Noticias

Masdar, la primera ciudad 100% ecológica del mundo, ya se construye en el desierto
03/07/2010
Su diseño fue encargado al destacado arquitecto británico Norman Foster. Levantada en el rico emirato de Abu Dhabi, será una urbe con un uso intensivo de energía solar y sin autos. 

Suena a utopía, pero será realidad en 2016. Su nombre es Masdar (que en árabe significa fuente u origen) y cuando esté concluida se convertirá en la primera ciudad totalmente ecológica del planeta y, paradójicamente, se ubicará en una zona netamente petrolera, donde los índices de emisiones de carbono son de los más altos del mundo.

Edificarla de la nada sobre 6,5 km² del desierto de Abu Dhabi le costará a Emiratos Árabes Unidos US$ 22 mil millones. Su construcción comenzó en 2008.

A diferencia de Dubái, donde existe una obsesión por romper récords mundiales de edificios altos para convertirse en el centro financiero de la Tierra, en Masdar las construcciones no superarán los cinco pisos.

Para conseguir un mejor equilibrio entre la luz solar y la sombra, la ciudad estará orientada de noreste a suroeste. La mayor parte de sus calles tendrá sólo tres metros de ancho y 70 metros de largo, de modo que haya sombra la mayor parte del día y se mantenga una temperatura promedio de 20 grados centígrados en el ambiente.

Según el proyecto Masdar City, los 50 mil habitantes que tendrá el lugar no podrán usar autos para desplazarse. La urbe está pensada para ser básicamente peatonal. Pero si hay necesidad de utilizar un sistema de transporte, existirán vehículos sin conductor que se desplazarán sobre rieles magnéticos -en los que podrán entrar hasta seis pasajeros-, alimentados por energía solar y que se detendrán de manera automática si en su camino aparece un obstáculo. Estarán programados para ir a cualquiera de los 1.500 puntos habilitados como estaciones.

La ciudad usará fuentes de energía renovables, como la eólica y paneles solares, lo que la hará autosuficiente en este campo. Ello le permitirá emplear hasta 75% menos de electricidad que otras ciudades del mismo tamaño.

 

El agua potable provendrá del mar

Una gran planta de desalinización, alimentada también con energía solar, será la encargada de procesarla para el consumo humano. Las frutas y verduras se cultivarán en invernaderos, los mismos que serán regados con agua tratada. Y todos los desechos que generen los habitantes serán reciclados.

El anuncio oficial lo hizo en 2006 el gobernante del país, el jeque Mohamed Bin Zayed al Nahyan. El diseño fue encargado al destacado arquitecto británico Norman Foster, ganador del premio Pritzker en 1999 y del Premio Príncipe de Asturias de las Artes en el 2009.

Masdar albergará una universidad y a unas 1.000 empresas.

Para reducir el consumo de energía en su zona comercial, denominada Masdar Plaza, el techo tendrá una subcubierta fotovoltaica (formada por celdas que producen electricidad a partir de la luz que incide sobre ellas), que protegerá la estructura del excesivo calor.

 

Espejos y paneles

Sobre los patios de los edificios también habrá paneles fotovoltaicos, que mitigarán el calor y los efectos de los vientos del desierto.

La luz natural será aprovechada mediante espejos heliostáticos (se mueven según el desplazamiento del Sol, para mantener en todo momento el reflejo de sus rayos).

En palabras del sultán Al Jaber, director de Masdar Initiative, empresa estatal de Abu Dhabi que explora, desarrolla y comercializa nuevas energías, el país aspira a convertirse en fuente principal de las soluciones energéticas.

Si tiene éxito, la lección que dejará este megaproyecto es que sí es posible abandonar de manera gradual el consumo de combustibles fósiles para mitigar los efectos del calentamiento global. En este campo, por lo visto, las utopías sí existen.

 

Pequeño pero poderoso

Abu Dhabi, con una población de 4,5 millones de habitantes -concentrados en una isla en forma de T al sureste del golfo Pérsico- pertenece a los Emiratos Árabes Unidos y cuenta con un PIB per cápita de US$ 42.000.

Es considerado el tercer productor de petróleo del Golfo Pérsico, detrás de Arabia Saudita e Irán. Y a pesar de eso, actualmente sus autoridades buscan diversificar sus fuentes de ingreso a través del desarrollo de grandes proyectos turísticos.

 

Fuente: El Mercurio

 

 

Información relacionada

Más artículos sobre ahorro de energía

Bahrain World Trade Center, un hito de la "arquitectura eólica"

El retorno del Gran Juego en la lucha por los recursos

 

Copyright: 2007 - Afinidadelectrica.com. Contacto: . Diseño y Desarrollo Web: Centraldev. Alojado en Dreamhost.