Pérdidas no técnicas
Inspección de medidores: Los precintos

Los precintos y sellos son dispositivos de cierre que evidencian cualquier intento de manipulación o violación tanto de la tapa principal o carcaza del medidor, de la tapa de bornera, de las conexiones de transformadores o de cualquier otro elemento asociado al equipo de medida.
Un precinto es un dispositivo físico (generalmente numerado) que se coloca sobre mecanismos de cierre para atestiguar sobre accionamientos (aperturas) no autorizados de los mismos. Una vez colocados no pueden ser removidos sin provocar su destrucción.
Al proceder a la inspección de medidores se prestará especial atención al control de precintos y sellos de seguridad ya que la falta o manipulación de alguno de ellos es motivo suficiente como para sospechar de algún ilícito.



Un precinto es un dispositivo físico (generalmente numerado) que se coloca sobre mecanismos de cierre para atestiguar sobre accionamientos (aperturas) no autorizados de los mismos. Una vez colocados no pueden ser removidos sin provocar su destrucción.

 

Recordamos que no es posible proceder a la manipulación de los componentes internos y conexiones en medidores sin violar precintos, sellos o vulnerar alguna de las tapas.
Se verificara el estado y codificación de todos los precintos asociados a la instalación entre los que encontramos:

- Carcaza de medidor y registrador.
- Tapa de bornera
- Tapa de gabinete o nicho
- Contratapa
- Bornera secundaria
- Bornera de transformadores
- Conexión de fases y/o neutro de referencia

En el caso de las tapas de gabinete, contratapas y tapas de bornera será necesario retirar algunos de los precintos por lo que previamente se controlara su estado y se registrará en planilla los datos y la acción tomada. La colocación de un precinto requiere de la confección de un documento que aclare sobre fecha, hora, número de precinto y firma del funcionario interviniente.

Tipos de precintos


Según su aplicación, los precintos pueden ser de plástico, metal o una combinación de ambos. Los más utilizados en medidores de energía son:

- Precintos de plomo

Precinto de plomo con cuño General Electric GE

- Precintos plásticos (Polipropileno, Poliamida, policarbonato, etc.)

Precinto plástico con cierre metálico incorporado.

- Sellos plásticos encastrables a presión tipo snap seal que bloquean el acceso a los tornillos de cierre de medidores.

Sello plástico tipo snap seal que bloquea el acceso a los tornillos de cierre del medidor.


Según su tecnología, sistema de cierre y codificación, los precintos adquieren distintos grados de protección entre los que se encuentran entre otras:

- Cuerpo transparente del precinto que ofrece una posibilidad completa de control visual de la integridad del mecanismo de cerradura.
- Construcción del precinto en una sola pieza no permite hacer un cambio de las partes separadas del precinto.

Precinto diseñado con 4 trabas de seguridad cuadradas, dispuestas simétricamente a ambos lados del cuerpo de anclaje.

- Material especial del precinto que combina las características de elasticidad y fragilidad y no permite de abrir el precinto después de su colocación sin romper su cuerpo.
- Presencia de muescas en el nudo de cerradura presta una información auténtica sobre integridad del cable para precintar.
- Material del precinto que no cambia sus características entre un alto rango de temperaturas excluyendo la posibilidad de abrir bajo la influencia orientada de temperatura.
- Tapa especial hace imposible un acceso hacia el nudo de cerradura.
- Logotipo de la empresa que determina la pertenencia del precinto
- Numeración única alfanumérica que identifica el precinto
- Aplicación del número y el logotipo dentro del material del precinto que hace imposible su cambio y/o alteración.
- Holograma de seguridad el cual puede ser numerado de forma correlativa para verificar la autenticidad del mismo.
- Precinto plástico inyectado en polipropileno con un mecanismo de cierre compuesto por una traba metálica que impide la acción de cualquier factor térmico que en otros precintos podrían ablandar el sistema de cierre.

Precinto plástico inyectado en polipropileno con un mecanismo de cierre compuesto por una traba metálica que impide la acción de cualquier factor térmico que en otros precintos podrían ablandar el sistema de cierre.

- Protección del cable de precinto contra cambio.
- Precinto metálico de largo ajustable que posee con un cable de acero que brinda gran resistencia, versatilidad y seguridad. Este puede enfrentarse a severas condiciones ambientales sin sufrir daño alguno. El precinto esta compuesto de un cuerpo de metal y un cable de acero.



Precintos de plomo

El precintado en plomo se realiza mediante la compresión de una capsula de plomo o estaño sobre una espiga de alambre o hilo que se enlaza sobre las partes a bloquear. Al comprimir la capsula, el plomo es marcado con un cuño o sello que identifica a la empresa y al operario que ha realizado esta operación.
Este antiguo sistema aún es el preferido por muchas empresas debido generalmente a su bajo costo de aplicación. 

El precintado en plomo se realiza mediante la compresión de una capsula de plomo o estaño sobre una espiga de alambre o hilo que se enlaza sobre las partes a bloquear. Al comprimir la capsula, el plomo es marcado con un cuño o sello que identifica a la empresa y al operario que ha realizado esta operación.  

Tiene como desventajas principales la nula trazabilidad de los elementos ya que cada pinza indentadora ofrece solo una unica y escasa numeración para todos los precintos y el peligro ante el hurto o copia de las matrices o cuños de impresión.
Para verificar estos precintos se observara la integridad del alambre o hilo mediante inspección visual y tirando del mismo. Luego se inspeccionará la superficie de ambas caras del plomo donde se deberá verificar una correcta y clara impresión. 

Se inspeccionará la superficie de ambas caras del plomo donde se deberá verificar una correcta y clara impresión. 

Se verificará especialmente en el lateral del plomo que este no ofrezca signos de haber sido abierto con alguna herramienta plana como ser un destornillador o un cuchillo. En estos casos siempre queda el material con marcas.



