Noticias

Venezuela, rica en petróleo y pobre en electricidad
11/01/2010
Desde 2007 sufre apagones por falta de inversión, insuficiencia de gas y sequías.

Los problemas estructurales del sector eléctrico de Venezuela -como la falta de inversión y ejecución de nuevos proyectos para evitar los apagones desde 2007- y la sequía coyuntural que afecta los niveles del embalse de la Central de Guri dejan al gobierno de Hugo Chávez poco margen de maniobra para superar la crisis eléctrica, informaron expertos. Las consecuencias de correr la arruga durante años -en lugar de atacar la grave situación del sector eléctrico- le estallan al gobierno en 2008, 2009 y 2010, refiere Miguel Lara, ex director de la Oficina de Planificación de Sistemas Interconectados (Opsis).

Para Simón Saturno, ex funcionario de la Fundación para el Desarrollo Eléctrico, adscrita al Ministerio de Energía y Minas, la emergencia actual requiere atender diversos flancos en los que las medidas del Ejecutivo son insuficientes. Los especialistas observan que la falta de energía desde la central hidroeléctrica de Guri -cuyos niveles de agua caen por el fenómeno climático de El Niño- se debió compensar con el parque térmico.

Johan Gathmann, experto en uso eficiente de la energía, señala que la crisis eléctrica -causada aparentemente por la sequía- es una copia a la del carbón, que se vivió en Venezuela entre 2002 y 2003. Entonces la gerencia profesional y técnica del sector eléctrico y petrolero propuso soluciones de corto, mediano y largo plazo.

Una acción era construir de inmediato plantas termoeléctricas -como complemento del potencial hidroeléctrico-, pero los proyectos comenzaron a ejecutarse cuando los apagones hicieron crisis en 2008. Saturno explica que la instalación de plantas térmicas en los diferentes puntos del país tiene el doble beneficio de aliviar la carga de energía en la línea de transmisión -evitando su caída en apagón en momentos pico de la demanda- y de compensar la falta de agua en el embalse de Guri cuando hay sequía. Estas previsiones no se tomaron y su ausencia limita el propósito del Gobierno de bajar 20% el consumo de electricidad en 2010, dijo.

Los expertos coinciden en que la emergencia eléctrica agarró fuera de base a las autoridades, lo cual explica la toma de decisiones erráticas e improvisadas. La negociación y la información son claves para que un plan de contingencia eléctrica funcione, destacó Gathmann. Citó como ejemplo la medida de limitar los horarios en los centros comerciales, flexibilizada por el Ejecutivo el martes por los inconvenientes causados.

Los dueños de los malls presentaron pruebas de que habían bajado su consumo con planes internos de ahorro. El público vio en la temporada navideña 2009 que los establecimientos comerciales fueron adornados, pero sin iluminación adicional, lo cual explicaría el menor crecimiento de la curva de la demanda registrado en diciembre, uno de los meses con mayor consumo en el año.

Cifras de Opsis revelan que en noviembre pasado la demanda de electricidad alcanzó 17.248 megavatios, mientras que en diciembre hasta el día 28 se ubicó en 17.264. Los especialistas consideran que las decisiones del Ejecutivo de bajar el consumo en los organismos del sector público y cerrar líneas de producción en las empresas básicas ayudarán a que Guri se recupere.

Gathmann recuerda: en la crisis de 2002-2003 se recomendó cerrar seis meses las empresas del aluminio -mandando a los trabajadores de vacaciones- y el Gobierno lo tomó a chiste. Ahora tomó la medida -que incluye también a Sidor [la siderúrgica que perteneció al grupo Techint hasta su nacionalización, en 2008]- cuando esas industrias están colapsadas.

Déficit de gas

La actual crisis energética del país se complica con el déficit de suministro de gas a las plantas de generación térmica, cuyas unidades alimentadas exclusivamente con ese combustible están fuera de servicio, alertaron fuentes sindicales del sector. Recuerdan que el gas natural producido en Venezuela está mayoritariamente asociado al petróleo y 60% de ese gas lo utiliza la industria para reactivar los pozos. El porcentaje restante es destinado a las empresas petroquímicas, eléctricas y siderúrgicas. Desde 2007, la Federación Nacional de Trabajadores Eléctricos advierte al Ejecutivo la necesidad de diseñar una política energética integral, en la que el suministro confiable de combustible al sistema eléctrico nacional es fundamental.

Combate al déficit energético

Acortan el horario en las oficinas públicas para ahorrar electricidad. El presidente de Venezuela, Hugo Chávez, anunció que se acortará la jornada de trabajo en las oficinas públicas para hacer frente al grave déficit de generación de energía. La medida, que exige que a partir de mañana las dependencias oficiales atiendan sólo cinco horas (desde las 8 hasta las 13), inicialmente pasó inadvertida debido a que paralelamente el gobernante anunció una drástica devaluación de la moneda venezolana y denunció una nueva violación del espacio aéreo nacional por aviones estadounidenses.

Anteriormente, el horario laboral en las oficinas públicas era de 8 a 16, con una pausa para el almuerzo.

"Es una necesidad y una obligación para todos los venezolanos contribuir [al ahorro energético]", dijo Chávez, quien detalló que el promedio del consumo familiar alcanza entre 500 y 600 kilovatios por hora, a un costo de unos 200 bolívares, el equivalente de 93 dólares, y dijo que creó "un incentivo" a las familias que disminuyan su consumo eléctrico.

El gobierno venezolano también ordenó a las industrias pesadas y ligeras, a los centros o locales comerciales y los centros residenciales elaborar un plan obligado de reducción del consumo por lo menos de un 20% en relación con cada mes del año anterior.

Chávez sostiene que el déficit de electricidad es consecuencia de una prolongada sequía que se ha dado en las principales represas del país, y responsabilizó de esa situación al fenómeno climático de El Niño, que se presenta en el océano Pacífico, y al calentamiento global.

Sin embargo, voceros de la oposición dicen que la crisis eléctrica es una muestra de la supuesta ineficacia del oficialismo, que en once años no habría llevado a cabo los planes e inversiones necesarios.

Según afirmó Víctor Poleo, un profesor de economía petrolera de la Universidad Central de Venezuela, no hay una correlación entre El Niño y el déficit de energía en el país.

"Nunca habíamos visto una situación tan degradada, tan arruinada del sector eléctrico", dijo Poleo, al referirse al acelerado descenso en los niveles de la represa del Guri, que genera el 73% de la electricidad del país y se encuentra a niveles de 265 metros (10 metros por debajo del enero anterior), y la falta de fuentes alternas de energía para subir el déficit de las tres hidroeléctricas.

Si las aguas de Guri llegaran a una cota de 240 metros, Chávez declaró que el país estaría "en colapso".

 

 

Fuente: La Nación

 

 

 

Información relacionada

Paradojas de la crisis energética

Argentina exporta tecnología hidroeléctrica a Venezuela por monto millonario

Cables pelados - La capacidad del sistema eléctrico

 

 

Copyright: 2007 - Afinidadelectrica.com. Contacto: . Diseño y Desarrollo Web: Centraldev. Alojado en Dreamhost.