Ahorro de energía
Transformarán al Palacio la Moneda de Chile en un edificio eficiente y sustentable

El objetivo principal del proyecto es convertir el Palacio La Moneda en un edificio que cumpla los estándares internacionales en cuanto al uso eficiente de la energía y la utilización de energías renovables.
Como resultado se espera contar con medidas de eficiencia energéticas operativas y suplir parte de los requerimientos energéticos del Palacio mediante el uso de energías renovables no convencionales.
En 2008 el Palacio de La Moneda gastó unos 600000 dólares en energía, sin embargo con esta medida se espera que el costo disminuya 25%. Este proyecto no sólo generará ahorros, sino también mejorará la calidad de vida de las personas que trabajan en la Moneda, contribuirá con el cuidado del medio ambiente y perfeccionará la estética del edificio.
Chile es un país sin petróleo ni gas propio, por lo que lidia con la dependencia energética de otros países de América del Sur, tomando estas iniciativas gran parte del problema se vería solucionado, mientras que se estaría provocando un beneficio enorme para el medio ambiente.

En 2008 el Palacio de La Moneda gastó unos 600000 dólares en energía, sin embargo con esta medida se espera que el costo disminuya 25%.


Chile busca desde 2006 una diversificación energética ante su aguda dependencia del petróleo, recurso que importa en su totalidad, y del inestable flujo de gas natural proveniente de Argentina.

La obra

En los planos del arquitecto italiano Joaquín Toesca jamás figuró algo así. Y es comprensible, era el siglo XVIII. Porque plantear una perforación de unos 80 metros para obtener energía geotérmica y así calefaccionar a La Moneda, incluso hoy no es fácil de asimilar. Pero no hay marcha atrás. Ni en la transformación de la malla energética ni en la búsqueda de una tecnología similar a la del Parlamento alemán (Bundestag) para transformar al palacio de gobierno -en el Bicentenario- en un edificio con "tecnología verde" pionero en América Latina.
Ya hay avances. En agosto la Fundación Chile se adjudicó por 50 millones de pesos la gerencia técnica del proyecto. Con la firma del contrato de gestión se dará el puntapié inicial a la iniciativa.
Paralelamente se han dado importantes pasos con miras al uso de energía geotérmica, que es la que se extrae de la tierra. La Dirección General de Aguas, por ejemplo, ha monitoreado cuatro pozos de agua en Santiago Centro. Están ubicados en Amunátegui 42, Molina 704, Portugal 125 y Matucana 741 y han arrojado una conclusión: en todas hay napas, que tienen una profundidad de entre 70 y 80 metros. Se prevé que en el periplo de la sede de gobierno también se podría encontrar agua si se excavara en esos rangos. Tres millones de dólares costará en total la transformación del tramado energético del edificio, que permitirá ahorrar 80 millones de pesos anuales en electricidad y en gas natural. La cifra no es menor si se considera que en 2008 la cuenta cancelada por el Gobierno fue de 290 millones de pesos: 217 millones en electricidad y 73 millones en gas, con lo que se prevé recuperar la inversión en unos 10 años.

Paneles termosolares ubicados en los techos proveerán agua caliente sanitaria.


Paneles termosolares ubicados en los techos para proveer de agua caliente sanitaria, luminarias de bajo consumo, detectores de movimiento para el encendido y apagado automático de luces en oficinas y salones, y paneles fotovoltaicos que alimentarán los focos de la fachada norte están en el diseño que se planea tener listo a fines de 2010. La construcción del proyecto geotérmico superará esa fecha, pues todos los cálculos indican que demorará unos 18 meses.
De todas las dependencias de la sede de gobierno, el subterráneo -zona donde están el búnker, el casino, el auditorio y los estacionamientos- consume un 70 por ciento de la energía total. Nada se sabe de los gastos por separado de las reparticiones que están en la superficie -cohabitan la Presidencia, los ministerios del Interior, Segpres y Segegog y la Secretaría de Comunicación-, pues no hay sistemas de medición ni control independiente.
La senda de la energía renovable será aplicada, además, a 17 edificios públicos, que ya han sido diagnosticados. Entre ellos, el Congreso Nacional, la Corte Suprema, el Ministerio Público y la Contraloría.

