Noticias

Biomasa: De aquellos lápices vienen estos pellets
24/11/2009
La multinacional Faber-Castell, dedicada a la fabricación de lápices, produce pellets con los residuos derivados de su actividad y los emplea en una caldera de biomasa para cubrir el 25% de las necesidades de calefacción y agua caliente sanitaria de su principal planta, situada en Nuremberg (Alemania).

Hasta marzo de 2007, los restos de viruta y aserrín derivados de la fabricación de lapiceros (decenas de millones al año) en la factoría de Faber-Castell en Stein (Nuremberg, Alemania) se almacenaban y quemaban sin más. Pero ni los contenedores donde los depositaban ni las calderas donde ardían proporcionaban estándares garantizados de calidad y seguridad. A esto había que añadir que la producción de virutas y aserrín está muy por encima del espacio disponible para almacenarlos, y que incluso tenían que recurrir a quemarlos en verano.

Para solucionar este dislate ambiental y económico, desde hace dos años se lleva a cabo un proceso de peletizado de dicha biomasa residual en las mismas instalaciones, consiguiendo reducir la viruta a un quinto de su volumen original. Una vez densificados y almacenados alimentan una caldera de 1.7 MW ubicada en una sala debajo de los antiguos depósitos de carbón, que funciona junto a otras dos convencionales diseñadas para trabajar con gasóleo y gas natural.

 

Pellets para calentar y para secar

Según los responsables de la factoría, la inversión que han realizado en la planta de fabricación de pellets dará ganancias dentro de cinco años. La empresa puede ahora quemar toda su viruta en vez de tener que eliminarla en parte por otros medios, con lo que permite ahorrar en el consumo de gasóleo y no forzar el funcionamiento de las calderas.

La biomasa aporta el 25% de las necesidades de calefacción y agua caliente sanitaria de la principal planta de producción de Faber-Castell, además del secado de los lápices tras ser barnizados. A este sistema de abastecimiento energético hay que añadirle una pequeña central hidroeléctrica que produce electricidad gracias a las aguas del cercano río Rednitz.

Por último, y dentro de la política ambiental de la empresa, la madera utilizada por Faber-Castell crece fundamentalmente en bosques propios y ajenos con una explotación sostenible, según recoge la agencia de noticias peruana Órbita.

 

 

 

 

Fuente: Energías Renovables

 

 

 

 

Temas relacionados

 

Más información sobre energías alternativas

La biomasa resuelve dilema de alimentos o combustibles

Bioenergía, sin afectar a los alimentos

 

Copyright: 2007 - Afinidadelectrica.com. Contacto: . Diseño y Desarrollo Web: Centraldev. Alojado en Dreamhost.