Noticias

El sector de la energía solar se enfrenta a la lucha por el poder
18/05/2010
La crisis económica afecta la industria fotovoltaica. Menos subsidios y caída de precios impulsan la concentración del mercado.

La industria fotovoltaica mundial se encamina hacia una reestructuración, con los grandes fabricantes de módulos solares de China y Estados Unidos que compiten por ocupar un lugar preponderante en Europa mientras las empresas más pequeñas sufren las consecuencias de un colapso de precios y subsidios más bajos.

La semana pasada, los ejecutivos que participaron de la cumbre de la industria fotovoltaica italiana y la feria comercial de Verona se sintieron animados por los pronósticos de un aumento en la demanda de energía solar anunciados por la Agencia Internacional de Energía con sede en París, pero también advirtieron sobre el riesgo de que se forme una burbuja en torno al rápido crecimiento de Italia, tras el estallido del mercado español ocurrido el año pasado.

“Veremos una mayor consolidación de los principales actores hasta que queden sólo unos pocos fabricantes muy grandes”, dijo David Hogg, director de operaciones europeas de la compañía china Suntech Power, que planea aumentar la producción a 1.250 MW en 2010 con respecto a los 700 MW producidos el año pasado y está desarrollando una nueva generación de paneles Pluto de alta eficiencia.

“A medida que la industria madure, sólo quedarán las empresas que tienen una base de costos reducida”, afirmó Hogg, subrayando la importancia de las economías de escala.

La caída de alrededor de 50 % en los precios de los módulos que tuvo lugar en los últimos 18 meses ha dejado a algunas empresas en una posición vulnerable. Esto se hizo particularmente evidente en Alemania, donde Anton Milner renunció en marzo a su cargo de presidente ejecutivo de Q-Cells, que en algún momento fue la mayor fabricante de células solares, tras lo que llamó ‘cifras extremadamente negativas ‘ con respecto al año 2009.

TK Kallenbach, vicepresidente de First Solar, la empresa con sede en Arizona que dice ser la mayor fabricante mundial de módulos solares de película delgada, señaló que se podrían hacer analogías con las consolidaciones periódicas que se han venido produciendo en la historia de la industria automotriz.

“La escala es importante”, dijo Kallenbach al Financial Times. “Es valioso contar con una capacidad en gigawatts relevante a nivel global”.

Cuando le preguntaron si First Solar estaba en vías de realizar algunas adquisiciones, Kallenbach respondió: “Estamos observando la industria. Ya veremos. No estamos intentando comprar ninguna empresa en particular”.

Ingmar Wilhelm, vicepresidente de la división de renovables de Enel, dijo que la empresa italiana de servicios públicos no tenía intenciones de participar en el proceso de consolidación. Enel está invirtiendo junto con Sharp de Japón y STMicroelectronics, una compañía italo-francesa, en una planta en Sicilia para producir módulos utilizando la última tecnología de película delgada de triple unión.

Los ejecutivos hablaron de la agitación que tuvo lugar en el mercado de módulos solares el año pasado y destacaron la importancia de que los gobiernos, especialmente el de Italia, tomen decisiones sostenibles a largo plazo en relación con los incentivos para las fuentes de energía renovables -los subsidios pagados por la electricidad producida a medida que la industria avanza hacia la “paridad de red”, el punto en el que sus precios son competitivos con los de otras fuentes de energía.

Kallenbach dijo que el peligro que se presenta este año está relacionado a la escasez más que a un exceso de capacidad. “El mercado global está volviendo”, agregó el ejecutivo.

Al mismo tiempo que las empresas chinas como Suntech y Yingli Green Energy hacen incursiones en Europa, existe algo de frustración por la lentitud con la que China abrió su propio mercado al exterior.

Stuart Brannigan, director de Yingli Green Energy en Europa, señaló que el gobierno chino invierte u$s 9.000 millones por mes en el desarrollo de energías renovables y está trabajando en el establecimiento incentivos. “China se convertirá en un mercado mucho más grande en dos o tres años. Aún está en pañales”, dijo Brannigan, subrayando que China quiere aprender de las empresas extranjeras.

Pero algunos ejecutivos de First Solar dijeron que no creen que China tome una decisión con respecto a los incentivos para las energías renovables hasta el próximo año. Cuando le preguntaron si China estaba jugando limpio, Kallenbach dijo que First Solar está tratando de alentar al gigante asiático a abrir sus mercados, pero por el momento, el camino elegido es el de la licitación de concesiones, en la que las empresas ofrecen un precio por la energía solar que pueden producir.

Kallenbach señaló que el mismo proceso se utilizó en el sector eólico de China, pero que no fue abierto a proveedores extranjeros.

 

Fuente: El Cronista

 

 

Información relacionada

¿Qué es la energía solar?

Presentan una tecnología FV que minimiza las pérdidas de producitividad debidas a la sombra

La energía solar podría abastecer de electricidad a más de 4.000 millones de personas en 2030

Más artículos sobre energías alternativas

 

Copyright: 2007 - Afinidadelectrica.com. Contacto: . Diseño y Desarrollo Web: Centraldev. Alojado en Dreamhost.