Pérdidas no técnicas
República Dominicana: Ofrecen "cajita mágica" para robar electricidad

Las distintas modalidades que aplican los dominicanos para robarse el servicio de energía eléctrica han ido a una velocidad mayor que los procesos de detección de las autoridades. El más reciente método ilegal para bajar el costo de la energía eléctrica en hogares, comercios y hasta empresas es la llamada “cajita mágica”, un aparato que reduce la velocidad de los medidores, permitiendo un mayor consumo sin que se registre en cantidad de kilovatios para fines de facturación.
Las personas que se ha prestado a adquirir y aceptar la instalación de este aparato le han puesto la “cajita mágica”, porque funciona con una especie de magnetismo que hace más lentos a los medidores o contadores eléctricos sin que los verificadores puedan notarlo.
Esta modalidad de fraude es ofrecida por empleados de algunas empresas contratistas que precisamente le prestan servicios a las empresas distribuidoras Edesur y EdeEste.
Hasta ahora no se ha confirmado su uso en la zona norte del país.

El más reciente método ilegal para bajar el costo de la energía eléctrica es la llamada “cajita mágica”,


Robo efectivo

Empleados de empresas contratistas se acercan a determinados hogares y le proponen la instalación del aparato, que va dentro de la casa, después del contador, no antes, lo que hace difícil su localización.
La “cajita mágica” es ofrecida a un costo que oscila entre RD$10,000 y RD$15,000, y cuando la van a instalar, le piden al adquiriente que encienda todos sus aparatos y que mantenga el acondicionador de aire en funcionamiento aunque no lo esté usando, para que el contador marque por lo menos un consumo que justifique el tamaño de la residencia.

Los usuarios

Reporteros de Listín Diario comprobaron la existencia del aparato usado para el robo de luz y aunque sus propietarios no permitieron que le hicieran fotografías, confesaron que da “muy buenos resultados”.
La “cajita mágica” es un aparato cubierto con material metálico, muy parecido a un inversor de los que se utilizan de manera convencional para acumular energía eléctrica con baterías.
“A mí me lo ofrecieron y yo no acepté, pero mi vecino lo tiene y me dijo que le ha dado muy buenos resultados”, dijo una señora residente en el sector Pantoja, quien expresó que la persona que se lo ofreció le pidió RD$12,000.
Un usuario del aparato residente en el sector Alma Rosa I de Santo Domingo Este, confirmó que el aparato reduce la velocidad del consumo de energía que marca el contador y por eso el recibo de energía eléctrica le llega de entre RD$2,000 y RD$2,500, cuando antes de instalarlo tenía un consumo menor y su factura nunca bajaba de RD$6,000 mensual.

La “cajita mágica” es ofrecida a un costo que oscila entre RD$10,000 y RD$15,000.


Penado por la ley

En febrero de este año entró en vigencia una modificación que el Congreso Nacional le hizo a la Ley 125-01 para establecer la penalización del fraude eléctrico.
Con base en esta legislación se estableció un procurador general contra el robo de la energía eléctrica, como representante del Ministerio Público en los procesos de detección de fraude.
El problema con la “cajita mágica” es que su instalación se hace dentro de la casa, lo cual indica que en caso de sospecha de que alguna residencia lo esté usando, la distribuidora de electricidad tendría que abrir un proceso que le permita obtener una orden de allanamiento de la casa, lo cual se toma su tiempo.
El aparato es efectivo y no se nota, no se ve desde afuera, no implica conectar ni desconectar ningún alambre del contador, que sigue funcionando con aparente normalidad, sólo que a una velocidad mucho más lenta, aunque el consumo de energía sea mucho mayor.
El riesgo para el que utiliza este aparato es que si se lo descubren y lo someten a la Justicia no podrá alegar que ninguna persona se lo ofertó, pues los que andan vendiéndolo e instalándolo hacen un solo cobro por su venta y funcionamiento y no vuelven a asomarse, por lo menos de manera directa.

La “cajita mágica” es un aparato cubierto con material metálico, muy parecido a un inversor de los que se utilizan de manera convencional para acumular energía eléctrica con baterías.


La “cajita mágica” es fabricada con una tecnología de Sudamérica que fue adoptada rápidamente en el país y ya hay técnicos que la fabrican hasta en los patios, pues no se necesita de mucho conocimiento, además de que los instrumentos para su fabricación se consiguen fácilmente en cualquier centro de venta de artículos electrónicos.

Modalidades de fraude eléctrico

Además de la “cajita mágica”, lo más reciente en robo de luz, algunos clientes utilizan el método de conectar todas las noches antes del medidor el cable que alimenta el aire acondicionado y la nevera, que son los aparatos de mayor consumo, y en la mañana temprano lo desconectan.
También hay empleados de empresas contratistas que ofrecían a clientes “borrar” la numeración del medidor dos o tres días antes de que pasara el verificador de la distribuidora, lo cual facilitaba la posibilidad de que le facturaran menos.
Otros usuarios utilizan el método de derramar miel de abeja en el medidor, para ponerlo más lento. Sin embargo, ese método ya no es factible, porque no resulta en los medidores digitales, que son los que se utilizan ahora con más frecuencia.

