Noticias

Pistolas electrizantes para la Metropolitana
01/02/2010
El Ministerio de Seguridad de la Ciudad ordenó la compra de las Taser X26, unas armas no letales, supuestamente de disuasión, pero que aplican descargas paralizantes. El Comité contra la Tortura de la ONU las vetó.

La ciudad de Buenos Aires experimentará una nueva era de prácticas policiales. Pero, a diferencia de la larga saga de apremios ilegales protagonizados por la Policía Federal Argentina, esta vez las armas disuasivas serían de carácter legal y aplicadas por la nueva Policía Metropolitana, la vigésima sexta fuerza policial del país que patrullará algunos barrios porteños a partir de marzo. Desde entonces sus hombres empezarán a probar la “Taser X26”, un polémico armamento utilizado, según el gobierno porteño, “como arma no letal por 400 fuerzas en todo el mundo”. Para organismos de derechos humanos, como Aministía Internacional, “las Taser tienen la capacidad de alterar el ritmo cardíaco con consecuencias mortales, incluso en individuos sanos, especialmente cuando los dardos de estos dispositivos se colocan en el pecho”. Además de las consecuencias físicas, legisladores de Proyecto Sur alertaron sobre el uso de estas armas en la Argentina. “Usar una picana móvil en este país tiene una simbología muy fuerte, sobre todo si viene de un gobierno que eligió como ministro de Educación a un apologista de la dictadura”.

Aunque para los expertos se trata de un “arma de energía conducida”, para los voceros del gobierno PRO es un arma “no letal para fines muy puntuales y específicos, como la intervención en casos donde intervenga una persona con sus facultades mentales alteradas que, por ejemplo, tenga a un rehén”. Incluso, un alto funcionario de Bolívar 1 consideró que el uso de estos artefactos “no significa tortura”, sino un “latigazo eléctrico muy diferente al ejercicio constante de tormentos”.

La comuna oficializó la compra el martes pasado, pero mientras el debate recién comienza, la Policía Metropolitana se limitó a informar que sólo se trata de la adquisición de cinco Taser X26 para uso experimental. Sin embargo, en octubre de 2009, el ministro de Justicia y Seguridad, Guillermo Montenegro, aprobó la compra de 72 artefactos no letales, entre ellos, un número no precisado de “picanitas”.

Las Taser no son desconocidas para Amnistía Internacional. A fines de 2008 el juez canadiense retirado Thomas Braidwood determinó que en su país hubo “26 casos de muerte por uso de estos artefactos desde 2003”, mientras que Estados Unidos acumula 360 desde 2001.

La investigación comenzó en octubre de 2007, luego de la muerte del inmigrante polaco Robert Dziekanski en el aeropuerto de Vancouver, “minutos después de recibir cinco disparos de Taser efectuados por agentes de la Real Policía Montada de Canadá”.

Amnistía también advirtió que “el uso de estas armas de descarga eléctrica de alto voltaje es considerado desde 2007 una forma de tortura por el Comité contra la Tortura de las Naciones Unidas (Informe del 63º período de sesiones, supl. 44, A/63/44)”.

Luego de la publicación de la compra porteña en el Boletín Oficial, el bloque de diputados de Proyecto Sur presentó un pedido de informes para que el ministro Guillermo Montenegro explique la adquisición. “Si no hay respuestas, recurriremos a la justicia penal y también denunciaremos el caso ante las Naciones Unidas”, anticipó el legislador Rafael Gentile, quien buscará desde este martes coordinar acciones con diversos organismos de derechos humanos.

Para el gobierno PRO, la decisión no está en discusión, especialmente por las características de la Taser X26, que “sería menos mala que sus modelos anteriores”. Ahora la utilización final de estas armas queda en manos de la presión que haga la oposición para evitar que Buenos Aires sea la primera ciudad argentina en usarlas.

 

 

 

Fuente: Crítica de la Argentina 

 

 

Información relacionada

Armas Eléctricas

El manual de las villas

 

Lucha con tubos fluorescentes

Copyright: 2007 - Afinidadelectrica.com. Contacto: . Diseņo y Desarrollo Web: Centraldev. Alojado en Dreamhost.