fuera la partida más obvia por eso trajimos a México este concepto que hoy está muy generalizado y sigue teniendo mucha vigencia porque el costo de la energía y la operación cada vez golpea más a las empresas, cada vez es más caro y van a seguir siendo más escasos.

 

¿Cuál es su participación de mercado en sus diferentes nichos?

Por gama de productos, en los que llamamos nosotros equipo comercial, equipo comercial ligero y equipo aplicado, que son los sistemas de grande edificios en agua helada, definitivamente tenemos la mayor participación.

En la parte de mercado residencial estaríamos hablando de estar en un segundo lugar pero la suma de todos los mercados es lo que nos da la posición número uno, pero estas son estimaciones propias porque en México no existen estudios formales sobre el sector.

 

Fuente: El Universal

 

 

Información relacionada

Más artículos sobre ahorro de energía

Transformarán al Palacio la Moneda de Chile en un edificio eficiente y sustentable

Los nuevos equipos de aire usarán la mitad de la energía de El Chocón

 

 

 

Copyright: 2007 - Afinidadelectrica.com. Contacto: . Diseño y Desarrollo Web: Centraldev. Alojado en Dreamhost.