Noticias

El megashow de las energías ecológicas
19/09/2009
Como nunca, la estrella de la mayor exposición de vehículos del mundo es el cuidado del medio ambiente. Todas las marcas muestran con orgullo sus automóviles híbridos, eléctricos o con celda de hidrógeno.

Con la presentación de las más importantes marcas del mundo, hoy abre sus puertas al público el Salón del Automóvil de esta ciudad, la muestra más grande del planeta.

Decenas de nuevos modelos se exhiben con todo el brillo en los stands distribuidos en casi dos kilómetros del predio. Los pabellones son enormes y, por supuesto, las marcas alemanas son las que tienen mayor despliegue.

Lamento desilusionarlos si digo que esta vez la estrella del salón no es un nuevo modelo. Lejos de eso, el común denominador, presente en las exhibiciones de todos los fabricantes, desde las marcas generalistas hasta las de lujo, es el cuidado del medio ambiente.

En efecto, como nunca, no hay auto donde no se muestre los esfuerzos que la industria hace en materia de protección ambiental.

Así, en cada stand, y pintado con letras y números enormes, los autos dejan en claro cuántos kilómetros de combustible gastan cada 100 kilómetros como una forma de promocionar su eficiencia. Desde los modelos más modestos hasta los más lujosos anuncian cuántos litros de combustible necesitan para recorrer 100 kilómetros circulando en ruta, sin viento, a 90 kilómetros por hora.

En esa carrera ecológica, el nuevo Volkswagen Polo Blue Motion lleva la delantera. Presentado aquí en su versión de tres puertas, con motor turbodiésel de 1.2 litros y 75 CV, gasta apenas 3.3 litros de gasoil cada 100 km, lo que lo convierte en el auto con capacidad para cinco pasajeros de menor consumo en el mundo. Por ejemplo, se podría viajar desde Buenos Aires hasta Mar del Plata con apenas 13,3 litros de gasoil, y con su tanque de 45 litros se pueden recorrer 1363 kilómetros sin parar a cargar.

Cabe aclarar que el Polo europeo nada tiene que ver con el auto del mismo nombre que hasta hace algún tiempo se fabricó en la Argentina.

Al mismo tiempo, y tan importante para la economía de combustible, el otro dato que se promociona con orgullo son los gramos de CO2 que los autos emiten cada 100 kilómetros como resultado de la combustión.

Se conocen los problemas del calentamiento global y el enorme aporte de gases tóxicos de los automóviles. Pues bien, los ingenieros están librando la batalla para que el aire se ensucie cada vez menos.

En ese sentido, bajar la barrera de los 100 gramos de CO2 por kilómetro parece ser el gran desafío. Muchos modelos están bastante cerca, a pesar de tener motores muy potentes. Y siguiendo con el ejemplo del Polo Blue Motion, además de su bajo consumo de gasoil, sólo emite 87 g de CO2 cada 100 km, una marca asombrosa.

En las tecnologías Blue intervienen varios factores, como un cuidado desarrollo aerodinámico de los autos; neumáticos más duros que presentan una menor resistencia a la marcha; ajustes en la gestión del motor; cajas de cambio con relaciones específicas, y un filtro de partículas que disminuye notablemente la emisión de elementos contaminantes.

Mercedes fue pionera con el Bluetec en los diésel, que viene desarrollando hace tiempo. Hasta este momento utiliza dos tipos de tecnologías Bluetec, una que combina varios catalizadores y filtros y no necesita aditivos, y otra que requiere un aditivo llamado AdBlue, que inyectado en los gases de escape transforma los óxidos de nitrógeno en dos sustancias inocuas: nitrógeno y agua. De este modo reduce los óxidos de nitrógeno en los gases de escape hasta un 80%. La proporción de AdBlue, que ya está disponible en miles de estaciones de servicio, es de un litro por cada 25 de gasoil y se carga en un depósito especial. Estas tecnologías sólo se pueden utilizar con diésel de bajos porcentajes de azufre, como los que recientemente se lanzaron en el mercado de nuestro país.

Con todas las pilas

Siempre con el cuidado del medio ambiente como eje, la otra protagonista excluyente de esta muestra es la electricidad, tanto en modelos únicamente eléctricos como en los vehículos híbridos, que combinan un motor naftero tradicional con otro eléctrico, como el del Toyota Prius, que desde noviembre próximo se comercializará en la Argentina.

Fabricantes de todo el mundo, asociados con empresas tecnológicas, tienen como principal desafío disminuir el peso y tamaño de las baterías y aumentar su autonomía.

En este salón ya se ven varios modelos eléctricos ciento por ciento, diseñados básicamente para el uso en ciudad, y que pueden recargar sus baterías conectándose a la red eléctrica.

La otra solución que ya aparece en las principales marcas y que se puede aplicar en los modelos existentes, de todo tipo y tamaño, es el desarrollo de versiones híbridas, que combinan un motor naftero y otro eléctrico.

De este modo, mantienen altas prestaciones, potencia y autonomía, y no necesitan conectarse a una red eléctrica para recargar las baterías, ya que aprovechan tanto el frenado como el motor naftero para hacer funcionar un generador que mantenga alta la carga.

El hidrógeno, la vedette del movimiento ecológico de otros tiempos, parece perder terreno. Mercedes presenta aquí el Clase B Blue Zero E-Cell equipado con un motor eléctrico alimentado por una pila de combustible que utiliza hidrógeno en estado gaseoso, que saldrá a la venta en 2009. Pero a diferencia de la electricidad, disponible en casi todas partes. Crear una red de estaciones de servicio para abastecer hidrógeno es complicado y sumamente costoso, entonces esa tecnología no parece, al menos en el futuro mediato, ser la mejor opción.

La realidad muestra que hoy la mejor alternativa es la electricidad. Por eso en este autoshow, autos eléctricos e híbridos tienen un espacio destacado y han dejado de ser una promesa, como eran hasta hace un par de años. Es una realidad que poco a poco ocuparán más y más lugar en los concesionarios y serán más demandados por los clientes.

En este esfuerzo también se tiene en cuenta la actitud adoptada por varios países por generar incentivos para la compra de estos modelos al considerar que su uso contribuye a preservar la calidad del aire. Y aquí, la conciencia ecológica, tanto de gobiernos como de usuarios, aumenta todos los días.

Obviamente no faltan los superdeportivos, con potentes motores nafteros, capaces de superar holgadamente los 300 km/h, pero son minoría.

Este salón de Fráncfort 2009, como nunca, muestra claramente cuál es el camino para disminuir el calentamiento global.

Autos eficientes, materiales reciclables y energías más limpias ocupan el centro de la escena. El gran cambio, desde que se invento el automóvil, ya empezó y no hay marcha atrás.

 

 

 

Fuente: La Nación

 

 

 

Más información sobre energías alternativas

Crean la primera biogasolinera casera que suministra bioetanol

Los vehículos eléctricos a partir de biomasa son más eficientes y ecológicos que los de etanol

 

Copyright: 2007 - Afinidadelectrica.com. Contacto: . Diseño y Desarrollo Web: Centraldev. Alojado en Dreamhost.