Noticias

El uso racional de la energía para disminuir la contaminación
13/06/2009
El incremento de la temperatura media de la atmósfera debido a las actividades del hombre, es un hecho. Si bien, han existido siempre variaciones en el clima, la realidad es que la aceleración con la que han ocurrido en los últimos años preocupa y comienza a afectar al planeta.

La naturaleza nos ofrece diversos recursos para poder lograr la obtención de energía eléctrica, sin embargo, la principal causa del cambio climático global es la emisión de gases provenientes de la combustión de fuentes de energía fósil (carbón, petróleo, gas natural). Esta forma de generación de energía produce gran cantidad de gases de efecto invernadero, en especial el (CO2), que retienen la radiación térmica solar reflejada por la tierra. Esa retención del calor es una de las causas principales del calentamiento global. Como producto de este exceso de concentración de CO2 la temperatura media de la atmósfera ha ido aumentando en estos últimos 50 años, provocando importantes cambios medioambientales todos con sus consecuencias negativas, tanto biológicas como económicas y sociales.

Por ejemplo, en Argentina la principal fuente de energía eléctrica es producto de la generación térmica (el gas). Sin embargo, no sucede lo mismo en otros países que utilizan el carbón como principal fuente de energía.

A nivel mundial, el 40% de la producción de energía eléctrica se obtiene a partir de la quema de carbón. Este combustible además de ser barato y abundante, es el más contaminante.

Para enfrentar el problema, lo primero a realizar es disminuir las emisiones industriales y domésticas de CO2 a través de la incorporación de tecnologías menos contaminantes. De a poco, y a fuerza de concientización, se ha iniciado una tendencia importante en el mundo a incrementar la generación de energías limpia; pero su desarrollo requerirá todavía algún tiempo. Mientras tanto, se intenta concientizar de la importancia en la reducción de los consumos de energía en todas sus formas, al mínimo necesario.

El cambio empieza en nosotros

Del 100% del consumo eléctrico nacional, el 30% del total corresponde al consumo residencial. A su vez, el 25% de la energía consumida en usos residenciales se destina a la iluminación. Se estima que un 5% de la iluminación proviene de las dos o tres lámparas más usadas por día.

Con las nuevas propuestas de reemplazo de las lámparas incandescentes por las de bajo consumo se constituye un importante aporte al uso racional de la energía eléctrica, de esta forma, si se realizara este reemplazo en las lámparas mas usadas en cada hogar se obtendría un ahorro del 80% de energía del consumo de dichas lámparas. Este ahorro alcanzado representa un 4% del consumo eléctrico total a nivel nacional, que es equivalente al consumo anual del alumbrado público nacional.

No cabe duda que el uso racional de la energía es una necesidad: permite que los recursos no renovables existentes perduren más tiempo y se avance en el desarrollo de las nuevas tecnologías, reduciendo los efectos nocivos sobre el medio ambiente.

Es importante ser concientes del problema que nos afecta a todos y empezar por casa. Porque seguramente se encuentren fuentes alternativas de energía suficientes como para seguir el desarrollo técnico y económico, pero parece difícil encontrar otro planeta donde vivir.

 

 

Por: Carlos Tesler (Presidente de Alic S.A.)

Fuente: El Cronista

 

 

Más información sobre ahorro de energía

Más información sobre energías alternativas

Cómo ahorrar energía en el uso de las computadoras

Copyright: 2007 - Afinidadelectrica.com. Contacto: . Diseño y Desarrollo Web: Centraldev. Alojado en Dreamhost.