Noticias

Advierten sobre el riesgo de una crisis energética global
04/08/2009
La fecha sería relativamente cercana y se debe a que junto con la recuperación económica que se pronostica para fines de este año, se producirá una fuerte suba de la demanda de crudo sin la correspondiente expansión de la oferta. ¿Cuál es la estimación sobre el volúmen de reservas?

La recuperación del nivel de actividad de las principales potencias se enfrenta a la amenaza de una "catastrófica" crisis energética, puesto que la mayoría de los principales campos petrolíferos ya han sobrepasado su capacidad máxima de producción.

Quien realizó esta advertencia fue Fatih Birol, el economista jefe de la Agencia Internacional de la Energía (AIE).

Según Birol, actualmente existe un "riesgo real" de que se produzca una crisis en el suministro de petróleo después de 2010. La fecha no es caprichosa ya que para ese entonces se prevé que la demanda repunte, producto de la gradual recuperación económica mundial prevista para el próximo año, sin que la oferta pueda dar respuesta a ese impulso.

Ello sería consecuencia, de acuerdo con los dichos de Birol, de que no se está haciendo lo necesario para conseguir nuevos suministros ante el declive de la producción en los campos existentes.

En línea con lo anterior, el economista estadounidense Nouriel Roubini cree que las materias primas seguirán encareciéndose en los próximos meses, "especialmente" en 2010.

"A medida que la economía global se encamine hacia el crecimiento y deje atrás la recesión, veremos más incrementos en los precios de las commodities", explicó.

"Muchos creen que habrá una recuperación en los próximos años, pero se tratará de un repunte muy lento y frágil en el que nos enfrentamos al riesgo de que sea estrangulada por los altos precios del petróleo", señaló Birol.

El especialista de la AIE advirtió que las economías occidentales se enfrentarán al hecho de que los escasos países productores, con reservas significativas de crudo, incrementarán de forma sustancial su influencia en los mercados si se produce esta crisis energética después de 2010.

En opinión de Roubini, "ahora hay una potencial luz al final del túnel". Sin embargo, el conocido popularmente como Doctor Doom (Doctor Fatalidad) puntualizó que el avance será gradual.

"Esta recuperación continuará muy muy despacio", afirmó. Según estimó, la economía global se contraerá un 2% este año, para retomar la senda positiva en 2010 y terminar el ejercicio con un "crecimiento del 2,3 por ciento".

En su presentación durante un congreso del sector minero en Australia, Roubini, profesor de la Escuela de Negocios Stern de Nueva York y presidente de RGE Monitor señaló que el petróleo será el que experimente un mayor ascenso en su precio debido a que se espera un fuerte aumento en la demanda.

Asimismo, Birol alertó del impacto en la inflación de esta potencial crisis en el suministro de crudo. "Si vemos mayores restricciones en el mercado, la gente de la calle sufrirá mayores precios, mucho mayores que hoy en día, lo que tendrá un impacto sobre la economía, especialmente si estas restricciones en los mercados se producen en los próximos años", afirmó.

En este sentido, la Agencia calculó que el declive en la producción en los campos existentes se ha acelerado.

La opinión de la poderosa OPEP

En el seno de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) se tiene en claro que la especulación ha regresado al mercado, pero no sólo respecto a éste, sino a todas las materias primas.

Esto surge de las declaraciones ofrecidas hace algunos días por su propio secretario general, Abdalá el Badri, después de que el precio del “oro negro” superara la barrera de los u$s70 por barril en dos oportunidades.

Para la OPEP, los precios actuales no están basados en los fundamentos del mercado, sino en el optimismo en torno a la economía y a la posible superación de la crisis.

Es evidente que dentro de la Organización, algunos de sus miembros –como Venezuela, Irán, Ecuador y Nigeria– continuarán presionando en todas las reuniones para que se apliquen nuevos recortes a la extracción y ello permita el incremento del precio del producto, puesto que con un barril que promedie entre u$s50 y u$s60 este año, sus respectivos presupuestos no tienen viabilidad financiera.

También desde su óptica, las cotizaciones deberían subir en lo que resta de este año debido a un incremento estacional de la demanda.

Debe recordarse que, el año pasado, la organización acordó un recorte de la producción del orden de los 4,2 millones de barriles por día (bpd), con un nivel de aceptación entre los países miembro que supera el 80 por ciento.

El dilema por el cual atraviesa la OPEP en este momento es que al fomentar nuevas medidas de recortes que pudieran generar un ascenso de los precios, se pudiese contribuir con el estancamiento de la demanda mundial de crudo. Y, en consecuencia, acelerar el desarrollo de fuentes de energía alternativas por parte del principal consumidor de petróleo: EE.UU.

Los precios registraron su récord histórico hace exactamente un año, cuando alcanzaron u$s147 por barril. Luego descendieron hasta u$s32 en diciembre de 2008 y hoy se ubican en una banda que oscila entre los u$s60 y los u$s70 para la variedad WTI, que es la referencia clásica del mercado estadounidense.

Tampoco en la Agencia Internacional de Energía albergan dudas sobre este incremento puntual de los precios del insumo básico. El organismo encargado de velar por los intereses de los países consumidores ha expresado que comparte la opinión de la OPEP respecto de que la escalada tiene un elevado componente especulativo.

Sin embargo, la AIE ha elevado –por primera vez en muchos meses– su previsión de demanda mundial para este año hasta los 83,3 millones de barriles diarios, lo que implica un nivel aún muy negativo de 2,9% respecto a 2008, aunque son 120.000 bpd más del estimado anterior.

Sheikh Ahmad al-Abdullah al-Sabah, ministro de Petróleo de Kuwait, prevé que los precios subirán "especialmente con la llegada de las estaciones de invierno y otoño, cuando la demanda (de petróleo) aumenta", informó la cadena noticiosa KUNA.

Cómo imaginar un futuro sin petróleo

"Un día nos quedaremos sin petróleo, no ocurrirá hoy ni mañana, pero un día ocurrirá, tenemos que prescindir de él antes de que el petróleo prescinda de nosotros, y hay que prepararse para ese momento", afirmó Birol, quien recomendó empezar lo antes posible, puesto que todo el sistema social y económico está sustentado sobre él. Un cambio así llevará mucho tiempo, y es una cuestión que se debe afrontar "muy seriamente".

Lo que muchos se preguntan es realmente cuántas reservas quedan y para cuántos años alcanzan. Según el EWG (Grupo Observador de Energía con sede en Alemania), se estima que aún están listos para ser extraídos unos 854 “gigas” (miles de millones) de barriles.

De acuerdo a la misma entidad, el pico petrolero mundial se cruzó en el 2006, por lo que de aquí en más se estaría ingresando en una meseta estadística durante la cual se mantiene el nivel de producción máximo alcanzado, pero ya no podrá elevarse.

Los expertos apuntan la necesidad de acelerar la movilización de recursos energéticos renovables, incrementar la eficiencia energética y buscar transportes alternativos.

"Tenemos que hacerlo para luchar contra el calentamiento global, pero el riesgo de una crisis energética inminente redobla el carácter imperativo de estos cambios", añadió.

 

 

 

 

Fuente: Infobae

 

 

Cae el consumo mundial de electricidad por primera vez desde el fin de la segunda guerra mundial

Drástica retracción de la autogeneración de energía

Malas políticas y golpes tarifarios

 

Copyright: 2007 - Afinidadelectrica.com. Contacto: . Diseño y Desarrollo Web: Centraldev. Alojado en Dreamhost.