Noticias

China deja atrás a Occidente en la carrera por producir energía limpia
02/02/2010
Obama dio, el miércoles, la señal de alarma por el retraso de EE.UU. respecto del gigante asiático.

China se puso a la cabeza de sus antiguos competidores -Dinamarca, Alemania, España y Estados Unidos- al convertirse en el mayor productor mundial de turbinas eólicas, y está preparada para expandirse aún más durante el presente año.

En los últimos dos años, China también dejó a atrás a Occidente en la fabricación de paneles solares y se posicionó como el mayor fabricante del mundo. El país también pone gran empeño en la construcción de reactores nucleares y las más eficientes centrales eléctricas de combustión de carbón.

Esos esfuerzos para dominar la tecnología de las energías renovables plantean la posibilidad de que en un futuro Occidente deje de depender del petróleo de Medio Oriente para volcarse en los paneles solares, turbinas eólicas y otros equipos de fabricación china.

"La mayoría de los equipos de energía llevarán la inscripción Made in China ", aseguró K. K. Chan, director ejecutivo de Nature Elements Capital, un fondo de capital privado de Pekín abocado a las energías renovables.

En su discurso ante el Congreso sobre el Estado de la Unión, la semana pasada, el presidente Barack Obama dio la voz de alarma, al señalar que, en materia energética, Estados Unidos se está rezagando frente al avance de otros países, especialmente de China: "No puedo aceptar un futuro en el que el empleo y las industrias del mañana se afinquen fuera de nuestras fronteras, y sé que ustedes tampoco", dijo ante el Congreso.

Estados Unidos y otros países han comenzado a ofrecer incentivos para el desarrollo de sus propias industrias de energía renovable, y Obama hizo un llamado para redoblar los esfuerzos en ese sector.

Sin embargo, muchos ejecutivos chinos y occidentales pronostican que China ganará la carrera de tecnologías energéticas. En esa carrera, el país asiático cuenta con la ventaja de ser el mayor mercado mundial de equipamiento energético.

Las corporaciones multinacionales han respondido al veloz crecimiento del mercado de China con la construcción de grandes fábricas en territorio chino.

La danesa Vestas acaba de completar aquí, en el nordeste de China, el mayor complejo manufacturero de turbinas eólicas del mundo y ha transferido la tecnología para construir generadores y controladores electrónicos de última generación.

"Hay que moverse rápido, al ritmo del mercado", aseguró Jens Tommercup, presidente de Vestas China. "Jamás se ha visto un desarrollo tan vertiginoso en el mercado de la tecnología eólica", añadió.

La industria de las tecnologías renovables está sumando mano de obra rápidamente. Según la Asociación China de Industrias de Energías Renovables, en 2008 el sector ocupaba a 1.200.000 trabajadores, y la cifra crece a un ritmo de 100.000 empleados por año.

El gobierno chino espera que para 2020, el 8% de la energía que produce el país provenga del viento, el sol y la biomasa. En la actualidad, en China y Estados Unidos esa producción es inferior al 4%. En cualquier caso, la energía de carbón seguirá representando en 2020 las dos terceras partes de la capacidad total de China, y la mayor parte del resto será de origen nuclear e hidroeléctrico.

 

Prioridad central

La política energética es una prioridad central de los máximos dirigentes chinos. El gobierno anunció la semana pasada la creación de la Comisión Nacional de Energía, un "superministerio" integrado por miembros del consejo de ministros y encabezado por el propio primer ministro, Wen Jiabao.

La principal ventaja de China quizás sea su demanda interna de electricidad, que crece a un ritmo del 15% al año. Para cubrir esa demanda en la década en ciernes y según las estadísticas de la Agencia Internacional de Energía, China deberá aumentar su capacidad de generación energética casi nueve veces más que Estados Unidos.

Así que mientras los estadounidenses suelen pensar que tienen el mercado más grande del mundo en muchas industrias, el mercado chino de equipamiento energético eclipsa holgadamente al de Estados Unidos, si bien es cierto que el mercado norteamericano es más maduro.

En Estados Unidos, con frecuencia las empresas de energía se enfrentan a la disyuntiva de adquirir equipos de energía renovable o seguir operando plantas que se alimentan con hidrocarburos que ya han comprado, pagado, y ya están construidas. En China, por su parte, las empresas de energía tienen que comprar grandes cantidades de equipo nuevo todo el tiempo para satisfacer el imparable aumento de la demanda, y las energías alternativas, en especial la eólica y la nuclear, tienen precios cada vez más competitivos.

 

 

Fuente: La Nación

 

 

 

Información relacionada

China construye tres centrales nucleares

Los proyectos de energía limpia recibirán una enorme inyección de dinero

China se asoma a los 10 GW eólicos

 

Copyright: 2007 - Afinidadelectrica.com. Contacto: . Diseño y Desarrollo Web: Centraldev. Alojado en Dreamhost.