Noticias

Invierten u$s 150 millones para generar electricidad con soja
17/07/2010
Las plantas, que se instalarán en Buenos Aires, Santa Fe y Entre Ríos, serán las únicas en Sudamérica y quemarán aceite vegetal para crear energía.

Dos empresas invertirán u$s 150 millones en la instalación de cuatro plantas generadoras de electricidad sobre la base de soja y aceites de desecho.

Las firmas Emgasud, del empresario Alejandro Ivanessevich, y Nor Aldyl resultaron adjudicatarias del programa oficial de Energías Renovables (Genren) cuyos resultados fueron anunciados por el Gobierno a principios de julio. Emgasud figura como adjudicataria de una planta y Nor Aldyl, de las tres restantes. Sin embargo, según pudo saber El Cronista, la controlante de Emgasud, Fides Gruop, tendrá participación en las tres plantas restantes.

En paralelo, la empresa que lidera el chubutense Ivanessevich obtuvo la aprobación de otros cuatro proyectos eólicos, de los 17 otorgados.

El programa Genren, que entregó a una docena de empresas el cupo de 895 megavatios (MV) de generación de electricidad sobre la base de energías renovables, dispuso que de ese total, 110 MV correspondan a la elaboración de energía termoeléctrica a partir de aceites vegetales. El enorme volumen de soja producido en el país, que este año llegó a un nuevo tope de 55 millones de toneladas, hace que, naturalmente, la principal opción de base de las firmas elaboradoras sea el aceite extraído de la oleaginosa.

Tras el anuncio, se levantarán por primera vez en el país, y en Sudamérica, plantas que obtendrán la energía directamente del aceite de la soja, sin pasar por la elaboración previa de biocombustibles. Para eso, las empresas cerraron la compra de tecnología a la empresa finlandesa Wartsila, que ya instaló centrales de este tipo en Italia, Alemania y Bélgica, en su mayoría, para productores independientes que quieren proveerse su propia energía.

Las cuatro plantas se alzarán en San Lorenzo, en el centro aceitero del país, en la provincia de Santa Fe; Paraná, Entre Ríos; Bragado y Bella Vista, provincia de Buenos Aires. La planta de Paraná es la única que figura como propiedad de Emgasud, y este diario no pudo saber a cuánto asciende la participación de la firma en los restantes establecimientos.

Según el programa oficial, la estatal Enarsa compromete energía a las adjudicatarias por un plazo de 15 años, por lo que las firmas entablaron ya relaciones con las grandes aceiteras que operan en el país para asegurarse la provisión del insumo básico de su nuevo negocio. Entre estas empresas se cuentan Molinos, Cargill, Bunge, Aceitera General Deheza y Louis Dreyfus. Las plantas también trabajarán, en parte, con gas natural como insumo.

El anuncio de las adjudicaciones llegó justo cuando están interrumpidas las nuevas compras de aceite de soja argentino por parte de China, el principal comprador, con lo que el mercado ve con buenos ojos, aunque no sin reparos, que se genere una nueva fuente de demanda del producto, del que la Argentina es primer exportador mundial.

 

Fuente: El Cronista

 

 

Información relacionada

Más artículos sobre energías alternativas

Greenpeace denuncia el uso de aceite de soja en la producción de biodiésel destinado a Alemania

Las empresas latinoamericanas buscan tecnología europea en bioenergía para seguir creciendo

 

 

 

Copyright: 2007 - Afinidadelectrica.com. Contacto: . Diseņo y Desarrollo Web: Centraldev. Alojado en Dreamhost.