Ahorro de energía
Cinco ideas para usar mejor la energía

El crecimiento económico y productivo constante que vive nuestro país nos desafía a pensar cómo afrontar la mayor demanda de energía y qué hacer para que, mientras se concretan las nuevas obras para su generación y transmisión, el sistema no corra riesgos. Desde las empresas que conformamos la Cámara Argentina de Industrias Electrónicas, Electromecánicas y Luminotécnicas (CADIEEL), aportamos esfuerzos y soluciones para afrontar este tipo de situaciones. Veamos algunos ejemplos:

1.- Fuentes. Una de las principales variables a controlar es el consumo de los equipamientos informáticos. Si las tradicionales fuentes con transformadores de núcleo de hierro de los modem de acceso a la red fueran reemplazados por fuentes de tipo switching, se podrían ahorrar entre 8 y 11 watts por cada una, lo que multiplicado por los 2.000.000 de equipos daría un ahorro de energía de entre 16 MWatt y 22 MWatt/hora, o sea el consumo de 10.000 viviendas.

Fuentes tipo switching

2.- Iluminación. La iluminación de espacios públicos y del hogar es otro de los puntos de atención. En cuanto a la iluminación hogareña, el uso de lámparas de bajo consumo permite ahorrar casi el 80%, a lo que se suma la mayor durabilidad del artefacto y una disminución del monto de la factura que puede alcanzar el 15%. El alumbrado público consume casi el 4% del total de la energía eléctrica. Una de las disposiciones que las administraciones deberían adoptar es el reemplazo, a medida que se vayan agotando, de las luminarias de mercurio de alta presión por otras de sodio cuya eficacia promedio es de 110 lumen (cantidad de radiaciones luminosas sensibles al ojo humano) por watt consumido, frente a los 50 de la mercurial.

Lampara de sodio

3.- Control de potencia en el alumbrado público. La implementación en los sistemas de alumbrado público de los balastos de doble potencia contribuye fuertemente al ahorro de energía. Estos balastos están dotados de un dispositivo electrónico que les permite, a partir de determinados horarios, reducir la intensidad lumínica y, de ese modo, generar un ahorro de hasta el 40%. En la ciudad de Buenos Aires hay alrededor de 120 mil columnas de iluminación. Si tomamos, en un cálculo conservador, que cada una consume un promedio de 250 watt/hora, esto equivale a 30MW/h. El uso del balasto de doble potencia permitiría ahorrar un 20%, es decir 6MW/h, el consumo de 3.000 viviendas.

Control de potencia en el alumbrado público. La implementación en los sistemas de alumbrado público de los balastos de doble potencia contribuye fuertemente al ahorro de energía

4.- LEDs. Los leds son esos puntos luminosos que están en el frente de equipos como radios, televisores y teléfonos celulares. Pueden utilizarse como reemplazo de las lámparas incandescentes gracias a su mejorada eficiencia lumínica que permite con sólo un watt de consumo dar una prestación similar a una lámpara de 100 watts. Hagamos un ejemplo con los semáforos: sólo en Buenos Aires existen más de 3.500 cruces semaforizados y en cada uno hay un promedio de seis artefactos de tres luces cada uno, lo que da un total de 70 mil lámparas, que sumadas a sus controladores da un consumo estimado de 600 Kw/h. Si se los reemplazara por leds, este consumo se reduciría 100 veces.

Iluminación con LEDs

5.- Capacitores. Otro de los problemas es la necesidad de proveer a los nuevos usuarios que se agregan al sistema ya que las líneas de transmisión de energía tienen una capacidad de transporte limitada y su ampliación requiere de fuertes inversiones sostenidas en el tiempo. La instalación de capacitores (dispositivos para almacenar carga) en el punto de alimentación de máquinas eléctricas permite corregir el factor de potencia. Y en las conexiones con el sistema de distribución permite optimizar ese sistema al evitar el transporte de energía innecesaria. Esto implica un doble beneficio: un sólo que canal abastezca a más usuarios y con una baja de su tarifa.

La instalación de capacitores (dispositivos para almacenar carga) en el punto de alimentación de máquinas eléctricas permite corregir el factor de potencia. Y en las conexiones con el sistema de distribución permite optimizar ese sistema al evitar el transporte de energía innecesaria.

Los elementos aquí mencionados responden a una ecuación muy ventajosa en la que se mejoran prestaciones, se ahorra energía, aumenta la vida útil de los insumos, las innovaciones se amortizan rápidamente y se ahorra dinero. También auspiciamos políticas como una tarifa eléctrica nocturna que descomprima la demanda en las horas pico, las políticas públicas destinadas a favorecer la fabricación de elementos de alto rendimiento, las campañas de concientización y fomento, y los programas de etiquetado en lámparas y electrodomésticos que indiquen el nivel de consumo de ese producto.

Estos son algunos ejemplos concretos de cómo la industria nacional puede aportar soluciones para sobrellevar la creciente demanda energética.


Ramiro Prodan. PRESIDENTE DE CADIEEL

Copyright: 2007 - Afinidadelectrica.com. Contacto: . Diseño y Desarrollo Web: Centraldev. Alojado en Dreamhost.