Se verificará especialmente en el lateral del plomo que este no ofrezca signos de haber sido abierto con alguna herramienta plana como ser un destornillador o un cuchillo.

La otra evidencia de manipulación del precinto de plomo es el cierre del mismo con una herramienta inadecuada y sin acuñar. Generalmente se realiza con pinzas dejando la superficie del plomo marcada con sendas líneas paralelas producidas por las estrías de estas herramientas.



La otra evidencia de manipulación del precinto de plomo es el cierre del mismo con una herramienta inadecuada y sin acuñar.

Precintos plásticos


En la actualidad son los más utilizados dada la gran variedad existente adaptable a distintos dispositivos de cierre:

- Tipo candado: utilizados generalmente para dispositivos de reseteo o ICM.

Tipo candado: utilizados generalmente para dispositivos de reseteo o ICM.

- De tambor giratorio: de policarbonato (tipo roto seal) este sistema requiere para su cierre una pinza especial por lo que solo puede instalarlos personal autorizado. Se aplican generalmente en el cierre de tapas principales de medidor y borneras.

De tambor giratorio de policarbonato (tipo roto seal) este sistema requiere para su cierre una pinza especial por lo que solo puede instalarlos personal autorizado. Se aplican generalmente en el cierre de tapas principales de medidor y borneras.

- Con cremallera plástica: fabricados en una sola pieza y en distintos formatos. Se verifica su estado fácilmente pero pueden ser alterados o deformados mediante la aplicación de calor. Su aplicación más frecuente es en tapas, contratapas y dispositivos de reseteo.

Con cremallera plástica: fabricados en una sola pieza y en distintos formatos.


Se verifica su estado fácilmente pero pueden ser alterados o deformados mediante la aplicación de calor.

- De múltiples trabas: Están confeccionados generalmente en polipropileno traslúcido, lo que permite corroborar a trasluz cualquier intento de violación. Está diseñado con 2, 4 o 6 trabas de seguridad de distintos formatos, dispuestas simétricamente a ambos lados del cuerpo de anclaje. Una vez cerrado el precinto, la parte superior del cuerpo de anclaje cubre en forma total la boca de entrada, impidiendo el uso de cualquier tipo de pinza o herramienta para abrirlo. Este tipo de precinto se puede enhebrar utilizando alambre espiralado o envainado, pudiendo elegir el largo que mejor se adapte al dispositivo que se desea precintar.

Detalle del interior de un precinto plástico de seis trabas.


Para comprobar su integridad primero se realiza una prueba de tracción del alambre a fin de verificar su continuidad. En casos de alambre recubierto se revisará además que el núcleo metálico del mismo no este cortado en ningún sector y oculto por la vaina. 

Para comprobar su integridad primero se realiza una prueba de tracción del alambre a fin de verificar su continuidad. En casos de alambre recubierto se revisará además que el núcleo metálico del mismo no este cortado en ningún sector y oculto por la vaina. 

El paso siguiente es controlar el estado físico del precinto:

- Numeración y logos adulterados

- Señales de apertura forzada mediante palancas o herramientas insertadas en el cuerpo de anclaje. 

Señales de apertura forzada mediante palancas o herramientas insertadas en el cuerpo de anclaje.  

- Signos de apertura mediante deformación por temperatura:
El cuerpo del precinto se encuentra alabeado
El material ha sufrido un ligero cambio de color
El recubrimiento del alambre o partes del precinto se encuentran quemadas o con signos de aplicación de llama o aire caliente.
Los extremos se encuentran redondeados o curvados por el calor. 

Signos de apertura mediante deformación por temperatura. 

-Perforaciones en el cuerpo: Se encuentran agujeros en los laterales utilizados para abrir mediante agujas o alambres las trabas de anclaje de los precintos. Estas perforaciones pueden realizarse con medios mecánicos o térmicos. Según el color del precinto en algunas ocasiones estos agujeros pueden encontrarse tapados con pegamentos o selladores plásticos.

Perforaciones en el cuerpo: Se encuentran agujeros en los laterales utilizados  para abrir mediante agujas o alambres las trabas de anclaje de los precintos.

-Partes del sistema de cierre reparadas: Se verificara que el precinto se encuentre sin sus partes pegadas, soldadas o selladas o que contenga marcas de cortes y reparaciones posteriores, especialmente en los precintos cuyo cuerpo no sea de material traslucido. 

Partes del sistema de cierre reparadas: Se verificara que el precinto se encuentre sin sus  partes pegadas, soldadas o selladas o que contenga marcas de cortes y reparaciones posteriores, especialmente en los precintos cuyo cuerpo no sea de material traslucido. 



Conclusión

El paso siguiente en la especialización del hurtador de energía eléctrica, luego de las conexiones directas y puentes, es la manipulación de medidores. Para ello debe proceder a vulnerar precintos, sistemas de cierre y/o tapas. Al realizar estas operaciones fraudulentas dejará pistas o señales de su intervención las que el inspector deberá identificar inequívocamente y así continuar con la detección del fraude.
En este instructivo se presentaron las formas más comunes y básicas de esta tipo de maniobras, pero las técnicas aplicadas son tantas como criminales eléctricos existen. 



El paso siguiente en la especialización del hurtador de energía eléctrica, luego de las conexiones directas y puentes, es la manipulación de medidores. 





Por: Leandro Kessler



Más información sobre Perdidas No Técnicas PNT

Inspección de medidores: La prueba de potencia

Las conexiones eléctricas clandestinas - Una aplicación de la teoría de juegos

Copyright: 2007 - Afinidadelectrica.com. Contacto: . Diseño y Desarrollo Web: Centraldev. Alojado en Dreamhost.