Noticias

La luz volviķ, pero las dudas no se aclararon
06/06/2010
El Ministerio de Planificación federal se presentó en la justicia para que se investigue si hubo sabotaje. De Vido hizo una denuncia judicial por la doble y “atípica” falla en Edesur que dejó a oscuras por un día entero a cinco barrios de la ciudad. También anunció que se evaluarán las multas que le correspondan a la empresa.

Cansado de explicar lo inexplicable, un especialista en materia de electricidad concluyó ante este diario que el extraño origen del apagón en la ciudad de Buenos Aires bien podría compararse con una desventura automovilística. “Es como si se pinchara una goma y uno la cambia por la de auxilio y después, camino a la gomería, se pincha otra goma. O tengo mucha mala suerte o alguien me puso clavos en el camino”, dice el experto. Edesur insistió ayer en afirmar que no tiene elementos para asegurar que hubo clavos en el camino, pero que tampoco lo puede descartar. Y remarcó lo “atípico” de la falla eléctrica que dejó sin luz a 75 mil personas el jueves pasado. En el Ministerio de Planificación Federal tienen la misma postura, por eso su titular, Julio De Vido, anunció que hizo una denuncia judicial ante un posible sabotaje y prometió “una profunda investigación” desde el organismo estatal de control para aplicar las multas que correspondan por el apagón. La empresa también abrió una investigación interna.

Anoche, en el Ente Nacional Regulador de Electricidad (ENRE), tampoco descartaban el sabotaje. Un experto del organismo informó que los cables que se “pincharon” son de “la época de Segba”. Es decir, podrían tener entre 30 y 50 años. “No es que estén vencidos, pero son cables que tienen su tiempo y que por ahí pueden fallar”, dijo la fuente. El cableado de la ciudad tiene un sistema de auxilio por el cual, si deja de funcionar un tendido, se genera un corte de luz de pocos segundos hasta que la electricidad pasa a un cable paralelo dispuesto para estos casos. El especialista del ENRE comentó que este cable de auxilio, aunque no tenga mucho uso, sigue siendo “antiguo”.

“Es importante que se sepa que en ningún momento los cables estuvieron sobrecargados por una demanda de los consumidores. Y si bien las instalaciones las había realizado Segba antes del proceso de privatización, no había una obligación de cambiar los cables. Sólo se cambian cuando no andan más o cuando hay una innovación tecnológica que funciona más eficientemente. Estos cables que fallaron no se van cambiar, se van a empalmar”, dijo la fuente del ENRE. ¿Valdría la pena renovarlos?, preguntó Página/12. “Hay tecnologías modernas pero no aportan un beneficio tal que se haga recomendable cambiarlos.”

Un vocero del Ministerio de Planificación Federal tildó de “llamativo” el incidente que dejó a oscuras a los barrios de Caballito, Flores, Floresta, Parque Chacabuco y Almagro, más partes de zonas aledañas. “Estamos hablando de dos cables que están dos metros bajo tierra, tienen 400 metros de largo y las dos fallas están a cinco metros una de otra –informó el vocero–. Es raro que estén a tan poca distancia las fallas. Además, son cables de alta tensión que van recubiertos por un caño que adentro tiene aceite, que funciona como aislante. No se cortan con una tijerita... si fue intencional, cortarlos implicó una tarea muy compleja, especializada.”

Ayer, el ministro Julio De Vido visitó la esquina de las calles Bilbao y Pergamino, en Floresta, y supervisó las obras de reparación junto con el secretario de Energía, Daniel Cameron. Allí revelaron que el ENRE investigará la responsabilidad de la empresa Edesur para librar futuras multas. Además, informaron que el subsecretario legal del Ministerio presentó una denuncia judicial, que recayó en el Juzgado Federal Nº 7, donde se resalta el daño causado a la infraestructura estatal y la seguridad ciudadana, ya que se trata de un servicio público.

La relación entre el gobierno nacional y las empresas de energía eléctrica no está en su mejor momento. Hay actas firmadas de una renegociación por la que el nuevo cuadro tarifario debería haber regido desde el 2005. Sin embargo, el especialista del ENRE consultado por este diario contó que “esas negociaciones están demoradas en su aplicación y las partes acordaron un período de transición que el Estado viene retrasando”. ¿Y si fue un autosabotaje? La fuente duda. “No, no. No le conviene a la empresa”, responde. La fuente del Ministerio de Planificación coincide: “Les dimos un aumento en 2008, no fue grande pero fue algo”.

Según explicó el experto del ENRE, cuando la demanda de electricidad crece, las instalaciones envejecen: “Si la empresa se escuda en que no tiene ingresos, la variable de ajuste es la calidad del servicio porque se deja de invertir o no se gasta lo suficiente en mantener la estructuras que permiten el servicio”. Por su parte, Alejandra Martínez, vocera de Edesur, negó que el problema se haya originado por la falta de mantenimiento: “Desde el primer momento se tenían los materiales que se debían utilizar; además, por las características del problema y de la falla, no era que había que traer equipamiento del exterior ni que no había en stock. La empresa tuvo lo que tenía que tener en el momento”.

En Edesur no alientan la hipótesis del sabotaje, pero tampoco la descartan. “Fue una falla atípica respecto de lo que es el sistema eléctrico”, comentó Martínez y agregó: “Ya comenzamos los peritajes pertinentes, se abrió una investigación y por el momento no tenemos los resultados”. El 95 por ciento de los clientes que resultaron afectados por el apagón recuperaron el servicio ya temprano a la mañana. Los cerca de 4000 usuarios restantes lo fueron consiguiendo hacia el mediodía.

El caos generado el jueves incluyó más de 300 semáforos sin servicio y unos pocos damnificados que protestaron con cacerolas y papeles incendiados en una esquina de Caballito. Ayer, tres escuelas de los barrios de Parque Chacabuco, Santa Rita y Monte Castro no pudieron brindar clases porque persistía el corte de luz.

Alejandro Giosef, uno de los encargados de la reparación, explicó que “las técnicas de alta tensión llevan mucho más tiempo que los trabajos domiciliarios porque los aislamientos son mucho más resistentes y requieren un tratamiento especial diferente al empalme con cinta aisladora”.

El jefe de Gabinete porteño, Horacio Rodríguez Larreta, protestó todo el día por los cortes, pero anoche los semáforos, que debía arreglar el Ministerio de Desarrollo Urbano porteño, “todavía se estaban recuperando”, dijeron desde el ministerio.

 

Fuente: Página/12

 

 

Información relacionada

Apagón en seis barrios de Capital: la luz volvería en las primeras horas de mañana

Cinco barrios que quedaron a oscuras

México: Ola de apagones "por sabotaje"

Sabotaje: derribaron dos torres de alta tensión

 

 

 

Copyright: 2007 - Afinidadelectrica.com. Contacto: . Diseņo y Desarrollo Web: Centraldev. Alojado en Dreamhost.