Además de la “cajita mágica”, lo más reciente en robo de luz, algunos clientes utilizan el método de conectar todas las noches antes del medidor el cable que alimenta el aire acondicionado y la nevera, que son los aparatos de mayor consumo, y en la mañana temprano lo desconectan.


Las modalidades de fraude más efectivas son las que se realizan en complicidad con empleados de empresas contratistas, quienes son los enviados por las propias distribuidoras en caso de sospechar de un fraude y nunca lo van a descubrir si ellos lo han propiciado.
Un residente en el Ensanche La Fé, explicó que un empleado de una empresa eléctrica va a su casa a mediados de cada mes, desconecta la luz del medidor por una semana o más y luego vuelve a conectarla antes de que pase el lector, que entonces factora menos de lo consumido.

EDE-Este identifica “cajita mágica” utilizada en robo de energía

La Dirección de Pérdidas de la Distribuidora de Electricidad del Este (EDE-Este) informó que un equipo técnico identificó la denominada “cajita mágica”, utilizada por algunos clientes con el objetivo de evadir el registro real por consumo de electricidad. En ese sentido, la empresa exhortó a sus clientes a rechazar las ofertas que realizan “delincuentes”, que sólo buscan estafar. Advirtió a quienes adquieran esos dispositivos corren el riesgo de ser sometidos a la justicia como lo establece la Ley General de Electricidad.
A través de un comunicado, la empresa indicó que trabaja en coordinación con la Procuraduría General Adjunto para el Sector Eléctrico (PGASE), para unificar esfuerzos que permitan adoptar los correctivos necesarios e incentivar que cada usuario pague la energía que recibe.

Las modalidades de fraude más efectivas son las que se realizan en complicidad con empleados de empresas contratistas.


Explicó que cuando se detecta un fraude eléctrico en su zona de concesión, la información es enviada a la PGASE, la cual hace las inspecciones de lugar para determinar el tipo de fraude en perjuicio de la distribuidora.

Descubren nuevos fraudes eléctricos con “cajita mágica”

La PGASE y la Superintendencia de Electricidad (SIE), comprobaron dos nuevos casos de fraudes eléctricos con el uso de un transformador o “cajita mágica”, detectados en los sectores Los Prados, Honduras y en el Distrito Nacional.
En la calle Livia Veloz número 9, de Los Prados, la PGASE y la SIE, comprobaron un fraude al establecer que los beneficiarios utilizaban un transformador o “cajita mágica” para hacer manipulaciones internas en la instalación eléctrica.
Los representantes de la PGASE y la SIE requisaron el transformador que se utilizaba para cometer la acción dolosa en perjuicio de Edesur, y levantaron el acta de fraude para las consiguientes acciones penales contra el infractor, en aplicación del Artículo 125, literal a) y b) de la Ley 125-01, modificada por la Ley 186-07, que sanciona por la vía penal los actos de fraude eléctrico, con prisión desde 3 días hasta 3 años, y la aplicación de multas, según el total de la energía robada.
La cajita mágica, como ha sido denominado el equipo que ofertan los delincuentes para sustraer energía eléctrica con manipulaciones internas en la instalación eléctrica, es una de las nuevas modalidades criminales que han descubierto técnicos de Edesur, en su lucha contra las distintas modalidades de fraude eléctrico.
Otro fraude fue confirmado por la PGASE y la SIE en un colmado establecido en la calle Colón o calle 16 de Agosto número 28, del sector Honduras Oeste, donde también se utilizaba un transformador o cajita mágica para hacer manipulaciones internas en la instalación eléctrica para sustraer energía.

La PGASE y la Superintendencia de Electricidad  (SIE), comprobaron dos nuevos casos de fraudes eléctricos con el uso de un transformador o “cajita mágica”.



Edesur ejecuta un programa contra el fraude eléctrico en el Distrito Nacional y las provincias de la región Sur que completan su área de concesión.
El administrador de Edesur, Lorenzo Ventura consideró que cualquier modalidad de fraude eléctrico es una práctica criminal inaceptable.
Técnicos de la empresa realizan visitas de inspección y son designados por la administración de Edesur para que también investiguen todas las denuncias de fraude que se reciben a través de llamadas telefónicas y la página digital de la compañía, a los fines de proceder en consecuencia.
El artículo 125, literal a) y b) de la Ley 125-01, modificada por la Ley 186-07, establece que será acusado de fraude eléctrico, el que intencionalmente sustraiga, o se apropie de energía eléctrica, para su propio beneficio o el de terceros, mediante acometidas, y cualquier otro elemento material de la red de distribución, y manipulación y alteración de los elementos eléctricos, magnéticos o electromagnéticos y/o programas informáticos o redes de comunicación interconectadas al sistema de medición del consumo, con el objeto de modificar los registros de consumo de electricidad.

Cuando se detecta un fraude eléctrico en su zona de concesión, la información es enviada a la PGASE, la cual hace las inspecciones de lugar para determinar el tipo de fraude en perjuicio de la distribuidora.






Fuentes: Listín DiarioEl Nuevo DiarioAntena




Información relacionada


Curioso fraude eléctrico en Santa Fe
El flagelo del fraude de energía en Centroamérica
Inspección de medidores: La prueba de potencia


Copyright: 2007 - Afinidadelectrica.com. Contacto: . Diseño y Desarrollo Web: Centraldev. Alojado en Dreamhost.