Noticias

Se subsidiķ la electricidad por u$s 7.500 millones desde 2004
11/06/2009
El estado nacional acumuló una deuda de u$s 6.000 millones. La deuda del Gobierno es con la empresa mixta Cammesa. Entre los acreedores están PdVSA y generadores. Planificación quiere descontar inversiones que hizo en obras.

Desde 2004 hasta la actualidad, el Estado Nacional subsidió las tarifas energéticas por alrededor de u$s 7.400 millones. Los más de u$s 1.000 millones anuales promedio se originaron en una diferencia básica: la energía se paga unas cinco veces menos de lo que cuesta. La deuda está concentrada en Cammesa, la compañía que maneja el mercado eléctrico mayorista y donde cinco actores tienen 20% cada uno: distribuidores, transportistas, generadores, grandes usuarios y el propio Estado.

Por lo menos, en teoría. En los hechos, la compañía sigue las órdenes políticas del ministro de Planificación Federal, Julio de Vido; un hecho que sus dueños privados ven con tanta resignación como antipatía. Además de actor clave, el Estado Nacional es también el mayor acreedor de Cammesa, pues concentra casi u$s 6.000 millones de la deuda total. Como admiten desde todos los sectores, es casi imposible que esa deuda sea pagada alguna vez.

Esos casi u$s 6.000 millones se originaron en un mecanismo común de los últimos años. Cada vez que el agua (para la generación hidroeléctrica), o el gas (para la térmica) no eran suficientes, se recurría al gasoil o fuel oil. Casi siempre importado desde Venezuela, se pagaba a precios de mercado (siguiendo al barril de crudo), mientras que los usuarios no sufrían aumento en sus tarifas. La diferencia era absorbida por el Estado, que recién a fines del año pasado lanzó aumentos tarifarios destinados a reducir este déficit, concentrando el costo en los sectores de mayor consumo eléctrico.

En el propio Gobierno reconocen que esta deuda nunca será cobrada por el Estado. “Hace tiempo que venimos analizando realizar una especie de sinceramiento de la situación, pero incluyendo todo. Vamos a contar la deuda de Cammesa con la Nación, pero también cuánto invirtió el Estado en los distintos proyectos energéticos de los últimos años. Quizás expongamos esta contabilidad en un decreto de necesidad y urgencia (DNU), o en la Ley de Presupuesto del año próximo”, aseguró un funcionario de Planificación.

Después del Estado, el segundo mayor acreedor de Cammesa es quien proveyó el gasoil y fuel oil: PDVSA, con más de u$s 700 millones. A cobrar esa diferencia vino Hugo Chávez, presidente de Venezuela, hace algunas semanas cuando paseó por El Calafate. Se llevó algunas promesas de regularización de pago, pero también un pedido cruzado: que termine la certificación de reservas por el área que comparten Enarsa y PdVSA en la Faja del Orinoco.

Como tercer acreedor se ubican los propios generadores, con casi u$s 500 millones que esperan cobrar algún día, pero no muy cercano. Tampoco pretenden que se repita un esquema como el Foninvemem, que convirtió las primeras deudas en inversión para las nuevas centrales de Timbúes y Campana. El Gobierno no tiene en sus planes igualar una experiencia que los generadores aceptaron –en su momento– a regañadientes.

La combinación de crecimiento económico, inviernos más crudos y una matriz dependiente de los hidrocarburos, provocó que la deuda total de Cammesa creciera en forma exponencial. En septiembre de 2006 rondaba los u$s 1.700 millones, a mediados del 2008 andaba por los u$s 4.500 millones, actualmente está cerca de los u$s 7.500 millones.

 

 

 

 

Fuente: El Cronista

 

 

 

El Gobierno recompone con las eléctricas

Entre Ríos: el gobierno bonifica la electricidad a las entidades deportivas

Cammesa, al borde del desfinanciamiento

Copyright: 2007 - Afinidadelectrica.com. Contacto: . Diseņo y Desarrollo Web: Centraldev. Alojado en Dreamhost.