Antecedentes

A diferencia de la tendencia que muestran los países desarrollados, en Chile, hay un consumo mayor de energía por unidad de producción y en años pasados el consumo de energía en Chile creció un 7% anual, cifra mayor a las tasas de crecimiento económico.
Esta ineficiencia productiva crea una presión innecesaria sobre los recursos naturales.
Lo anterior se traduce en mayor contaminación, pérdida de competitividad de la industria y minería y un impacto importante en el presupuesto de las familias de menores recursos.
La eficiencia energética permite enfrentar adecuadamente los problemas anteriores, desde una perspectiva económica que reconoce que, aplicada adecuadamente esta estrategia, es más barato ahorrar una unidad energética que producirla.
En este contexto, la Comisión Nacional de Energía se encuentra liderando un esfuerzo nacional de articulación de actores públicos, privados y la sociedad civil con el propósito de definir un programa de acción concreto que permite dar un impulso estratégico a la eficiencia energética en la agenda nacional.
El mensaje central del programa es que usar la energía de manera eficiente ahorra costos al individuo, aumenta la productividad industrial, y es beneficioso para el medio ambiente. No es un programa de restricción de consumo, no afecta la calidad de vida en ningún otro sentido que hacer al país más sustentable. Son básicamente cambios tecnológicos y cambios en el hábito con el uso de la energía.

Paneles fotovoltaicos que alimentarán los focos de LEDs de la fachada norte.


El Programa se estructura sobre la base de 3 niveles de acción para asegurar su efectividad, coherencia y sustentabilidad en el tiempo. Cada nivel lo integran instituciones y organizaciones del Estado, el sector privado y la sociedad civil.
En este contexto, desde el año 2007 el Programa País de Eficiencia Energética PPEE se encuentra trabajando en la ejecución de diagnósticos energéticos a los edificios públicos, entre los años 2007 y 2008, se realizaron 16 diagnósticos energéticos a edificios públicos. Estos diagnósticos, también hacen una propuesta de medidas de implementación en cada edificio en particular. El proyecto se basa en dar continuidad a este trabajo que ya se ha realizado, pero esta vez trabajar con edificios mas amplios y que sean mas simbólicos para que causen un mayor impacto en la opinión pública, además dejando en evidencia que es un ejemplo que se puede replicar también en el sector privado, por lo mismo el objetivo es desarrollar este proyecto en el Palacio de La Moneda
El estudio energético en el Edificio de La Moneda ha sido contratado a Fundación Chile por el Programa País de Eficiencia Energética.

El diagnóstico

Durante el 2008 se realizó un diagnóstico energético del edificio el que permitió identificar las oportunidades de gestión e implementación de medidas de eficiencia energética, el mismo arrojó los siguientes resultados:
La facturación energética total en electricidad y gas natural el año 2008 alcanzó los $290 millones, y el año 2007 alcanzó los $230 millones.
El Palacio de La Moneda pagó en electricidad el año 2006 $154 millones, el 2007 $177 millones y el año 2008 $217 millones, correspondientes a un consumo de 2.492 MWh/año, 2.265 MWh/año y 2.101 MWh/año, respectivamente. Se observa que el consumo total de electricidad en el 2008 fue un 7% menor que en el 2007, pero los costos asociados fueron un 22% superior, debido al alza de tarifas eléctricas.
Adicionalmente, el año 2006 pagó $39,5 millones, el 2007 $ 58,3 millones y el 2008 $72,8 millones en gas natural, correspondiente a una energía de 1.441 MWh/año, 1.739 MWh/año y 1.558 MWh/año, respectivamente. Se observa que si bien el consumo durante el año 2008 fue menor que en el 2007, los costos asociados fueron superiores al 45%.
Esto se debe al alza general que han experimentado los precios de los combustibles en los últimos años.

El Palacio de La Moneda pagó en electricidad el año 2006 $154 millones, el 2007 $177 millones y el año 2008 $217 millones, correspondientes a un consumo de 2.492 MWh/año, 2.265 MWh/año y 2.101 MWh/año, respectivamente. Se observa que el consumo total de electricidad en el 2008 fue un 7% menor que en el 2007, pero los costos asociados fueron un 22% superior, debido al alza de tarifas eléctricas.


