Noticias

BMW se enchufa
15/07/2010
La marca alemana encara este proyecto con desarrollo propio y exclusivo para este modelo. Además, manejamos el “auto laboratorio”, el MINI E.

En toda la historia de la industria automotriz los fabricantes han trabajado en búsqueda de la reducción de consumo. Y en las últimas décadas ha aparecido la utilización de energías alternativas. El calentamiento global, la suba del petróleo y nuevas normativas de emisiones han acelerado esta carrera. Y hoy la tendencia va hacia los vehículos eléctricos, como el proyecto que tiene BMW, el Megacity Vehicle (MCV), un auto concebido para un uso urbano y que en 2013 empezará a rodar por las calles del Viejo Continente.

Es necesario conocer el camino que se transitó para llegar a este momento de la industria. Como se dijo antes, las marcas siempre han buscado reducir consumo y emisiones. Pero en la última década y media empezaron a aparecer prototipos con “emisiones cero”. A principios de este milenio la estrella era la utilización del hidrógeno, que puede obtenerse por medio de energías renovables (agua, viento y sol). Sin embargo, los costos que implican desarrollar una tecnología para este combustible y realizar una red de estaciones de carga son aún altísimos. Es por eso que había que encontrar un paso intermedio antes de llegar al hidrógeno.

BMW ha empezado a materializar su proyecto MCV desde el año pasado. El primer indicio fue el MINI E, un modelo adaptado con motor eléctrico, que se distribuyó en algunos mercados. El segundo paso será el BMW Active E, que toma como base el Serie 1 de la marca de Munich y que se empezará a distribuir a partir del año que viene. Estos dos proyectos son los laboratorios del MCV, que aparecerá en 2013.

A diferencia de lo que proponen marcas como Nissan o Renault, al menos en una primera fase, que ofrecerán masivamente autos eléctricos pero con una construcción integral muy similar a la de un auto convencional, BMW se ha replanteado los caminos que debe seguir para lograr una eficacia superior. Es por eso que la arquitectura del MCV será totalmente distinta a lo que hoy se conoce. Es que el gran desafío es ganarle la carrera al peso, ya que el paquete de baterías que precisa un auto eléctrico incrementa en más de 350 kilos el peso respecto del mismo modelo con motor de combustión. El auto, que tendrá el tamaño de un vehículo urbano con capacidad para cuatro pasajeros, tendrá un chasis de largueros, como los que se utilizaban antes o como llevan hoy las pick ups. La gran diferencia radica en que ese chasis será de aluminio y no de acero. Pero lo más sorprendente es que la cabina estará fabricada en un plástico reforzado con fibra de carbono. Este compuesto, que se utiliza en competición y en aeronáutica, es extremadamente resistente y pesa 50 % menos que el acero y 30 % menos que el aluminio. De este modo, BMW tendría resuelto el problema del peso en su futuro auto eléctrico.

Si bien no hay información de qué potencia tendrá el MCV, pero sí se confirmó que será de tracción trasera, fiel a la historia de BMW. Sin embargo, el fabricante bávaro creará una sub marca para comercializar este modelo. ¿Se lo verá en Argentina? Dependerá de la evolución que tengan los autos eléctricos y de los apoyos gubernamentales.

 

Fuente: Clarín

 

 

Información relacionada

El automóvil eléctrico ya se pone las pilas

En Tokio reinan los autos eléctricos

Renault eleva su voltaje

 

 

Copyright: 2007 - Afinidadelectrica.com. Contacto: . Diseņo y Desarrollo Web: Centraldev. Alojado en Dreamhost.