Noticias

Tironeos en el Congreso por el tarifazo que viene
24/09/2009
El palacio de hacienda advirtió que los subsidios no pueden sostenerse y la oposición criticó las subas en luz y gas.

El Gobierno dice que el Presupuesto 2010 sólo cierra si vuelven a regir los aumentos. La oposición presentará un proyecto de ley para evitarlo. Están en juego unos 2.500 millones de pesos.

El Presupuesto 2010 que propuso el Ejecutivo al Congreso sólo cierra si vuelve a regir el tarifazo de gas y luz suspendido durante el invierno por las quejas de los usuarios. Así lo confirmó ayer el secretario de Hacienda, Juan Carlos Pezoa, al defender el proyecto oficial ante la Comisión de Presupuesto y Hacienda de Diputados. La oposición advirtió que la semana próxima impulsará un proyecto de ley que prorroga la suspensión de las subas de las tarifas. Pero si esa propuesta prospera o si el Gobierno decide rever los aumentos para evitar otra ola de reclamos, el proyecto de Presupuesto deberá rehacerse. Se abrirá un agujero fiscal por más de 2.500 millones de pesos, equivalente a la mitad de las partidas que recibe el Ministerio de Salud.

El plan de recursos y gastos que elaboró para el año próximo el ministro Amado Boudou prevé recortes del 16% en promedio para los subsidios a la energía. De los $ 16.025 millones asignados este año para subvencionar el consumo energético (incluidas las ampliaciones presupuestarias), el jefe del Palacio de Hacienda sólo dejó $ 13.512 millones para 2010. Da por hecho que el resto lo pagarán los usuarios cuyas últimas facturas aclararon que el suyo era un “consumo con subsidio del Estado nacional”. Son dos millones de familias en el caso del gas y casi un millón más en el de la luz.

A mediados del mes pasado, luego de responsabilizar a las distribuidoras eléctricas y gasíferas por los aumentos de hasta 400% que recibieron los usuarios que más consumen, la Casa Rosada debió dar marcha atrás con el tarifazo. Pero lo hizo sólo en forma temporaria. El ministro de Planificación, Julio De Vido, advirtió que repondría los subsidios para el bimestre junio-julio, pero que recortaría un 30% los destinados al bimestre en curso, que termina la semana próxima.

Como entre agosto y septiembre el clima es más templado, el impacto tarifario durante este bimestre será insignificante. Pero a partir de octubre, De Vido avisó que los subsidios serán cosa del pasado. Y con la temporada primavera-verano el consumo de luz volverá a subir por los acondicionadores de aire, lo cual empujará a más familias de clase media a superar el tope de 1.000 kilowatts/hora por bimestre a partir del cual se aplican los aumentos.

En la extenuante sesión de ayer en el anexo del Congreso, que se extendió desde las 11 hasta pasadas las 17, varios opositores advirtieron que el recorte de los subsidios tendría como contrapartida nuevas subas de tarifas energéticas en Capital y el Gran Buenos Aires. Algo similar ocurre con el transporte: los fondos para subvencionar los boletos de trenes, subtes y colectivos metropolitanos se reducen en el Presupuesto 2010 de $ 11.426 millones a $ 9.878 millones. Con una inflación real prevista entre el 12 y el 15% y aumentos salariales para el personal del transporte que rondarán esa cifra, las empresas exigirán al Gobierno que si las compensa con menos plata les permita subir los boletos.

El secretario de Hacienda, Juan Carlos Pezoa, tragó saliva ante una pregunta en ese sentido del diputado Juan Carlos Morán, de la Coalición Cívica. “Nosotros vamos a impulsar una revisión de los aumentos de tarifas. ¿Ustedes van a recortar igual esos subsidios?”, inquirió Morán. “Desde el Ejecutivo lo que se ha manifestado es que las partidas se redujeron a partir del cuadro tarifario vigente, con los aumentos. Efectivamente va a haber reajustes”, replicó Pezoa.

Claudio Lozano, diputado por Proyecto Sur y economista de la CTA, opinó ante Crítica de la Argentina que “el Gobierno no tiene opciones al tarifazo porque toma el subsidio como una compensación a las empresas y no como un sostén de la renta petrolera, que es su verdadero rol”. A su juicio, “el verdadero tarifazo es permitir que las petroleras recarguen un 700% al costo del barril de crudo que les venden a las generadoras a precio de mercado”.

Aprovechando el revuelo que generaron durante el invierno los aumentos, los diputados de la Coalición Cívica intentarán la semana próxima que la Comisión de Energía debata un proyecto para rever íntegramente el cuadro tarifario que disparó las subas. Desde el Gobierno advierten que los aumentos son inferiores a los que sufrieron en 2002 los usuarios de garrafas –en general más pobres– y la mayoría de los habitantes del interior del país. Igual la batalla en su contra seguirá también en la Justicia. Allí el defensor del Pueblo y los grupos de consumidores insistirán con aplazarlos.

 

“Claro que utilizamos al INDEC”

“Claro que utilizamos las estimaciones del INDEC. Como corresponde”. Orgánico al fin, el viceministro Roberto Feletti no se mosqueó cuando le preguntaron si el Presupuesto 2010 se había redactado en base a los números del cuestionado ente estadístico. Igual admitió que para calcular algunos costos se usó el Índice de Precios Implícitos (IPI) en el Producto Bruto Interno, menos sospechado de manipulaciones por parte del polémico Guillermo Moreno. Lo que prefirió omitir Feletti fue el dineral que fluirá hacia el INDEC para que organice el Censo 2010. De $ 185 millones que recibieron este año, las partidas para el rubro “Información y estadísticas básicas” saltarán a $ 500 millones en 2010.

 

“No habrá devaluación”

El viceministro de Economía, Roberto Feletti, aprovechó su informe de ayer ante la Comisión de Presupuesto y Hacienda para descartar una suba brusca del dólar en lo que resta de este año o durante 2010. “El crac devaluatorio no ocurrió, no ocurre ni va a ocurrir. Quienes especulaban con una disparada del dólar y, por eso, ahorraban en moneda dura perdieron”, advirtió al defender el proyecto oficial. El texto que remitió Economía a Diputados prevé un dólar promedio de $ 3,85, aunque en borradores previos se apostaba a $ 4,20 e incluso 4,28 pesos.

En la City no creen en sus pronósticos: el Presupuesto para este año preveía una cotización promedio de $ 3,19 y el billete verde arrancó el año a 3,50 pesos. Entre ese nivel y el actual, de 3,85, nunca volvió a los 3,19 pesos.

 

 

 

Fuente: Crítica de la Argentina

 

 

Mala onda

El Gobierno no reglamentó la caída de los aumentos y le pega a Edenor

Suspenden por dos meses el tarifazo de electricidad y gas

 

Copyright: 2007 - Afinidadelectrica.com. Contacto: . Diseņo y Desarrollo Web: Centraldev. Alojado en Dreamhost.