Entre las oportunidades de eficiencia energética y ahorro se destacan:
• Existen oportunidades de cambio de tarifa eléctrica, se recomienda cambiar algunos de los empalmes a tarifa BT43, donde los ahorros podrían alcanzar $7MM anuales.
• El 34% de la energía eléctrica se usa en iluminación, cambios tecnológicos permitirían ahorrar un 30% de este consumo, esto es, 10% del total ($18MM a valor de la energía 2007).
• El 47% de la energía eléctrica se usa en climatización, con un alto potencial de ahorro principalmente por tres factores: existe un sistema de control muy básico, la calefacción de las oficinas de la Plaza de la Constitución es fundamentalmente eléctrica y existen del orden de 160 equipos unitarios (ventana y split).
• El 90% de consumo de gas natural es usado en calefacción y agua caliente sanitaria (38%). El uso de colectores solares permitiría ahorrar el 25% del gas natural que actualmente se consume para ACS, esto es, alrededor del 10% total ($ 5MM a precios del gas natural del 2007).


Licitaciones

De las once licitaciones que contempla el proyecto para dotar a La Moneda de fuentes sustentables de energía, sólo se ha adjudicado la que corresponde a la gerencia técnica, que el 12 de agosto quedó en manos de la Fundación Chile. Esta institución, como ente externo, tiene la responsabilidad de responder ante la Presidencia de la República por la ejecución y fiscalización de las obras.
El resto de las convocatorias comenzaron a realizarse en noviembre, partiendo por el proyecto de iluminación y cambio a luminarias eficientes en el subterráneo, casino, auditorio y estacionamiento.
Se continuará con el estudio geotérmico para climatizar La Moneda y el subsuelo de la Plaza de la Constitución, y con el proyecto de agua caliente sanitaria vía paneles termo-solares para las duchas en los dormitorios de la guardia de palacio y la iluminación de la fachada norte con paneles fotovoltaicos.

El uso de energía geotérmica es lo más revolucionario del sistema que pretende convertir al Palacio de Gobierno en un ejemplo en Latinoamérica en la utilización de energía limpia.


En este último ítem, aparte del ahorro energético, que no es mucho por las escasas horas que estos focos permanecen encendidos, se buscará hermosear La Moneda a través de iluminación en distintas tonalidades.
Para principios del próximo año está previsto el llamado para la puesta en marcha del sistema de climatización y el reemplazo de las unidades (similares a las de aire acondicionado) para un sistema centralizado eficiente.

En la línea del Bundestag alemán

Hace 10 años, el 29 de abril de 1999, el Bundestag o Parlamento alemán enfrentó la ira de conservadores y vanguardistas cuando redebutó, después de cuatro años de remodelación, con una cúpula de cristal.
Fue lo único polémico, pues unos y otros aplaudieron que el edificio neo-renacentista, que se construyó entre 1884 y 1894, se convirtiera en un ejemplo de preservación del medio ambiente, al incorporar la energía geotérmica y solar para su funcionamiento. Esa tecnología es la que se quiere para La Moneda, edificio de mayor antigüedad que el Parlamento ubicado en Berlín, pues empezó a construirse en 1784, justo 100 años antes.

En algunas zonas de La Moneda se hará un cambio de luminarias y sistemas de climatización que serán altamente eficientes.

 

Los números del proyecto

3 millones de dólares es el costo total del proyecto para transformar la malla energética de La Moneda.
80 millones de pesos anuales será el ahorro en las cuentas de luz y gas.
290 millones de pesos se pagaron en 2008 en luz y gas.
• 70% del gasto energético es por consumo en la planta baja de la sede de gobierno (búnker, casino, estacionamiento, auditorio).
17 edificios públicos, seguirán la senda de la energía renovable, entre ellos, el Congreso Nacional

Si bien la utilización de energías poco contaminantes y no convencionales en los edificios públicos no implica necesariamente que el resto de la ciudadanía se haga parte de la idea en el ejercicio, lo cierto es que obliga a una consecuente búsqueda de soluciones coherentes en términos de políticas energéticas.



Fuentes: Comisión Nacional de Energía - El MercurioPlataforma Urbana





Información relacionada

Chile podría convertirse en la sede del principal centro tecnológico de energías renovables de Mercosur
La energía solar en Chile
Chile anuncia un proyecto de ley para promover la incorporación de la energía solar térmica a la vivienda nueva

Copyright: 2007 - Afinidadelectrica.com. Contacto: . Diseño y Desarrollo Web: Centraldev. Alojado en Dreamhost.