Ahorro de energía
El ABC de las lámparas Bajo Consumo

 Las nuevas tendencias a nivel mundial señalan que la calidad de vida futura dependerá de la capacidad humana para aprovechar mejor los recursos que le son dados. Dentro de este marco, el ahorro de energía es una preocupación global que no debería ser ignorada.
Hace más de una década que las lámparas de Bajo Consumo irrumpieron en la escena del mercado eléctrico argentino, y aún hoy continúan incorporando nuevas tecnologías para ofrecer el mejor rendimiento, sin dejar de tomar en cuenta el ahorro energético y el diseño.

Continúan incorporando nuevas tecnologías para ofrecer el mejor rendimiento, sin dejar de tomar en cuenta el ahorro energético y el diseño

Formas, tamaños y usos

Las lámparas de bajo consumo son lámparas fluorescentes de tubo estrecho (10- 15 mm.) curvado en doble U, o de varios tubos conectados por puentes de unión, diseñados de esta manera a fin de conseguir dimensiones reducidas. Como por ejemplo, la Bajo Consumo en su versión normal de 20W o MINI de la misma potencia.
Actualmente, el modelo de mayor furor es la Lámpara Bajo Consumo Espiral. Este modelo ofrece mayor flujo luminoso que las de bajo consumo convencionales, debido a que los tubos enrulados incrementan la superficie emisora de luz y ofrecen una estética más agradable a los ojos.
Este modelo trabaja basado en la utilización de sustancias fluorescentes que se adaptan convenientemente a las condiciones de funcionamiento impuestas por las dimensiones de la lámpara.

Encendido

El encendido de este tipo de lámpara es por medio de electrodos precalentados, por cebador o balasto electrónico. La estabilización de la descarga se hace mediante balasto incorporado; la temperatura del color es de 2.700 ó 3.000K, en luz blanca cálida, y de 4.000 a 6.700K en luz blanca fría. La duración usual de las lámparas económicas que encontramos en supermercados es de 3.000 horas, mientras que las lámparas convencionales duran un promedio de 6.000 horas y las Premium, hasta 10.000. (Este último modelo es más frecuentemente utilizado en Europa o Estados Unidos)

Comparativa entre lámparas de bajo consumo e incandescentes

La cantidad y tipo de componentes, y las nuevas tecnologías aplicadas para fabricarlos, encarecen el costo final de los artefactos de Bajo Consumo. Por lo tanto, al momento de la adquisición, el valor es muy superior al de las lámparas incandescentes comunes; sin embargo, su rendimiento y duración son notablemente superiores. Como resultado, el consumidor que elige lámparas de Bajo Consumo, ahorra en energía y en resposición de lámparas, y por ende, ahorra en dinero. (Ver tablas)

En las lámparas incandescentes tradicionales, la luz proviene de un filamento metálico compuesto por tungsteno, montado dentro de un bulbo. La evaporación generada por las altas temperaturas hace que al cabo del tiempo el filamento se corte, con lo que la vida útil de la lámpara no supera, en promedio, las 1.200 horas. Por otra parte, este tipo de lámparas consumen una importante cantidad de energía en la producción del calor necesario para la generación de luz.

Las lámparas bajo consumo ahorran un 80% de energía y duran un promedio de 6000 horas; seis veces más que las incandescentes

Lás lámparas de bajo consumo son más eficientes y pueden ser instaladas en el mismo zócalo que las tradicionales. Estos modelos tienen potencias que varían desde los 5W (equivalentes a una incandescente de 25W) hasta los 85W (equivalente a las incandescentes de 425W), ofreciendo, además, mayor durabilidad y eficiencia.

Las lámparas bajo consumo ahorran un 80% de energía y duran un promedio de 6000 horas; seis veces más que las incandescentes.

A continuación se explica en detalle la investigación realizada y sus respectivos resultados:

La tabla siguiente muestra los valores de potencia, eficiencia luminosa, flujo luminoso y costo de diferentes lámparas incandescentes y de lámparas de bajo consumo (equivalentes en flujo luminoso).

Lamparas de bajo consumo - Tabla 1 

Superadas las 2.000 hs de uso, las lámparas de bajo consumo comienzan a dar ganancia en comparación al menor costo inicial de las lámparas incandescentes.

La siguiente tabla compara los costos totales de iluminación durante 6.000 horas, entre una lámpara incandescente clara de 100W y una de bajo consumo de 20W que emite la misma cantidad de luz (flujo luminoso). Considerando un costo estándar de la energía de $0,15/kWh:

Lamparas de bajo consumo - Tabla 2

Se supone para el cálculo siguiente que las 6.000 horas de uso, (vida útil de una lámpara de bajo consumo) equivale a 1.200 días, utilizándola 5 horas por día como promedio (6 horas por día en invierno, 4 horas por día en verano), 20 meses:

Lamparas de bajo consumo - Tabla 3

En las 6.000 horas, el usuario ahorra $ 66, o sea 5,5 veces el costo de la lámpara de bajo consumo.
Si comparamos una lámpara incandescente de 75W y una B/C Normal de 15W:

 Lamparas de bajo consumo - Tabla 4

Aquí, a las 6.000 horas, el ahorro para el usuario es de $ 42, equivalente a 3,5 veces el precio de la lámpara de bajo consumo.
Finalmente, veamos una comparación entre el consumo de una lámpara incandescente 60W con una Bajo Consumo de 11W.

 Lamparas de bajo consumo - Tabla 5

En este caso el ahorro para el usuario a las 6.000 horas resulta de $ 39, más del doble del precio de la lámpara.

 

En resumen, las ventajas de las lámparas bajo consumo son:

-Ahorro de energía de un 80%.
-Duración 6 veces superior a las incandescentes, reduciendo los costos y tareas de mantenimiento.
-Posibilidad de elegir entre luz fría o cálida, para la ambientación que se prefiera.
-Posibilidad de utilización como alumbrado general –en oficinas, comercios y otros locales del sector– con aceptables rangos de potencia instalada por unidad de superficie.
-Costo total (inversión y explotación) reducido de manera importante.
-Amplia gama de modelos para diversos usos en casquillos de E14, E27 y E40.

 

Copyright: 2007 - Afinidadelectrica.com. Contacto: . Diseño y Desarrollo Web: Centraldev. Alojado en Dreamhost.